Leonel Durante López / Columna

CARTELERA POLÍTICA  /* Leonel Durante López

* El sexenio más corrupto
* Aplicar a Manuel Velasco la ley Moctezuma
* Por traidor a Chiapas, que castigo aplica al güero Velasco
* Líder del SUICOBACH, esquirol del gobierno

Precedido de los dos expresidentes panistas, Vicente Fox Quezada (2000-2006); Felipe del Sagrado Corazón de Jesús Calderón Hinojosa (2006-2012), el primero ocurrente, frívolo y con una administración plagada de corrupción, y el segundo más corrupto que el anterior y sanguinario con un total de 120 mil 935 homicidios dolosos, Enrique Peña Nieto llega al final de su sexenio con un nivel bajo en popularidad, como ningún otro presidente, con un nivel de aprobación del 30 por ciento, una percepción negativa de los mexicanos que obedece a la pérdida de credibilidad, todo ello a pesar de haber dilapidado en un puñado de medios de comunicación al servicio del estado, alrededor de 60 mil millones de pesos.
Es normal, desde que empezó su administración, hasta finales del sexenio, todo era caída”, no había campaña publicitaria, no había resultado económico, no había resultado social que lo hiciera subir, todo lo contrario, Peña se hundió en un mar de corrupción, impunidad y escándalos por enriquecimiento, mientras el pueblo cada vez más pobre.
El gobierno de Peña fue un gobierno sin rumbo ni dirección, sin resultados, por ello, ya se auguraba un pronto final de los regímenes neoliberales en México porque la aprobación de las últimas reformas estructurales para apuntalar su modelo estaban condenadas al fracaso y la sociedad estaba próxima a constatar ese fracaso y posiblemente la llegada de un cambio.
Montado Peña en el fracaso de los gobiernos panistas, que solo benefició a los poderes fácticos, pues cada vez constatábamos un estado con menos poder y una sociedad con menos estado.
Perdida la transición mexicana con Vicente Fox, su gran desperdicio, con un gobierno que podemos definir como una “caricatura” de la democracia a la que nos han acostumbrado los gobiernos emanados de la mafia del poder, y la interrogante del contubernio entre el PRI y el PAN para posibilitar la instrumentación de un modelo neoliberal que lo único que mostró su eficacia para la corrupción y desmontar la transición.
Por ello, el presidente electo Andrés Manuel López Obrador que este 1 de diciembre asume el poder en México, en una de sus tantas giras por el interior del país, a los gobiernos de Enrique Peña Nieto, Felipe Calderón y Vicente Fox –al termino de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, les impuso la medalla de oro en corrupción, a diferencia de los deportistas mexicanos quienes estuvieron últimos lugares, asegurando que “eso se debe a que hay mucha corrupción en México”. 
Y remató: “En México predomina la corrupción en todos los niveles y sobretodo arriba, los políticos corruptos hacen jugosos negocios al amparo del poder público.
En aquella ocasión el hoy presidente electo planteó desterrar la corrupción, que no es un asunto cultural, pues el pueblo es honesto, tiene gran reservas de valores culturales, morales y espirituales y asimismo.
Ya se manifestaba López Obrador “es necesario rescatar los recursos que se entregaron en este sexenio a particulares nacionales y extranjeros como son el petróleo y la industria eléctrica.
En resumen podemos decir que la administración de Peña Nieto lleva el sello de su gobierno: la corrupción, impunidad y violencia.
Lamentablemente en Los Pinos quedará personificada la imagen del presidente más corrupto que haya tenido México, su estatua que se suma a las otras 13 estatuas de presidentes mexicanos que se encuentran en la residencia oficial y se prevé que será la última, porque a partir del 1 de diciembre dejará de ser la residencia oficial del presidente de los Estados Unidos Mexicanos para convertirse en un espacio abierto en el Bosque de Chapultepec, para las artes y la cultura.

Qué final se merece el güero Velasco

A escasos siete días de llegar a su fin el nefasto gobierno del remedo de Caligula Manuel Velasco Coello, diversos sectores de la sociedad, sobre todos los más desfavorecidos, los más marinados, los más pobres, los campesinos, los trabajadores despedidos injustamente, aquellos que les fueron arrebatados por este gobierno y la vicegobernadora, progenitora del güero, del abuelo de este y de toda esa gente perversa que causaron tanto daño a la sociedad, exigen justicia.
Muchos de esos sectores piden juicio político o cárcel para que este injusto ser abominable procreado en la Ciudad de México no siga causando más daño a los mexicanos.
Castigo no ser premiado por Andrés Manuel López Obrador, amigo y socio de este, que ya se dice que estará fungiendo en el próximo gobierno como un colaborador cercano, no lo sabemos y ojalá y no.
Dices que es cosa muy seria hablar de traición a la patria; y ello se puede dar en México existiera justicia y se le aplicara la ley como es por haber violado la constitución federal y estatal para satisfacer sus intereses propios.
En foros y en los medios de comunicación se ha dicho con insistencia que aprobar las reformas constitucionales, que abren las puertas para que el petróleo y los demás hidrocarburos, así como la electricidad sean manejados y administrados por extranjeros, constituye una conducta que puede considerarse traición a la patria.
Se advirtió que, de aprobarse la llamada reforma energética, se presentaría acción penal en con¬tra de legisladores que votaran a favor del dislate y por supuesto en contra del titular del Poder Ejecutivo que la propuso y la impulsa.
La pena por traición a la patria se castigaba con la muerte, sin embargo, como siempre la constitución fue parchada por los políticos para no caer en las garras de la pena de muerte y solo impusieron una pena de prisión de cinco a 40 años y multa hasta de 50 mil pesos al mexicano que cometa traición a la patria, pero ya ni eso aplica.
Entrando en materia y en este momento que ya se va el güero la situación está candente, pues la gente quiere ver sangre, por la corrupción, impunidad, saqueo, irresponsabilidad, desviación de recursos, apropiarse de bienes del estado y lo peor despreciar a los indígenas a los que solo utilizó en los procesos electorales, los engaño y se desentendió de resolver todos sus problemas 
Una pena que es recomendable aplicarle al güero, es la conocida como la "venganza de Moctezuma", una afección estomacal por deficiente higiene en alimentos y bebidas que aqueja principalmente a los visitantes extranjeros.
Dice la leyenda que antes de morir el antepenúltimo emperador azteca, Moctezuma, profirió una maldición en contra de los españoles que dominaban su cultura, y de todos aquellos extranjeros que arribaran al nuevo continente, condenándolos a padecer una serie de enfermedades intestinales como respuesta a sus intenciones de conquista.
No estaría mal la pena, pero el güero Velasco no caería en la trama porque él es muy cuidadoso y no come en otro lugar que no sea se casa. Entonces es imposible matarlo de una diarrea.
La otra pena, si la justicia se le aplicara a este gobernador ladró, sería como la que narran los códices y las crónicas distintas en cuanto a la muerte del emperador Moctezuma.
Moctezuma II, el tlatoani que gobernó Tenochtitlán durante 19 años, murió en 1520, año en que se recuerda el bloqueo de los indígenas a los españoles que se escondían en el palacio de Axayácatl. Según el mito es que la causa del deceso del emperador fue al ser apedreado por su propio pueblo y murió a causa de sus heridas.
Elija usted qué final se merece quien en seis años provocó la peor crisis jamás vivida por los chiapanecos.

Víctor Manuel Pinot, corrupto y traidor de los trabajadores

Maestros afiliados al SUICOBACH acusan al seudo líder Víctor Manuel Pinot Juárez de ser un esquirol del gobierno que responde a sus intereses y va en contra de los intereses de los trabajadores.
Debido a ello, ese se ha enriquecido por desviar las cuotas sindicales y de otros derechos laborales, solo ayuda a sus familiares y hace negocio con la venta de plazas con los directores en turno, como fue el caso de Jorge Enrique Hernández Bielma con quienes hicieron grandes negocios con los trabajadores y para sostenerlo como líder sindical.
Por ello, acusan a Pinot Juárez de vender el movimiento al gobierno y negoció a tras de los trabajadores para levantar el paro de labores, que fue decretado para exigir que se esclareciera el megafraude que se ha cometido con el recurso de las jubilaciones de los ocho mil trabajadores del COBACH.
Ayer el seudo líder sindical notificó a los trabajadores en huelga que debería levantar el paro para que la Auditoría Superior de la Federación realizara su trabajo en la dirección general.
Delegados sindicales y los afectados calificaron de corrupto, mafioso, traidor y transa a Pinot por no consultar a la mayoría de trabajadores en esta decisión.
A título personal después de ordenarle el secretario de gobierno levantar el movimiento, sin que este consultara a la base, por lo que el paro de brazos caídos continúa.
Advierten que no aceptarán imposición o engaños del secretario general del Sindicato Único Independiente del Colegio de Bachilleres de Chiapas, plenamente identificado como esquirol del gobierno, tramposo, corrupto y mentiroso.
Los trabajadores del COBACH están seguros de que los responsables del fraude a esta institución es el senador por MORENA, Eduardo Ramírez Aguilar, (a) zanja negra y el ex director Jorge Enrique Hernández, mismos que supuestamente desviaron el dinero público al proceso electoral del 1 de julio pasado, sin embargo, la mayoría de esos recursos fueron a parar a manos del gobernador Manuel Velasco Coello y de estos dos delincuentes.
Según dijeron los trabajadores que regresarán a los centros laborales y planteles educativos, pero estarán de “brazos caídos, hasta que el mismo SAT les notifique que ya no existen irregularidades con las jubilaciones.

Del Montón

Oscar Ochoa Gallegos, quien fue uno de los agraciados por el gobernador Manuel Velasco con una notaría asegura que un anhelo contar con una. El secretario del Trabajo, un recomendado de su hermano Willy –no por méritos propios-, fue hecho funcionario y ahora ganador de una de las tantas notarias que a finales del sexenio se reparten como premio al servilismo, entreguismo, barbarismo, rastrerismo y demás bajezas que solo estos tipos sin ninguna oral e ética se arrastran a los pies de los gobernantes con el afán de sostenerlos en los cargos públicos. Recordarán cuando hizo el ridículo que todo mundo le critico a Óscar Ochoa Gallegos, al cantarle el Rey a Manuel Velasco en un evento de gobierno, lo que significa que este tipo carece moral política y a base del ridículo pretende ganarse la simpatía de los colaboradores del juego, sin embargo es repudiado por rastrero. * * * Eso es todo por hoy, hasta el lunes próximo primero Dios con más de lo mismo.
leoneldurante@gmail.com

¿tu reaccion?

conversaciones de facebook