"Narcofosa más grande del mundo" en Veracruz

Hallan 250 cadáveres

VICE News

México está desenterrando la narcofosa más grande desde que comenzó la guerra contra el narcotráfico en 2006. En el violento estado de Veracruz, las autoridades hallaron un cementerio donde los cárteles escondieron, al menos, 250 cráneos humanos. El descubrimiento supondría la resolución de cientos de expedientes de desaparecidos, pero hay un problema: el gobierno local no tiene la materia prima para identificar los restos y no puede devolverlos a sus familiares.

El panteón clandestino está localizado en el puerto de Veracruz, en las costas del Golfo de México, dentro de un predio conocido como Colinas de Santa Fe. Ahí, en 125 zanjas, autoridades y familiares de desaparecidos han encontrado también unos 14.000 restos óseos.

En Veracruz, tres cárteles han sido protagonistas de la venta de droga, los homicidios, secuestros y extorsiones, así como de la desaparición de un número indeterminado de personas: El Cártel del Golfo, Los Zetas y el Cártel Jalisco Nueva Generación.

El fiscal general de Veracruz, Jorge Winckler, ofreció una entrevista en televisión nacional en la que responsabilizó a la administración anterior, encabezada por el exgobernador prófugo Javier Duarte, de robar hasta el equipo necesario para extraer muestras de ADN de los restos recuperados, por lo que solicitó la ayuda de organismos internacionales.

"En el área de Servicios Periciales de la Fiscalía General del Estado no existe forma de que se pueda llevar a cabo la identificación de los cuerpos", explicó Winckler. "Se robaron el dinero de los fondos de seguridad e implementación de servicios periciales".

Al estado de Veracruz sólo le queda rogar el auxilio de instancias federales como la Procuraduría General de la República (PGR), organismos globales como Cruz Roja Internacional y apelar a la buena voluntad de laboratorios particulares para que ellos se hagan cargo de los exámenes genéticos, señaló el fiscal.

"Hago un llamado de auxilio a instancias nacionales e internacionales para que vengan a apoyar en la identificación de ADN. Es imposible que solos lo podamos hacer".

Además, dijo, a pesar de que la guerra contra el narcotráfico lleva 10 años y ha sido especialmente sangrienta en Veracruz, hoy las autoridades sólo tienen 276 muestras confiables de ADN de familiares de desaparecidos para confrontarlos con los cadáveres que se vayan descubriendo.

"Es titánico. Veracruz es una fosa enorme", reconoció. "(Colinas de Santa Fe) Va a ser la fosa más grande de México y probablemente del mundo".

VICE News conversó con Lucía Díaz, representante del colectivo Solecito, conformado por los familiares de personas desaparecidas que están al frente de la búsqueda y reconocimiento de los cuerpos. Ella busca a su hijo Luis Guillermo, raptado desde 2013 en Veracruz.

"Hay tecnología para identificar los restos. Sí existe. Son restos en buenas condiciones, cuerpos completos. Pero hacen falta los reactivos y la fiscalía no los tiene", señaló Lucía. "Nos dijeron que debe haber una partida presupuestal especial para comprarlos, pero hasta hora no nos han dicho cuándo será eso".

Hasta el momento, dijo, los buscadores de cuerpos han encontrado víctimas que tenían entre 14 y 25 años cuando fueron asesinados y por el grado de descomposición de los restos se cree que hay víctimas recientes y desde 2010.

"Para rastrear el 100 por ciento del terreno, aún nos falta un 30 por ciento. Además, nos faltan dos lagunas donde creemos que también hay cuerpos, pero hay lagartos que dificultan la búsqueda", dijo Lucía.