Durante la temporada de lluvias se incrementa esta presencia en los hogares

CARLOS DÍAZ  / NOTICIAS   Voz e Imagen de Chiapas 

La mayoría de los arácnidos posee hábitos similares: Son de temperamento tranquilo, se guarecen en lugares secos y oscuros preferentemente en muebles o sitios donde la presencia de las personas son escasas.

Cuando se registran casos de mordeduras de arañas venenosas en seres humanos es por accidente y por lo regular se dan en la noche, jamás tienen la intención de atacar al notar la presencia de alguna persona.

En la mayoría de los casos, el factor principal  es el descuido, la falta de precaución y poca limpieza en los sitios escondidos de los hogares que son los ideales para que puedan vivir por un largo tiempo.

Según especialistas del ZooMAT en este tipo de invertebrados, más de 40 por ciento de los hogares presenta la presencia de arácnidos.

Durante la temporada de lluvias se incrementa esta presencia en los hogares, la humedad y las altas temperaturas las ahuyentan a buscar sitios secos, tranquilos y frescos. Aunque todos los sitios de las viviendas reúnen las condiciones que buscan.

Chiapas posee dos especies de arañas venenosas: la Violinista o Reclusa y la Viuda Negra o Capulina;  la incidencias de mordeduras de cualquiera de estos dos tipos de arácnidos es de uno a dos casos al año y por lo regular es en temporada de lluvias.

Es una cifra baja pero que empieza a llamar la atención porque de una década a la fecha se han presentado este tipo de casos cada año; mientras que dos o tres décadas atrás se presentaban el mismo número de casos, pero cada dos o tres años.

¿POR QUÉ HAY MÁS?

Mónica Martínez Ovando, curadora de invertebrados del ZooMAT, destacó en entrevista,  que el aumento de incidencia por mordedura de arañas venenosas tiene que ver por el cambio climático.  

“Antes era un caso cada dos o tres años. De unos diez años a la fecha está habiendo de dos a tres casos por año con desenlaces fatales de este tipo. Cabe señalar que es debido al cambio climático y al estilo de vida que se ha adoptado de no arreglar constantemente los hogares.”

El incremento de temperatura, de las lluvias, la contaminación y todo lo que está ocurriendo en el ambiente está incidiendo  en el comportamiento de este tipo de especies.

¿QUÉ HACER?

El caso reciente de un bebé de once meses de edad que fue mordido por una araña violinista despertó de nueva cuenta el temor en las familias chiapanecas por la presencia de estos invertebrados en los hogares.

Martínez Ovando recomendó que para evitar un contacto accidental con este tipo de arácnido es necesaria la limpieza del hogar, por lo menos cada mes;  sobre todos las esquinas, las partes traseras, interiores e inferiores  de closets, camas, burós, alacenas, escritorios, cunas y todo aquello que lleva mucho tiempo sin ser movido, sobre todo vigilar el lugar donde juegan los bebés, que son los más vulnerables ante este tipo de encuentros.

Es importante, dijo, evitar almacenar por mucho tiempo dentro de los closets o roperos pantalones, suéteres, colchas y todo tipo de ropa, pues representan también el sitio idóneo.

“Hay que tener la cultura de revisar y sacudir la ropa que se vaya a poner. Tenemos que observar, porque a veces tenemos mucho tiempo guardado el suéter y de pronto lo ponemos sin revisarlo…”

Se tiene que evitar la presencia de cestos llenos de basura dentro de nuestro hogar.

No caminar descalzos por las noches es otra de las recomendaciones, pues los arácnidos tienen el hábito nocturno de salir a cazar sus presas y muchas veces se desplazan por el suelo.

CARACTERÍSTICAS DE LA MORDEDURA

Por lo regular, indican los especialistas, una mordedura de este tipo de arácnido pasa desapercibida por las personas, cuando se comienzan a dar los síntomas graves es cuando acuden al médico o a los hospitales para recibir atención médica.

Se puede sentir un pequeño dolor similar al piquete de cualquier otro insecto; sin embargo, es en la evolución del punto rojo que deja en la parte afectada la que se debe prestar mayor atención.

El doctor Alfonso Suárez, encargado del área médica del Zoológico Miguel Álvarez del Toro, explicó que cuando se sienta cualquier piquete o mordida en el cuerpo es importante observar de dónde provino.

“En este caso si fuera una araña la que provocó la mordedura, es importante capturarla o si fue aplastada, también se puede recoger para que la puedan examinar y determinar qué especie de arácnido fue, aunque el 90 por ciento de los casos no trae el ejemplar”, mencionó.

Del momento que presenta la inyección de la enzima de la araña a la personas pasan aproximadamente dos horas en que empiezan a desencadenarse la reacciones alérgicas.

“Empieza a sentir molestia en el sitio de la mordedura. Luego aparece una pequeña lesión similar a un barro o quemadura de un cerillo, con el paso de las horas se empieza a formar una ampolla en tono rosa”, precisó.

Es común que se presente inflamación, dolor y elevación de temperatura en la zona de la mordedura; a las 48 ó 72 horas, la zona comienza a tomar un aspecto violeta o morado, lo cual es síntoma del inicio de la necrosis de los tejidos.

“Normalmente, las personas no toman en cuenta un granito y lo dejan pasar, cuando acuden  al médico es cuando ya pasaron 72 horas o una semana, por eso es que se complica la efectividad de los faboterápicos”

CADA HORA ES FUNDAMENTAL

Si no se atiende debidamente y a tiempo, la mordedura de una araña violinista puede provocar un riesgo mortal en los pacientes, pues en un estado avanzado el efecto del veneno provoca necrosis en tejidos internos y externos.

Gran parte de los pacientes que sufre este tipo de casos, indicó el especialista, llega a servicios de urgencias cuando se ha presentado un avance del daño e incluso cuando ya existe alto grado de necrosis.

“La primera recomendación es que cuando sientan un piquete vayan a consultar al médico más cercano, si pueden tomarle una foto en la zona de la mordedura ayuda mucho para analizar la evolución”.

Alfonso Suárez  dijo que una de las complicaciones que se ha presentado actualmente es la falta de este tipo de faboterápicos, es una constante a nivel nacional.  Por eso es importante que las autoridades sanitarias puedan adquirir con anticipación lotes de este tipo de antídoto.

“Es importante que haya este tipo de medicamentos pues es indispensable aplicarla en las dos primeras horas posterior a la mordedura, pero lamentablemente en ocasiones los hospitales no cuentan con ello y acuden acá para suministrarles; nosotros se los damos sin condiciones pero también acá se nos van disminuyendo las dosis y no es una la que se tiene que aplicar”.

Añadió si alguien sufre de mordedura de cualquier tipo de arácnido venenoso, los familiares pueden acudir al ZooMAT a pedir información sobre el tratamiento que debe recibir y ahí se puede analizar la estructura del invertebrado, en caso de que lo presenten.