Mario Caballero / Columna

Letras Desnudas / Mario Caballero

*** La soberbia de Pablo Salazar

Buscar ser candidato al Senado de la República por la vía independiente, es un acto de soberbia de Pablo Salazar Mendiguchía, el ex gobernador que presume de honorabilidad cuando en su haber tiene una larga lista de cuentas pendientes por los daños que le causó al pueblo de Chiapas. Cualquier otro en su lugar se quedaría quieto y se pondría a disfrutar la impunidad que le dieron las negociaciones políticas, pero como dijo Maquiavelo: “La naturaleza de los hombres viles es mostrarse insolentes en la prosperidad y abyectos y humildes en la adversidad”.
Hoy, Pablo Salazar tiene que reunir 68 mil 336 firmas de apoyo ciudadano para hacer válido su registro como candidato independiente. Depende mucho de la voluntad de los chiapanecos para que este remedo de dictador obtenga el registro y vuelva al poder. Por eso expongo aquí algunas razones para no apoyarlo:

Es un farsante. Cuando Pablo Salazar estuvo en campaña política por la gubernatura de Chiapas, se mostró ante la sociedad como devoto de la fe cristiana y respetuoso de los mandatos de Dios. Tanto era su cinismo que publicó fotos tocando en la rondalla de la Iglesia del Nazareno a la que gran parte de su familia pertenece desde hace muchos años.
Durante su gobierno hubo una proliferación significativa de iglesias protestantes y apoyos económicos que se presume salieron del erario público para la construcción y equipamiento de templos sobre todo para los de la religión nazarena donde Clever Salazar Mendiguchía, hermano de Pablo, es pastor. El séptimo mandamiento (Éxodo 20:15) dice: “No robarás”, pero el ex gobernador tomaba dinero de los chiapanecos para entregarlo en manos de su familia cristiana. En una paradoja, las arcas de Dios se llenaban con dinero ilícito.
“No tomarás el nombre de Dios en vano”, es otra ordenanza bíblica. Pablo Salazar no sólo lucró con la fe de la comunidad evangélica haciéndoles creer que era uno de ellos, pues fue un blasfemo que quedó evidenciado en una grabación donde supuestamente él estaba en un table dance bebiendo unos tragos en compañía de amigos y funcionarios de su gobierno. El vídeo es de corta duración, pero logra mostrar el momento en que una jovenzuela (con un diminuto bikini con el que cubre sus partes íntimas) se acerca a Salazar, quien saca un billete del bolsillo de su camisa y lo pone en la tanga de la muchacha que bailaba sensualmente entre sus piernas.

Ha sido acusado de nepotismo. Mucho se ha hablado de los privilegios que recibió la Iglesia del Nazareno durante el gobierno salazarista. Se cuenta, además, que las propiedades de la familia Salazar Mendiguchía crecieron en número. Hoy son dueños de quintas, ranchos, residencias, camionetas de lujo y hacen ostentación de tener mucha riqueza y poder.
En mayo de 2000, en plena campaña política, dijo: “Yo no voy a gobernar con mis compadres ni con mi familia. En el próximo Gobierno mis familiares no tendrán cabida, les voy a pedir que trabajen en la iniciativa privada o en otra cosa, pero no en el Gobierno”. Dos años después, casi toda la familia de Salazar estaba en la nómina gubernamental o prestando servicios a las instituciones del Estado.
Ciertamente, ninguno de sus hermanos o hermanas estuvo en puestos claves, pero sí sus sobrinos, primos, primas, cuñadas y cuñados, como José Luis Paulín, cuñado del ex gobernador, que fue director de C4 en la Secretaría de Seguridad Pública. Otro, Alberto Ayala, estuvo como jefe de departamento en el Instituto del Deporte, a más de ser presidente del Club Jaguares de Villaflores de la tercera división de fútbol.
La cuñada Yarith García, casada con Nelson Salazar, fue secretaria ejecutiva del gobernador. Su primo hermano Rolando Salazar, tuvo un cargo en la Secretaría de Planeación. Su sobrino Carlos Salazar López, hijo de Clever, fue secretario particular de Elí de los Reyes, titular del Consejo Estatal de Seguridad Pública. Carlos Vázquez Salazar, otro sobrino de Pablo, hizo negocios de diseño e impresión de propaganda con todas las dependencias a través de la empresa particular “Visual”, que tuvo contratos desde 2001 para la promoción de La Feria Chiapas.
La sobrina Sandra Vázquez Salazar, conocida como Sandra Strauss, fue contratada por varias dependencias de Gobierno para la impartición de cursos de motivación personal. Por otro lado, Carolina Cariño Salazar, sobrina que ganó el certamen Miss Chiapas 1999, pasó de ser empleada de bajo nivel en Turismo a directora de Difusión del Instituto de las Artesanías a pesar de no cumplir con el perfil para llenar el cargo.
La esposa de Edy Salazar, primo de Pablo, de nombre Guadalupe, obtuvo el nombramiento de oficial mayor en la Secretaría de Desarrollo Rural. Patricia Salazar López, sobrina de Martha López Camacho de Salazar, estuvo contratada como psicóloga del Instituto de Formación Profesional de la Secretaría de Seguridad Pública y después como directora del Centro Anti-estrés en Nandaburé.

Ha sido un gobernante sin el menor respeto por la vida humana. Entre diciembre de 2002 y enero de 2003, murieron 35 recién nacidos en el Hospital K de Comitán aparentemente por problemas respiratorios. Ante los primeros 24 fallecimientos, los padres de los bebés exigieron al entonces secretario de Salud, Ángel René Estrada Arévalo, que investigara la causa de los decesos, pero éste no hizo nada. Al contrario, Pablo Salazar lo premió con la rectoría de la Universidad Autónoma de Chiapas (2006-2010).
El director del hospital, Raúl Belmonte, denunció falta de medicamentos, equipo y personal médico. Por lo que pidió en préstamo el helicóptero del Gobierno para trasladar a los niños a la Ciudad de México, pero el ex gobernador prefirió prestar la nave para traer al futbolista Guillermo Ramírez del país de Guatemala para que se integrara al equipo Jaguares.
Por la falta de responsabilidad de Salazar, once niños más murieron.
Trascendió que el gobierno de Pablo no destinó recursos suficientes para la correcta funcionalidad de dicho centro médico, y todo porque estaba ubicado en el municipio de su principal rival político, Roberto Albores Guillén. No sé si pensando en políticos como Salazar, Einstein haya dicho: “Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy muy seguro”.

Es un mafioso. El 7 de junio de 2011, Salazar Mendiguchía fue detenido por agentes ministeriales en el aeropuerto de Cancún, Quintana Roo, acusado de peculado, asociación delictuosa, entre otros.
Estuvo preso alrededor de 17 meses en el penal de Huixtla. Sucede que Pablo y otros funcionarios de su administración contrataron con recursos públicos un seguro denominado Vidadot 2-2 por un monto de 104 millones de pesos, que abarcaba cobertura básica por fallecimiento, por supervivencia total y por gastos funerarios, que ventajosamente vencía un día antes de terminar su gobierno, el 7 de diciembre de 2006.
Los involucrados dieron un poder a Nelda Rosa Camacho Alayola, entonces secretaria de Administración, facultándola para realizar los trámites y cobrar el dinero del seguro. Al cobrar, realizó los cheques, el 27 de febrero, tres meses después de concluido el periodo de gobierno y cuando ya ninguno de ellos tenía calidad de servidores públicos. En el expediente penal, Pablo dijo que ese dinero era un “bono sexenal” para el fin de su administración.

Tiene denuncias penales. En poder de la PGR está la averiguación previa en contra de Pablo Salazar por el desvío de 11 mil millones de pesos que fueron destinados para reparar los daños provocados por el huracán Stan en 2005. Además de la denuncia por el delito de homicidio culposo por la muerte de los neonatos en Comitán.
Aparte, durante su administración hubo más de cien asesinatos que quedaron impunes, asimismo desapariciones forzadas, exilios y encarcelamientos injustificados de periodistas, activistas, líderes políticos y defensores de derechos humanos.
Tomando esto en consideración, ¿daría usted su apoyo para que Pablo Salazar regrese al poder y tenga fuero constitucional para evadir la justicia? ¿Dejaría que lo representara en el Senado un presunto delincuente? Porque aunque se desgaste en afirmar que fue un perseguido político, sólo un criminal que no puede comprobar su inocencia pacta su libertad con las autoridades. Él mismo lo aseguró: “Pacté con Sabines mi salida de prisión”. ¡Chao!

@_MarioCaballero

¿tu reaccion?

conversaciones de facebook