Vinicio Portela Hernández / Columna

En Síntesis… / Vinicio Portela Hernández  (Agencia55.mx)

Llaven Abarca, nuevo rico y magnate inmobiliario

El apenas tomando protesta como Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Jorge Luis Llaven Abarca, fue cuestionado, su currículum obscuro no pudo ocultar su pasado delincuencial y más de 200 organizaciones no gubernamentales dedicadas a la defensa y protección de los derechos humanos señalaron, a finales del 2012, lo siguiente: “Con el nombramiento de Jorge Luis Llaven Abarca, como Secretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana en el estado de Chiapas, por el nuevo gobernador Manuel Velasco Coello, es una clara señal del desconocimiento de los instrumentos internacionales en la materia, así como de las recomendaciones de organizaciones nacionales e internacionales han realizado a Chiapas en el tema de la tortura. Es evidente también que desconoce las recomendaciones del Subcomité para la Prevención de la Tortura de las Naciones Unidas, así como las últimas observaciones del Comité Contra la Tortura (CAT) emitidas al Estado mexicano en noviembre pasado.”

En ese mismo comunicado en conjunto las Asociaciones puntualizaron la historia perversa de Llaven: “Como Fiscal de la FECDO, durante el periodo del gobernador Juan José Sabines Guerrero, el ahora Secretario fue identificado como perpetrador en hechos de detenciones arbitrarias, uso desproporcionado e indebido de la fuerza pública, arraigo, amenazas, tortura y otras violaciones a derechos humanos, entre los hechos más conocidos se encuentran la detención y tortura de integrantes de La Otra Campaña de San Sebastián Bachajón, la detención y tortura a David Potencian Torres y las amenazas de muerte a su familia por señalarlo como victimario de la tortura, detención y tortura de Wilber Cortez Acosta, entre otros casos denunciados. Durante su paso por esa fiscalía, organizaciones de derechos humanos registraron un elevado número de víctimas de tortura.”

Lo que sigue de la vida política de Llaven Abarca se llama corrupción, tras corrupción. El hombre siempre ha presumido de ser una persona sin vicios, no bebe licor, no fuma, es un deportista consumado, corre y juega futbol soccer, sin embargo su mayor pasión son las bellas damas, que contrarresta con su poca fortuna estética, pero esto lo ha sabido solventar con el dinero y el poder.

Mucho se ha escrito y denunciado sobre los malos manejos en la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, desde la venta de los vales de gasolina, el comercio de los certificados en el Centro de Formación Policial, el robo en los apoyos alimenticios, el otorgamiento de cuotas millonarias, el secuestro de empresarios y presuntos delincuentes en El Aguacate, el constante acoso sexual que son sometidas las mujeres policías, las altas jornadas de trabajo y la remuneración mísera, entre otras muchas más, pero estas no han tenido eco al interior de la administración del Gobernador Manuel Velasco Coello.

La impunidad en la que se maneja Llaven Abarca es total, roba a manos llenas y de ser un modesto servidor público se ha convertido en un nuevo rico que gusta de coleccionar bienes inmuebles.
En Suchiapa, su pueblo natal, no es un secreto de su afición por las casas, terrenos y ranchos, que compra al por mayor, pero en esta transa el Comisario Condorito, como es conocido cariñosamente el Secretario, no está solo, ha involucrado a toda su familia, poniéndolas de prestanombres, así que los títulos de propiedad salen a nombre de sus padres Noé Llaven Maza y María Elena Abarca Mendoza; o de sus hermanos Ranulfo, Soledad Del Carmen, Noe; en otros casos hasta de sus suegros Clotocindo Gómez Nucamendi y Rosa Esther Casanova Rousse; además de su cuñado Moises Gómez Casanova; quien se cree ”madrina” con su alias de El Moy.

Ejemplos de la opulencia de Llaven Abarca son muchos y conocidos, dicen que el dinero y el amor no se puede ocultar, y menos cuando están edificados de cemento y block, como el salón de Fiestas JOLUVA, ubicado en Suchiapa, con una inversión mayor a los 25 millones de pesos, cuanta con un espacio techado para más de mil personas y un jardín con capacidad para otras 250, con un precio de ocho mil pesos de renta por evento.

Y para colmo en ese espacio, cuando estaba en construcción, sirvió como centro de operaciones de la Asociación Civil Súmate a una Nueva Era, donde existe evidencia gráfica de la compra de conciencias con miras a estas elecciones de 2018 y favorecer a su enclenque imagen política.
También se sabe que cuenta con una Plaza Comercial en Tuxtla Gutiérrez, de más de 12 millones de pesos, ubicada en el Bulevar Fidel Velázquez número 1115, a unos cuentos pasos de la Colonia Las Flores.

El Comisario Condorito no tiene empacho de lucir sus inmuebles, ya que este lo bautizó con el nombre de su hija “Valentina” reflejando un verdadero egocentrismo producto de su remarcada ignorancia.

Solamente su mínima capacidad intelectual de Jorge Luis Llaven se puede llenar ahora con una mansión, pues de tras del Colegio La Paz cuanta con una amplísima residencia, de casi una cuadra completa, con un precio superior de 30 millones de pesos por sus acabados de ostentosos.

Entre sus lujos de esa ubicación se encuentra una entrada, o salida, de dicha escuela diseñada especial para la Familia Abarca, que utilizan dos Suburban con escolta para recoger a los hijos de este.
Pero no basta, el Secretario es una persona muy exquisita y también se hizo de otro terreno a un lado de esta mansión, que ya están limpiando de la maleza ya que su proyecto es expandir su propiedad al puro estilo de un Sultán.

Lo que es de extrañar es que las autoridades no llamen a cuenta a este funcionario, porque continúa creciendo su riqueza inexplicablemente, se incrementan sus bienes, son imparables las denuncias de corrupción en la SSyPC y a Jorge Luis Llaven Abarca no lo molestan ni con la brisa fresca de los amaneceres de Copoya y eso en que el estado no hay dinero para pagar, pero sí mucho para robar.

Terminé

Comentarios en:

Email: [email protected]

Facebook:@VinicioPortelaMx

Fanpage:@Agencia55.Mx

Twitter: @Vinicio_Portela