César Trujillo / Columna

Código Nucú  / César Trujillo

*** Los que quieren ser Manuel

El gobernador de Chiapas, Manuel Velasco Coello, se va en unos días a ocupar su curul a la Cámara Alta. Se va dejando a la entidad sumida en un impasse terrible y bajo un cúmulo de adeudos a varios sectores. Se va con la ingente ingobernabilidad emanada de su frivolidad y apatía, y ante su anuncio algunos de sus allegados y esbirros elevan la mano para ser los interinos como si estuviesen heredando un gobierno exitoso y no uno de los peores en la historia de nuestro estado.

Sin embargo, no se le puede quitar el mérito del saber torcer todo a su favor al aún titular del Ejecutivo estatal, y a quienes son las manos que mecen su cuna. Porque hasta ahora ha sabido para qué sirve el binomio corrupción-impunidad y las cosas se han cuajado a su modo en muchos sentidos (comprando conciencias, por ejemplo). Vea los cambios en su gabinete, las designaciones en las curules, las unciones a sus más cercanos, sus reuniones con AMLO y con el mismo exgobernador Juan Sabines o su arribo al Senado.

Y si aún se cree que no es así, basta ver el fallo del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación en cuanto a los dos diputados (neoejidatarios ahora) Roberto Rubio y Humberto Pedrero, o la intromisión de Fernando Castellanos Cal y Mayor como candidato de última hora violentando las leyes a su antojo sólo para poder deshacerse de Roberto Albores Gleason (a quien le prometió respaldo y al final le dio la espalda, y donde se fraguó una traición que todos conocemos y que les valió a algunos posiciones especiales).

Por eso ahora que saltan cinco nombres como posibles relevos (pobrecitos, pienso yo en mi ignorancia), y es curioso como algunos hasta se desgarran las vestiduras para ponderarse como las mejores cartas, como los más aptos, aunque sólo lleguen a sentarse como ese rey que aparece en El Principito de Antoine de Saint-Exupéry y que no mandaba a nadie desde la nada, que jugaba a tener súbditos y que se sentía todopoderoso en su propia miseria.

Y bueno, los nombres son los mismos de siempre sólo que ahora han sumado al diputado local por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), Willy Ochoa Gallegos, quien, siendo honesto, no creo que se agarre de ese barco que está ya en el borde del abismo. Él trae sus propios intereses y no son el de guindarse medallas de fantasía que no aceptan ni en la más recóndita casa de empeños, aunque todo puede pasar.

De Luis Armando Melgar, a quien bloquearon y dejaron en el banquillo de espera vestido y alborotado para participar en las elecciones pasadas, pues todo puede esperarse. Ya le tumbaron ese rumor de que podría ser el titular de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en Chiapas en el sexenio del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador. ¿Qué le queda? Quizá agarrar como consolación dicho relevo, aunque sabe que es como ponerse solito una soga al cuello.

De Fernando Castellanos, pues todo se puede esperar. Siempre ha sido leal a lo que el gobernador le pida o indique y eso le valdrá algunos favores más. Podría acceder a ser el interino si se lo ordenan y lo hará sin chistar porque tiene en claro que eso le valdrá canonjías a futuro. Tragar sapos sin rezongar le ha funcionado. Y pues Mario Culebro no tiene opción. Al ser el Secretario General de Gobierno podría estar obligado a tirarse a ese vacío que ha forjado este gobierno y del que él mismo ha sido copartícipe.

Y pues bien, de Enoc Hernández, el coordinador del gabinete del gobierno estatal, podemos decir que siempre ha querido ser gobernador. Nunca ha evitado el tema y siempre ha levantado la mano cada que la oportunidad llega. Es de los más fieles a Velasco. En los comicios pasados, incluso, estuvo en esa terna para poder ser el candidato que llegara a quitarle votos a Albores Gleason pero al final, leal a su relación con el Ejecutivo, acató la decisión de que fuese otro y no dijo más. Esta vez nuevamente aparece entre los que podrían llegar y ya veremos si se le hace.

Al final de todo, quien juega al dedo deicida es Manuel Velasco. Con esa manera de enredar la magia seguramente ya planea la forma de dar una sorpresa para que su salida sea inesperada. Aunque en el fondo lo vamos a recordar siempre como lo peor que le pasó a nuestro estado.

Manjar

Es risible la forma en que el periódico Noticias Voz e Imagen, en su editorial de ayer, buscó deslindar a Ericel Gómez de su responsabilidad de liquidar a los trabajadores de lo que por ley les corresponde. Le faltó decir que llevaba retrasando los pagos de los trabajadores y que si están en crisis es problema de la empresa no de la clase trabajadora que cumple con todo lo que se le pide; que los amedrentaron desde la oficina de uno de los directivos al ponderar al diputado electo sus cotos de poder. Lo más lamentable es que algunos de los que respaldan a Ericel fueron alguna vez periodistas. Los vimos venir desde abajo y ahora, por miedo a perder todas las prebendas de que gozan, no les importa atacar a sus propios compañeros #TodoLoQueSubeBaja //. La recomendación de hoy es el libro Matilda de Raol Dahl, y el disco Nattestid Ser Porten Vid de Taake. // Recuerde: no compre mascotas, mejor adopte. // Si no tiene nada mejor qué hacer, póngase a leer.