Leonel Durante López / Columna

CARTELERA POLÍTICA / Leonel Durante López

* Peña Nieto siendo el peor, AMLO lo supera
* Rutilio Escandón cimbró los cimientos de Palacio
* Chiapas ingobernable

El 29 de noviembre del 2018, el priista Enrique Peña Nieto al final de su gobierno, es recordado por ser el presidente más desapobrado por las y los mexicanos.
A dos días de terminar su administración, el 68 por ciento de los ciudadanos consideraban que su trabajo no alcanza una calificación aprobatoria.
Peña es, sin duda, era el peor presidente que haya tenido México en su historia moderna; ello basado en datos terribles, que durante su gobierno fueron asesinados más mexicanos que en cualquier otro gobierno reciente.
El priista contabilizaba al término de su gobierno con 122 mil 889 mexicanos asesinados en un país que no está en guerra.
Pero creo que será el propio tabasqueño que salve a Peña Nieto de ser el peor, pues a solo 14 meses del arranque del gobierno de la cuestionada 4T y la austeridad republicana, López Obrador se llevará las palmas y rebase al oriundo de Atlacomulco de Fabela, Estado de México.
Porque afirmó lo anterior, pues en este tiempo el gobierno de López se traduce en un fracaso total –hasta hoy-, pues la lucha contra el crimen organizado y la violencia, que según informes reales, el número de víctimas mortales por la violencia y el crimen está en el orden de poco más de los 41 mil en los primeros 14 meses; un promedio sombrío de cien personas muertas cada día del gobierno del presidente más “honesto” e “incorruptible”, que se háyase visto.
Ahora mi pregunta es: ¿qué tienen que decir quienes cuestionaban los muertos de Calderón” y “los muertos de Peña Nieto”?
Es menester señalar que ante un presidente que defiende a los criminales, y no contento con ello, les ofrece amnistía y que hoy en Tepatitlán, Jalisco, confirmó su felonía que se deben respetar los límites del uso de la fuerza contra los delincuentes, porque “son seres humanos que se merecen respeto”.
Además de ser un fracaso la creación y operación de la Guardia Nacional, cuerpo militar utilizado para reprimir a migrantes, mientras que el gobierno de López se desvive en elogios y protección a las bandas criminales y a los carteles de la droga como El Chapo, su hijo el chapito y compañía, con lo que consuma su traición a la patria, cuya pena será su renuncia y cárcel.
De tal suerte, que la terquedad, traición a la patria, por ser un gobierno fallido, mentiroso, incapaz e ignorante y demás, y Obrador que todo lo hace mal, no hay una sola cosa buena en su gobierno, por lo que sin lugar a dudas va a pasar a ser el peor presidente y el más corrupto, en más ineficaz, obtuso, abyecto y estulto, por lo que a Peña Nieto lo salvará el propio lugar ocupando el lugar que este a pulso se ha ganado.
Para los incrédulos y sin entrar en estadísticas profundas solo mencionar que durante el gobierno de peña Nieto a pesar de ser criticado como uno de los peores en 25 años, el país estaba en calma, había confianza de los inversionistas nacionales y extranjeros y de los empresarios mexicanos a lo que jamás fueron extorsionados ni les pasaron la “charola” para comprar un “cachito” para la rifa de un no avión”; por lo tanto fue uno de los mejores gobierno, con un crecimiento considerable y la creación de casi cuatro millones de empleos, con lo que aquí se podía afirmar que el pueblo estaba contento y era “feliz”, feliz, feliz.
P.D. Que conste que no soy priista, ni de otro partido alguno.

A los funcionarios les sucedió lo que a la fábula del lobo ovejero

En Chiapas no pasa nada hasta que pasa y me viene a la memoria de la fábula del Pastor y el Ovejero, cuando un día, un pastor que cuidaba a su rebaño se sintió aburrido y como todo mexicano sin oficio ni beneficio ideo engañar al pueblo gritando que a su rebaño había quedado a merced de los lobos.
Los habitantes corrieron en su auxilio, pero con una sonrisa burlona el pastor dijo que se trataba de un engaño, y así repitió la escena una y otras vez, que cuando fue cierto, los habitantes no hicieron caso, por lo que los lobos se dieron una gran comilona.
Lo anterior sale a colación, porque hace tiempo el gobernador Rutilio Escandón Cadenas amaga en sus discursos acabar con el cáncer de la corrupción e impunidad, un mal que se encuentra enraizado en la entidad, que no nació solo, sino es una herencia de los peores gobernadores que ha tenido Chiapas –tres para ser exactos-, el pastor evangélico Pablo Abner Salazar Mendiguchía; Juan José Sabines Guerrero y Manuel Velasco Coello, este último el peor, el más corrupto, el más impúdico y el más ladrón, cualquier comparación con López Obrador, es real.
Bueno, con un estado en quiebra, paralizado por la falta de recursos, menguado en su desarrollo y progreso por lo mismo, atrasado, analfabeta y sumido en la marginación y pobreza, pues Rutilio inicio la compaña para combatir la corrupción en su gobierno, claro heredado como ya lo dije de los gobiernos pasaros.
Pero parece que ese llamado no lo tomaron en serio muchos funcionarios y continuaron en su cruda sexenal, haciendo caso omiso de la advertencia del mandamás.
La reacción no se hizo esperar, y aquí pasó lo que el pastor y el lobo que nunca creyó que el lobo llegara y pasó que un día antes del “Día del Amor y la Amistad”, la Fiscalía General del estado (FGE) informó de la captura de cinco exservidores públicos por su presunta participación en los delitos de tráfico de influencias y uso ilícito de atribuciones y facultades, entre ellos el exsubsecretario de Servicios y Gobernanza Política de la Secretaría General de Gobierno, Geovanni Alexander Campos Amaya.
En el combate a los actos de corrupción, y tras realizar las diligencias de investigación, según coordinadas por la FGE y la Secretaría de Honestidad y Función Pública, además de Campos Anaya, de 42 años, fue detenida una mujer identificada como Lorena “N”, de 32 años, ambos posiblemente responsables del delito de tráfico de Influencia, así como Ramiro “N”, de 62 años; Diego Alberto “N”, de 36, y Marcelo Ernesto “N”, de 37 años.
Los cinco exservidores públicos son presuntamente responsables de la comisión de actos de corrupción.
Como dice el comunicado, los cinco exservidores públicos son responsables de actos de corrupción, y aunque se ha dicho que éstos no actuaban solo, cabe señalar que no son unos “angelitos de la guarda”, ni mucho menos ignorantes de sus acciones, y ante advertencia no hay engaño, ellos son responsables de sus propios actos por lo que hoy deben de responder ante la ley, lo demás es punto y aparte, y es conveniente decir una vez que las aguas vuelvan a su nivel, la verdad surgirá por sí solo.

La mano represora del Fiscal, Jorge Luis Llaven

La agresión de que fueron objeto este domingo padres y madres de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa por la policía estatal que lanzaron gases lacrimógenos cuando se reunión en la Escuela Normal Mactumactzá para encabezar una marcha, es una clara muestra que algo o mucho no anda bien en Chiapas.
Es conveniente decir que quien ordenó reprimir a los normalistas y los padres y madres de los desaparecidos de Ayotzinapa, fue por iniciativa del fiscal Llave o de la desorientada comisario de Seguridad Pública Gabriela Soto, pues no hay que olvidar que esta fue carga maleta del fiscal y que hoy descuidan la seguridad, por andar de alcahueta de su ex jefe que anda en campaña por la gubernatura.
La SSyPC dijo que su misión de proteger y servir, garantizando la seguridad, el libre tránsito y la atención de la denuncia ciudadana, al tiempo de reconocer el valor, la lealtad y apego a los derechos humanos por parte de los policías estatales y de condenar la agresión de los manifestantes”, pero a mi parecer pasaron por alto.
Sin embargo, este par no pudo asimilar las consecuencias de sus excesos, que agrediendo a los estudiantes y demás se llevaban entre las patas a su jefe principal, el gobernador del estado, y las reacciones no se hicieron esperar.
En este momento las condenas es a nivel nacional e internacional, Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, exigió al gobierno de Chiapas brindar atención médica especializada a los tres estudiantes que resultaron heridos, además de investigar y castigar a los responsables de, “dar la orden de reprimir a la caravana de Ayotzinapa”.
Por su parte, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, exigió al Gobierno de Chiapas que tomar todas las medidas necesarias para aclarar los hechos y castigar a los responsables del desalojo a padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa, a quienes les ofreció todo su respaldo.
Sería un acto deliberado e irresponsable por quienes quieren desestabilizar al estado, por lo “calientes” que le mueve la cuna al actual gobierno. Rutilio Escandón debe poner a trabajar sus “antenitas” para descubrir quién o quienes le están moviendo el tapete.

Del Montón

La verdad quienes aseguran que la actual directora general del Colegio de Bachilleres, Leticia Hernández Reyes solo llegó a fomentar la corrupción e impunidad con que siempre el COBACH sus antecesores se ha manejado, no se equivocan. Lamentablemente todo para afectar los intereses de los trabajadores. Se conoce de un nuevo acto de corrupción, que Hernández no paga los créditos a las empresas con los que mantienen convenios establecidos, sin embargo, estos descuentos si los hace la directora a los trabajadores. Toda una sinvergüenza que el gobierno debe investigar y meterla a la cárcel como lo hizo con Geovanni Alexander Campos Amaya y cuatro más de sus secuaces. * * * Eso es todo por hoy, hasta mañana con más de lo mismo.
[email protected]
www.diariotribunachiapas.com.mx

¿tu reaccion?

conversaciones de facebook