Leonel Durante López / Columna

CARTELERA POLÍTICA / Leonel Durante López

* “Ojalá aprueben pena de muerte”, clama Manuel Velasco
* La obcecación por el golpe de Estado
* El presupuesto millonario de Tapachula, interés principal

Sin duda Manuel Velasco Coello, un político que jamás en su vida ha trabajado, es un “caradura”, un vividor del gobierno y del pueblo, que prefirió abandonar sus estudios para dedicarse de lleno de los cargos públicos.
Desde el 2001 el güero Velasco ha ocupado cargos como diputado local, diputado federal y senador de la República por el estado de Chiapas. Es militantes del Partido Verde Ecologista de México, un partido impúdico, conformado por un grupo de políticos sin ideología, una caterva de rufianes organizados para delinquir. Gracias a ello sigue viviendo sin trabajar.
Fue Gobernador del estado de Chiapas, desde diciembre de 2012 hasta el 29 de agosto de 2018 y sustituto de él mismo desde el 4 de septiembre 2018 hasta concluir el mandato Constitucional, este último por licencia en el Senado, siendo el primer militante de su partido en alcanzar la gubernatura.
Aunque la pobreza y miseria es ancestral, en la última década Chiapas presentó una disminución de 0,6% en la población que vive en condiciones de pobreza, esta entidad se ubica en el primer sitio en la medición de 2019. En estos años pasó de tener 77 a 76,4% de sus habitantes en esa condición.
El que Chiapas sea el estado más pobre a nivel nacional, la culpa en parte es de la federación, porque no se le ha dado el mismo tratamiento que a los demás estado del país.
Mucho han tenido que ver los últimos tres gobiernos que en lugar de venir a servir, se sirvieron de los recursos públicos a su antojo.
No me canso de repetir los nombres de los sátrapas ex gobernadores que dejaron en el infortunio a los chiapanecos: Pablo Salazar Mendiguchia, Juan Sabines Guerrero y Manuel Velasco Coello, este último parasito sigue viviendo de los cargos públicos, el peor de los tres, el más ladrón, el más corrupto y el más impune, dejó a Chiapas en la quiebra total, sin oportunidades para el progreso y desarrollo.
Para nadie es un secreto que Chiapas es, en buena medida, tierra de nadie, donde la circunstancia es una órbita, en donde sus puntos centrales es la corrupción y la impunidad del sistema nervioso de la actividad estatal.
El gobernador del estado, Manuel Velasco Coello, representó durante su gestión la cúspide del desaseo político.
Por ahí se encuentra perdido un abultado expediente contra el ex gobernante refugiado en el Partido Verde, al único que formalmente se le puede llevar a la Corte Penal Internacional, por delitos que se le imputan hacen que el caso de Javier Duarte, exgobernador de Veracruz, sea un juego de niños, a pesar de la gravísima corrupción que devastó a esa entidad.
Si Duarte dejó en la calle a miles de veracruzanos, Manuel Velasco, su madre Leticia Coello, su familia, en particular el abuelo Fernando Coello, robaron a más no poder y no contento con ello, se apropiaron de propiedades del estado, entre edificios públicos, terrenos, que hace que una gran extensión del estado sean los nuevos dueños, aunque de manera ilegal.
Además entre sus perversidades el güero Velasco, trabajaba en el exterminio de los pueblos indígenas de Chiapas, su objetivo eran las etnias tzotziles, tzeltales, y choles.
Se lanzaría con todo su poder en contra de ellos, y de esto existe constancia de abogados activistas salido de las oficinas de gobierno.
El hoy senador Manuel Velasco pensaba así de los indígenas: “se trata de grupos inferiores que no desarrollaron plenamente sus funciones cerebrales y, por esa razón, se han convertido en una amenaza al desarrollo del Estado”.
Si la justicia existiera en México en este momento el gran rata de Velasco no fuera Senador, estuviera en la cárcel, pagando todos sus crímenes y fechorías, pero hoy refugiado en la 4T, en la austeridad república y sobre todo por el respaldo del presidente López Obrador que le da por haber financiado su campaña electoral, Manuel Velasco es protegido por el velo impunidad que le ofrece el tabasqueño.
Hoy Manuel Velasco lanza un clamor desde el Senado de la República, que se apruebe la “pena de muerte”, para feminicidas, una propuesta hecha por el PAN, pero que al igual lo hizo el PVEM hace 11 años
El ex gobernador más ladrón que haya tenido Chiapas, dijo que espera que ojalá vaya en serio, ya que él sigue a favor del castigo promovido por su partido de delincuentes, en 2009, cuando usaron el lema: “Porque nos interesa tu vida, pena de muerte para asesinos y secuestradores”.
Pues ojala que se apruebe la pena para feminicida, pero que también se haga extensiva para gobernadores y exgobernadores como él que saquean de manera inmisericorde, insensible, deshumanizada, porque también robar es un crimen que en otros países se castiga con la muerte.

El año próximo serás el pueblo quien de golpe de Estado, pero en las urnas

Desde el año pasado el presidente López Obrador está obsesionado en que su gobierno sufra un “golpe de estado”, aunque piensa este sostiene en la inviabilidad –según el-, por el respaldo popular a su gobierno.
Esa perturbación mental del presidente la volvió a revivir hace cinco días, el 19 de febrero en la celebración del 107 aniversario de la fundación del Ejército Mexicano cuando le agradeció a este, no haber "escuchado el canto de las sirenas" y haber dado la espalda a “la traición y el golpismo”, un tema –como lo dije- lo ha convertido en una obsesión, dado que lo ha mencionado con anterioridad, tras las críticas que han hecho algunos militares en contra de su gobierno.
Enclaustrado en el pasado López revive el asesinato del ex presidente Madero y vicepresidente José María Pino Suárez; pero afirma que aquí no hay la más mínima oportunidad para los Huertas, los Francos, los Hitler o los Pinochet. Claro que no, estos ya están muertos, aunque asegura que en el México de hoy no es tierra fértil para el genocidio ni para canallas que lo imploren”.
El tabasqueño olvidó el genocidio cometido por los carteles de la droga y el crimen organizado que protege y que gracias a ello, estos actúan con toda impunidad contra la población.
Aquí el problema es el desorden mental del tirano y aprendiz de dictador de Macuspana que va en aumento y, todo lo sabemos que pone en riesgo la estabilidad sociopolítica de nuestro país.
López se obstina en afirmar que “vamos bien”, cuando son muchos los signos de peligro que se dejan sentir en México, sobre todo en materia económica y de seguridad pública.
Su actitud obcecada pone en predicamento a las mismísimas Fuerzas Armadas, que sin temor a equivocar es el último puntal de la estabilidad política y social de toda nación moderna.
Su mala conducción de la Marina, el Ejército, la Guardia Nacional y la aún existente Policía Federal, ha ensombrecido el difícil actuar de los uniformados, al tiempo que ha favorecido el robustecimiento de la delincuencia, especialmente de la delincuencia organizada, eso lo vemos con casi 35 mil muertes violentas en esta administración, amén de los secuestros, feminicidios, entre otros.
López Obrador se siente un “mártir en potencia”, al dar entender que fuerzas oscuras están planeando un golpe de Estado en su contra… Sin embargo ya siente pasos en la azotea, porque él es el único golpista en México llamado Andrés Manuel López Obrador.
Sin embargo, el posible golpe de Estado que le quita el sueño, es el que el año próximo darán los mexicanos al salir a la urnas a votar y restarle poder a un presidente que hace todo mal, que tiene en la ruina al país y crisis en todos los órdenes.
Por ello, aquí el único político golpista que existe es López Obrador, quien desde el poder, ha venido orquestando un plan perverso para someter, hasta anular, a todos los demás poderes políticos del país y a todas las fuerzas sociales.

De regidores tapachultecos a buitres y mercenarios por un botín millonario

Por la necesidad de servirse y quedarse con la mayor parte del botín millonarios que representa el presupuesto millonario del ayuntamiento de Tapachula –del orden de los mil 200 millones de pesos-, y algo más, hoy los regidores que creen tener derecho al cargo que dejó vacante el infortunado Doctor Oscar Gurría Penagos, están dispuesto hasta hacer pacto con el diablo para quedarse con la presidencia municipal.
Mientras estos ambiciosos regidores se “lamen los bigotes, del otro lado mueven sus relaciones para ser parte del botín, como el senador Eduardo Ramírez, quien nunca ha renunciado a los ingresos millonarios mal habido; la de la muñeca hueca de Sasil de León Villar y el otro de la parte familiar de Gurría, en este último caso, el gobernador Rutilio Escandón sería el que de su opinión final y la más fuerte.
No estaría descabellado que el Congreso designe a la sucesora, que bien podría ser la maestra Laura Arjona, de ser esta, se acabaría matando al resto de los ambiciosos y perversos aspirantes.
Es de mencionar que el gobernador Rutilio Escandón considera como importantes y las cuida como las niñas de sus ojos a Tuxtla Gutiérrez, San Cristóbal de las Casas y Tapachula
De acuerdo a la Ley, en caso de renuncia o falta definitiva, de algunos miembros del Ayuntamiento, será el Congreso local quien designe al sucesor, pero este, claro como se acostumbra, le darán una “ayudadita”, por eso no se esperan sorpresa, pues ya desde este momento la sustituto Gurría ya ha sido seleccionada.

Del Montón

Todo parece indicar que López volverá a cometer una nueva estupidez, con la destitución del director del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía (INM). Hace dos semanas la secretaria de la Función Pública, irma Eréndira Sandoval hizo una visita sorpresa al instituto, momento mismo que condenaron al Doctor Celis, ante la opinión pública como el culpable. Un chivo expiatorio del gobierno de López, antes de tener un juicio. De correrlo López habría cometido una nueva pedregada, pues Celis es una eminencia reconocida a nivel internacional. * * * Eso es todo por hoy, hasta mañana con más de lo mismo.

[email protected]

¿tu reaccion?

conversaciones de facebook