Está en la cárcel de Villaflores

El Centro de Derechos Humanos «Fray Bartolomé de Las Casas, solicitó al Gobierno del Estado su intervención inmediata a fin de que cesen las prácticas de tortura, así como tratos crueles, inhumanos y degradantes como el que experimentó Yonny Ronay Chacón González de veintiún años de edad, originario del municipio de Cintalapa, estudiante de Ingeniería Mecánica Automotriz en la Universidad Maya.

El organismo no gubernamental de derechos humanos definió a Chacón González como sobreviviente de la tortura cometida en su contra por la Fiscalía de Alto Impacto bajo la conducción de Ministerios Públicos de Tuxtla Gutiérrez y Villa Flores, dependientes de la Fiscalía General de Justicia del estado.

El Frayba al hacer una reseña de hechos sostuvo: «El día trece de marzo del dos mil diecinueve, aproximadamente a las 18:00 horas, Yonny Ronay fue privado arbitrariamente de su libertad, en un retén policíaco ubicado a la altura de La Pochota, en la Ciudad de Tuxtla Gutiérrez. Durante una inspección de rutina, sin motivo de su detención, 7 u 8 agentes vestidos de civiles, que estaban armados, le bajaron del automóvil donde viajaba de regreso a su casa.

Posteriormente, le taparon el rostro con su camisa, le subieron a una camioneta tipo Durango, de color negro y le trasladaron a un lugar que después supo era la Fiscalía de Alto Impacto. También privaron de su libertad a las personas con las que él se trasladaba.

Según testimonios de Yonny Ronay, a él le torturaron en el sótano de la Fiscalía de Alto Impacto, durante la noche del 13 de marzo de 2019, ahí le sometieron a castigos físicos como mantenerlo arrodillado. Posteriormente, le ingresaron en otro lugar, donde ejercieron humillaciones y comenzó el interrogatorio con la finalidad de inculparlo de un robo. También le vendaron los ojos e intensificaron la tortura física: cachetadas, tablazos en piernas y costillas, golpes con un trapo enrollado en la mano, asfixia con agua y toques eléctricos.

El día catorce de marzo del dos mil diecinueve, Yonny Ronay, fue exhibido públicamente con armas de grueso calibre en redes sociales y en periódicos de circulación del estado, como integrante de una banda delincuencial. Con este hecho, no se le garantizó el derecho a la presunción de inocencia, violentando el derecho al debido proceso».

Si bien es cierto este organismo defensor de los derechos humanos, fundado por el Obispo Emérito «Samuel Ruiz García», no los señala, los alcances jurídicos con plena vigencia en la entidad conforme a la reforma publicada en el Periódico Oficial No. 389 de fecha diecisiete de septiembre de 2012 en el artículo tercero se establece: «comete el delito de tortura, el servidor público que con motivo de sus funciones:

I. Inflija a otra persona dolor, pena o sufrimiento físico, psicológico, con cualquier finalidad.

II. Induzca o autorice a otro servidor público, o a un particular, o se sirva de estos para realizar cualquiera de las conductas anteriores.

III. Permita o tolere, o no evite la ejecución de cualquiera de los actos previstos en la fracción primera».

Continúa diciendo el Frayba que el día quince de marzo de dos mil diecinueve, el Fiscal del Ministerio Público, José Francisco Gómez Arias, le decretó la libertad como imputado, bajo apercibimiento. Sin embargo, al salir de la Fiscalía de Alto Impacto, aproximadamente a las 22:00 horas, en presencia de sus familiares, Yonny Ronay fue privado arbitrariamente de su libertad, por segunda ocasión, por integrantes de la Policía Especializada, que participaron en su primera detención. En esta ocasión, con una orden de aprehensión solicitada en la misma fecha, a las 10 de la mañana, por Daniel Arellano Camacho, Fiscal del Ministerio Público del municipio de Villaflores.

«Yonny Ronay, fue inmediatamente subido a una camioneta tipo xtrail y trasladado al municipio de Villaflores. Durante el camino fue nuevamente torturado por los agentes aprehensores: Llegaron a un lugar con apariencia de morgue ya que había planchas metálicas y lavabos. Ahí, le obligaron a quitarse la camisa y le vendaron los ojos.

Él se encontraba esposado, le enrollaron en una llanta y le comenzaron a asfixiar con una bolsa de plástico que tenía una substancia picante; mientras, le preguntaban para quién trabajaba y cosas relacionadas con un robo y un homicidio. Según su testimonio, en el lugar que parecía la Fiscalía de Villa Flores, le tomaron fotos, datos y no fue hasta la primera audiencia que pudo tener contacto con su familia.

Las violaciones a derechos humanos cometidas en contra de Yonny Ronay, evidencian la persistencia de la Tortura y Otros Tratos Crueles Inhumanos y/o Degradantes como práctica sistemática en Chiapas, vinculada a la no garantía de los derechos a la seguridad e integridad, así como la vulneración del derecho al debido proceso.

Durante el año 2019 y lo que va del 2020, el Frayba ha documentado 14 casos de Tortura y Otros Tratos Crueles Inhumanos y/o Degradantes, perpetrados en el actual sistema penal acusatorio, en Chiapas. Los municipios en los que han ocurrido son: Tuxtla Gutiérrez, San Cristóbal de Las Casas, Bochil, Palenque, Altamirano, La Concordía. Las instancias responsables de manera directa son: Fiscalía de Alto Impacto, Fiscalía de Distrito Fraylesca, Fiscalía contra Homicidio y Feminicidio, Fiscalía de Distrito Altos y la Guardia Nacional.

El Frayba insta al Juez de Control de Villaflores a que, en la próxima Audiencia Intermedia a realizarse, el 11 de marzo de 2020, considere la Tortura, las pruebas ilícitas y las faltas al debido proceso para dictaminar la libertad de Yonny Ronay Chacón González, actualmente privado de su libertad en el Centro Estatal de Re inserción Social de Sentenciados No. 08, en Villaflores, acusado de los delitos de homicidio calificado y violencia con robo agravado.

Hacemos un llamado a la Fiscalía Anti Tortura, para investigar esta violación de derechos humanos denunciada por Yonny Ronay desde la Audiencia de Vinculación a Proceso, del día 21 de octubre de 2019, concluyen.

MURAL CHIAPAS

¿tu reaccion?

conversaciones de facebook