Héctor Narváez / Columna

Piedrazos / Héctor Narváez

*** Los fríos números en salud


Pareciera que la administración federal en México fuera “muy humanista”, pero la realidad es otra.  

Más cuando nos encontramos con esta emergencia por la pandemia, en donde los mexicanos empiezan a ver que no hay nada en la mayoría de los hospitales del país para atender a los que se contagien.  

Han sido “muy fríos” los actuales hombres del poder, quienes decidieron los números en el presupuesto para la salud.  

  “A MEDIAS”

En teoría, el Presidente Andrés Manuel López Obrador autorizó en este sector para este 2020 más de 634 mil millones de pesos, que a simple vista se ve muy bien, pero analizando a fondo, todo parece “un espejismo”.  

De entrada, su aumento en comparación al año pasado, y que sería alrededor de 40 mil millones, no está incluido en el Presupuesto de Egresos de la Federación, y que solo existe la promesa de que la Secretaría Hacienda Federal iría liberando esa suma, quizá de manera extraordinaria.  

Ahora, la Subsecretaría de Integración y Desarrollo del Sector Salud, a cargo de Asa Cristina Laurell, y que cambió a Subsecretaría del Bienestar, sufrió un recorte presupuestal: le dieron más de 43 millones para este 2020, cuando en el 2019 le destinaron 842 millones y en el 2018 le asignaron más de 48 millones.  

La Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud, presidida por Hugo López-Gatell, el hombre a quien AMLO ha puesto al frente de la atención de esta contingencia, le aprobaron más de 61 millones en este año --que no es nada para la situación actual que se atraviesa--, que aunque fue mayor al anterior, pero el mismo techo financiero al término del sexenio de Enrique Peña Nieto.  

Lo sorprendente es que la Subsecretaría de Administración y Finanzas de la Secretaría de Salud Federal, a cargo de Marcela Velasco, cuenta con un presupuesto de casi mil 678 millones de pesos, lo que representa un aumento de más del 3 mil por ciento --sin exagerar--, porque solo en el 2019 funcionaba con 54 millones de pesos.  

Mis fuentes del sector salud, me aseguran que este departamento se encargaría de comprar los medicamentos para todos los hospitales del país, pero resulta que en la mayoría “no hay ni un mejoral”.  

Y estudiando estos números, podemos entender que el Gobierno Federal de México, tiene “a medias” la atención a la salud.  

  “EL VIRUS DEL CENTRALISMO”  

Aparte de estos 634 mil millones de pesos del presupuesto para la salud en este 2020, hay otra “bolsa” de dinero que acaba de autorizar la Cámara de Diputados Federales al Presidente López Obrador.  

Alrededor de 180 mil millones de pesos para atender la contingencia, que claro está no todo se destinaría para la salud, sino que también para atender la crisis económica que se nos viene.  

Aparte, los fondos extraordinarios y de emergencia para estos casos, que aún no se han dado a conocer, y la autorización para que el Gobierno de México pueda solicitar préstamo al extranjero.  

En sí, es mucho el dinero que se habla para el sector salud, pero en la práctica la mayoría de los mexicanos no ven esos recursos,  

Las diferentes publicaciones que han salido en las redes sociales y en los medios de comunicación, demuestran que las carencias prevalecen en la mayoría de los hospitales del país ante la contingencia.  

El personal médico sigue sin tener guantes y cubrebocas. Son pocas las pruebas reactivas que se pudieran aplicar para aquellos casos sospechosos de coronavirus. No hay respiradores suficientes ni el equipo necesario en el IMSS, para aquellos casos que sean graves.  

Y esto, porque como nunca se ha centralizado el poder, ahora no solo en una ciudad, sino en una sola persona, a pesar de que el inquilino de Palacio Nacional prometió de que los servicios llegarían a las diferentes regiones del país.  

Ya vimos los casos en el IMSS, en donde no contaban con las partidas presupuestales, como en la Secretaría de Hacienda Federal, que estaba siendo presionada por la Secretaría de la Función Pública.  

Aunque, a estas alturas del Gobierno de Morena, ahora entendemos que el problema es el Presidente, quien no permite que sus colaboradores realicen lo que les corresponde hacer. Ahí tenemos recientemente, que en lugar de que aparezca Jorge Alcocer, el que da la cara es Lopez-Gatell.  

El peor “virus” que está atacando a México se llama “centralismo”. Y por eso, tenemos estos “números tan fríos”, que muy poco servirán para hacer frente a la pandemia.  

Moraleja: ¡Salió peor el remedio que la enfermedad!

Piedritas: ¡Queriendo alborotar el gallinero!

Varios grupos en Huixtla y Tapachula, emprendieron una campaña desde hace días, para incitar a la población a los saqueos en centros comerciales.  

En el primer municipio, el alcalde José Luis Laparra se previno y pidió la presencia de la Guardia Nacional y la Policía Estatal, mientras en el último, ni caso hicieron a las publicaciones con todo y video de los disturbios del 2017.  

Nomás quieren alborotar el gallinero, para sacar raja política, cuando no estamos en campaña, sino en medio de una contingencia.  

Por último: ¡Así nos deben de hablar!

El Secretario de Salud en Chiapas, José Manuel Cruz Castellanos, no titubeó ayer con la prensa.  

El escenario que nos espera para este estado, en un panorama trágico serían más de 6 mil 800 casos y en un escenario favorable como de mil 885 casos.  

Así nos deben de hablar, no para causar pánico, sino para entender la magnitud de lo que viene y tomar las medidas necesarias.  

Comentarios: [email protected]  

Cel. 9642823259  

Facebook: hector.narvaez.96