Leonel Durante López / Columna

CARTELERA POLÍTICA / Leonel Durante López

* Un gobierno de la 4T cercano a los carteles de la droga
* López ya no tiene cabida en este gobierno, lo tiene hecho pedazos
* México un país no apto para periodistas

Existen muchos antecedentes en el pasado tenebroso del presidente Andrés Manuel López Obrador que lo ligan al narcotráfico. Aquí lo hemos dicho una y otra vez, que confirman lo dicho por empresarios, políticos y opositores al tabasqueño.
Uno de ellos que data de mayo de 2012, cuando Andrés Manuel López Obrador impuso como alcalde de Iguala a José Luis Abarca, quien pertenecía al grupo criminal Guerreros Unidos, además de ser el vínculo con el partido Morena y con el narcotráfico.
Ya desde entonces era inocultable que el narcotráfico se había metido en el círculo más cercano a los que entonces construían Morena, hoy quienes lo dudaban saben que es un hecho que el narco se metió a las campaña de AMLO.
El candidato a la presidencia de la república para las elecciones del 1 de julio de 2018, por la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya, quien ya sabía del pacto de López Obrador con criminales no era la solución, porque aumentaría la criminalidad, como quedó demostrado en Colombia hace 27 años.
López Obrador, entonces aspirante presidencial de Morena, planteó la posibilidad de ofrecer una amnistía a los líderes de los cárteles del narcotráfico, esto con tal de acabar con la violencia que vive desde hace años el país y garantizar la tranquilidad y la paz. La propuesta de AMLO fue duramente criticada por otros personajes políticos.
No sucedió ni lo uno ni lo otro, el pacto que hasta el momento mantiene López Obrador con el crimen organizado y los carteles de la droga no acabó con la violencia ni la paz y tranquilidad pudo alcanzar, todos lo contrario.
Juntos con López y sus sicarios de su banda en el primer año de gobierno que fue el más violento en la historia moderna de México, entre el 1 de diciembre al 30 de noviembre de 2019, se registraron 34 mil 579 homicidios dolosos.
A esa cifra sume las registradas en el primer bimestre de 2020 de 5 mil 700 víctimas de homicidio; más las que se acumulen en marzo, 2 por ciento menos que en 2019, pero en febrero repuntó el promedio diario hasta 98 casos, respecto a los 93 registrados en enero. Colima, Baja California y Guanajuato con las tasas más altas de violencia en arranque del año.
Ya para el 31 de Marzo la violencia en México sigue imparable a pesar de la presencia del coronavirus Covid-19; y en la última semana, cuando arrancó el periodo oficial de distanciamiento social para combatir la pandemia, se reportaron 646 asesinatos y un aumento de los saqueos.
El pasado 23 de marzo inició en México la llamada Jornada Nacional de Sana Distancia, que se alargará ahora hasta el 30 de abril y que implica la permanencia en casa de la gente, el cese de actividades no esenciales y la prohibición de aglomeraciones.
El narcotráfico no descansa, pues la respuesta a esta alza de la violencia en un país acostumbrado a altas cuotas de criminalidad es clara para los expertos: el crimen organizado no entiende lo de "quedarse en casa", como tampoco López Obrador cambiará su estrategia contra la violencia e inseguridad, porque sencillamente no existe.

El país se le va de las manos a López

Adrián LeBaron, padre de una de las mujeres asesinadas el 4 de noviembre en Bavispe, Sonora, pidió al Presidente Andrés Manuel López Obrador que no siga cobijando a los delincuentes que “han hecho de este país uno de los lugares donde solo el hecho de salir de casa nos pone en riesgo de perder la vida”.
Los mensajes de Adrián LeBaron fueron emitidos un día después de que el presidente López Obrador saludara, en Badiraguato, Sinaloa a la mamá de Joaquín “El Chapo” Guzmán, preso y condenado en una cárcel de Estados Unidos.
Hoy está más que probado que López Obrador está más comprometido con los narcotraficantes que con el pueblo, al pueblo ni los ve ni los oye, sin embargo, se toma la molestia de viajar hasta Sinaloa para ver a los capos y saludar a la mamá delo capo el “Chapo” Guzmán, preso en Estados Unidos.
Qué acuerdo tienen estos capos, considerando que López lo es, pues se sabe con seguridad que éstos financiaron sus campañas electorales, de ahí su fe ciega por estos delincuentes.
A López poco le importan que estos grupos delincuenciales masacren a la población, su indiferencia es tal que nada hace por rectificar y darle al menos aquellos que votaron por él, seguridad.
Es una ofensa y una imprudencia del tabasqueño para los mexicanos, para las familias de miles de caídos en manos de esos criminales y la violencia desatada en una sociedad tan agraviada por los trastornos provocados por el mal gobierno fallido de López Obrador.
El presidente de México es el responsable directo de la crisis generalizada que prevalece en una gran mayoría de mexicanos, muchos que nos sentimos ofendidos lo consideramos un traidor a la patria y como tal debe de renunciar al cargo de manera voluntaria, pero como este no lo hará, pues se deben de buscar otros medios.
A grandes males, grandes remedios dice un refrán popular, hoy algo tenemos que hacer los mexicanos para que López Obrador reconozca que es el causante de todos los males que nos aquejan y segundo acepte largarse para nombrar un presidente provisional que de manera inmediata convocar a elecciones y buscar la formación de un gobierno de unidad nacional. Soy un soñador, pero como veo las cosas, creo que no hay otra salida, pues cada día que pasa, el país se le va de las manos y es natural, porque nunca lo tuvo. Querer es poder.

México es uno de los peores países del mundo para ser periodista

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) alertó sobre la situación de violencia que experimentan los periodistas en México, al señalar que del 2014 al 2018 fue el segundo país más peligroso para ejercer el periodismo a nivel global, solo superado por Siria.
Hoy, México es uno de los peores países del mundo para ser periodista; al menos 11 comunicadores fueron asesinados durante el primer año del sexenio de Andrés Manuel López Obradaor, de éstos, diez se cometieron en el 2019.
En su momento se dijo que existen pocas esperanzas que 2020 sea mejor.
Esta es una cruda y cruel realidad, de 2000 a la fecha, Articulo 19 ha documentado 132 asesinatos de periodistas en México, en posible relación con su labor. Del total, 121 son hombres y 11 son mujeres.
De estos, 47 se registraron durante el mandato anterior del presidente Enrique Peña Nieto y 12 en el actual de Andrés Manuel López Obrador.
El gobierno de Javier Duarte, que comenzó en diciembre de 2010 y finalizó el 30 de noviembre de 2016 en Veracruz, ha sido el más letal para los comunicadores: 17 periodistas asesinados (incluyendo al fotoperiodista Rubén Espinosa). Dicho estado tiene el mayor registro de asesinatos de periodistas, con 28.
El caso más reciente es el de María Elena Ferral, asesinada el 30 de marzo de 2020 en Veracruz.
María Elena Ferral se convirtió en la segunda periodista asesinada en el sexenio del morenista, Cuitláhuac García Jiménez.
El trabajo profesional y periodístico de los que nos dedicamos a este oficio no es nada halagador, toda que según Articulo 19, el Estado mexicano no se investiga a sí mismo por los asesinatos de periodistas y personas defensoras de derechos humanos, aun cuando se le señala como perpetrador en un gran porcentaje de los casos.
"La mayor amenaza contra la prensa en México, actualmente, es el Estado". "El nivel de impunidad del total de los delitos en México es del 98 por ciento pero en los casos de periodistas sobrepasa el 99 por ciento y esto tiene que ver con que la mayoría de los perpetradores son (parte) del propio Estado.
De tal suerte, el Estado mexicano no se está investigando a sí mismo", añadió.
El asesinato de periodistas en lo que va del gobierno de Andrés Manuel López Obrador y su llegada a la Presidencia, tras una campaña electoral marcada por innumerables agresiones a periodistas en todo el país, calmó temporalmente la tensión entre el gobierno y la prensa mexicana", no obstante, sigue reinando la impunidad.
La organización Reporteros Sin Fronteras calificó a México como "patria de los cárteles de la droga", donde, refirió, que si los periodistas cubren temas relacionados con el crimen organizado o la corrupción de las autoridades (sobre todo en los gobiernos locales), son víctimas de intimidaciones y corren el riesgo de ser asesinados a sangre fría.
Es el caso de María Elena Ferral quien ya había denunciado amenazas de muerte, señalando al político, Basilio Camerino Picazo Pérez, candidato del PRI a diputado local por el distrito de Papantla y quien en la pasada legislatura ejerció el cargo por el Partido Acción Nacional.
En una querella que presentó en el 2015, María Elena Ferral refirió que Basilio Camerino Picazo siempre se hacía acompañar de pistoleros y de escoltas privados.
Picazo Pérez ha sido investigado también por el homicidio de Miguel Alfonso Vázquez, exsíndico de Coyutla, ocurrido el 6 de mayo de 2005.

Del Montón

El subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, reiteró que el gobierno mexicano no pretende militarizar o aplicar sanciones a quienes no atiendan las recomendaciones para evitar contagios masivos de COVID-19. Luego de que anoche se decretara que México está en alerta sanitaria López-Gatell afirmó que las disposiciones anunciadas están basadas en el marco legal mexicano. Este martes, la Secretaría de Salud reportó 121 nuevos casos confirmados de coronavirus Covid-19 en México, elevando la cifra a un total de 1,215 contagios, mientras que han aumentado a 29 los fallecimientos. * * * Eso es todo por hoy, hasta mañana con más de lo mismo.

[email protected]