Ruperto Portela Alvarado / Columna

Í N D I C E . . . / Ruperto Portela Alvarado

¿Y LOS FONDOS PARA DESASTRES NATURALES?.
+ Emergencia Sanitaria, desastre natural…
+ Ninguna información sobre el monto 2020…
+ Chiapas sin Fondo para Desastres Naturales…
+ Recortar prerrogativas a Partidos Políticos…


LA AUSENCIA DE SENTIDO COMÚN…
Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. Jueves 02 de Abril de 2020.- Dicen, y dicen bien, que “el sentido común es el menos común de los sentidos” y en circunstancias delicadas como las que estamos viviendo con la pandemia del COVID-19, rescatar de la hacienda pública los recursos destinados a reconstrucción por desastres naturales, me imagino que es lo más recomendable para atacar la pandemia.
En México, la cultura de la Protección Civil se ha arraigado tanto en la conciencia ciudadana como en la responsabilidad de las autoridades constitucionales. Desde el año de 1996 que fue creado el Fondo de Desastres Naturales a nivel nacional, recurrente del sismo del 19 de septiembre de 1985 (8.1) y luego los recientes del 14 de septiembre de 1995 (7.3 grados Richter); 9 de octubre de 1995 (de 8.0); 7 de noviembre de 2012 (7.4); 7 de julio de 2014 (7.1) y el devastador del 7 de septiembre de 2017 de 8.2 grados que tuvo una trágica consecuencia en Chiapas y Oaxaca, todavía una gran población lo está padeciendo.
Los desastres naturales son también acontecimientos con los que hemos tenido que convivir los mexicanos y en particular los chiapanecos. No solo son los movimientos telúricos –que en Chiapas son a diario—sino también los huracanes como el Stan en 2007, las inundaciones y hasta las erupciones del volcán Chichonal la madrugada del 28 de marzo y la del 2 de abril de 1982 que desapareció el municipio de Francisco León e invadió de cenizas la región y los Estados aledaños a Chiapas.
Y, aunque no estamos a salvo de otros sismos de gran magnitud como el del 7 de septiembre de 2017 que fue de 8.2 grados Richter, la proximidad de las lluvias y posibles inundaciones, hoy estamos en una “emergencia sanitaria” que nos lleva a pensar en un “desastre natural”.
Parece que al Gobierno Federal y el Presidente ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR no les cabe en sus mentes la similitud de entre un “desastre natural” para lo que hay un presupuesto autorizado y esta “emergencia sanitaria” por el Coronavirus que también es un “desastre social, político y económico”.
El presupuesto destinado a “desastres naturales” para los acontecimientos del 2020, no está muy claro su monto, pues en una parte se manifiesta la cantidad de 3 mil 250 millones de pesos, con 400 millones menos que el aprobado para el 2019. Sería bueno revisar esta cuantía que en la urgencia de atacar los desastres del COVID-19, sería muy recomendable hacer la declaratoria correspondiente y utilizar esos recursos en beneficio de los mexicanos.
Al fin y al cabo, el Presidente AMLO dice que hay mucho dinero, no solo para atender la “emergencia sanitaria”, sino también para continuar “sus obras prioritarias” como el Tren Maya, el Aeropuerto de Santa Lucía, la Refinería de Dos Bocas y el “Proyecto del Istmo” que reviste un cúmulo de miles de millones de pesos. ¡Pero no hay para el abasto de medicinas!.
Estamos hablando de 230 mil millones de pesos de “ahorros gracias a la austeridad republicana”; otros 5 mil millones “por el combate al robo de combustible en ductos y refinerías de Pemex” (el huachicol) obtenidos en el primer año de gobierno y los 245 mil 619 millones de dólares de las reservas internacionales disponibles del Banco de México.
Debemos consignar que en la reserva económica de los partidos a nivel nacional, hay más de 5 mil 187 millones 600 mil pesos dispuestos a prerrogativas para siete institutos políticos electorales, donde MORENA lleva la delantera con 1 mil 710 Millones de pesos, le sigue el PAN con 943 Millones y el PRI, 888 Millones 900 mil pesos.
Ese dinero –tirado a la basura por una democracia inexistente— bien podría ser destinado a la emergencia sanitaria y las estrategias de combate a la pandemia del Coronavirus. A eso hay que agregarle los casi 13 mil millones de pesos aprobados al Instituto Nacional Electoral (INE) para su operación y organización de las elecciones 2020 que fueron suspendidas en los Estados de Hidalgo y Coahuila, como las intermedias del 2021 a nivel nacional.
Quiero creer que son lineamientos lógicos que las autoridades de los tres niveles de gobierno deben tomar en cuenta…

CHIAPAS EN EL CONTEXTO DE LA EMERGENCIA…
Habría que quedar en claro que Chiapas, en el transcurso de la historia, ha sido uno de los Estados de la Federación más olvidados, atrasados y rezagados desde la perspectiva económica, política y social. Tenemos un 78 por ciento de población en pobreza y eso ya es un indicador desagradable.
Dicen que “al perro más flaco le pega la sarna” y en el contexto de la emergencia por el COVID-19, esta entidad colindante con Guatemala, está en la exposición de que el silencioso y peligroso virus le ataque con mucha fuerza, como ha sucedido siempre con los “desastres naturales”. En esas circunstancias, Chiapas no tiene un fideicomiso para la atención a desastres naturales porque el entonces Gobernador MANUEL VELASCO COELLO, lo extinguió, en un acto y atraco más de rapiña y corrupción que caracterizó a su administración.
Así, el Gobierno del Estado de Chiapas, a través de la LXVI Legislatura, extinguió el Fideicomiso “Fondo Estatal para la Atención de Desastres Naturales” (FOEADEN), publicado en el Periódico Oficial del Estado número 292, Segunda Sección, de fecha miércoles 26 de abril de 2017, mediante el Decreto número 164, por el que se autoriza la extinción del Fideicomiso “Fondo Estatal para la Atención de Desastres Naturales” (FOEADEN).
El antecedente es que, mediante el Decreto número 382 publicado en el Periódico Oficial del Estado, Número 061 de fecha 11 de noviembre de 1998, el Congreso del Estado, autorizó al Ejecutivo Estatal (ROBERTO ALBORES GUILLÉN) constituir un Fideicomiso denominado “Fondo Estatal para la Atención de Desastres Naturales” (FOEADEN) que después de 19 años, el Gobernador MANUEL VELASCO COELLO decide su extinción, “al haber cumplido su objetivo”.
Argumentó que: en cumplimiento a lo dispuesto por los artículos 408 fracción I, 420 y 421 del Código de la Hacienda Pública para el Estado de Chiapas, en sesión de Comité Técnico de fecha 13 de febrero de 2017, se autorizó por el Ejecutivo Estatal MANUEL VELASCO COELLO, mediante acuerdo número C.T./59ª Ord.07/2017, la extinción del multicitado fideicomiso, a través de la Secretaría de Hacienda (HUMBERTO PEDRERO MORENO) y la Secretaría de Protección Civil (MANUEL GARCÍA MORENO), las acciones y actos para la extinción del fideicomiso en referencia.
Al momento de su extinción, se dijo que el FOEADEN contaba con un monto de 82 millones de pesos que nadie supo a donde fueron a parar, con la complicidad del entonces Secretario de Hacienda HUMBERTO PEDRERO MORENO; el Secretario de Protección Civil, MANUEL GARCÍA MORENO y consecuentemente, el Presidente de la LXVI Legislatura del Congreso del Estado, WILLIAM OSWALDO OCHOA GALLEGOS, en genuflexión con la orden del GÜERO VELASCO.
Hoy todo ese dinero (82 millones de pesos) estaría en las arcas públicas estatales para hacer frente a esta pandemia del COVID-19 y la emergencia sanitaria como parte del “desastre natural”. Pero no hay recursos, como tampoco en el sector Salud donde, desde la administración de JAMES GÓMEZ MONTES (en el gobierno de JUAN JOSÉ SABINES GUERRERO) y la corrupta administración de MANUEL VELASCO COELLO, cuando saquearon todo el presupuesto.
El mismo Gobernador RUTILIO CRUZ ESCANDÓN CADENAS debe revisar las partidas adjudicadas al Poder Ejecutivo para actividades “no son prioritarias” como el asignado a eventos de ferias estatales y municipales o la entrega de implementos a sectores diversos que en estos momentos de “emergencia sanitaria” no lo necesitan y deben ser canalizados a la protección de la salud comunitaria.
Esta es la reflexión y visión de un problema de salud que se observa de gravedad como es la pandemia del Coronavirus, en ascendente peligrosidad a nivel nacional y que los habitantes de Chiapas no estamos exentos de posible contagio. Por eso: “los que puedan, manténganse en sus casas”…
Se acabó el mecate… Y ES TODO…
Para comentarios, quejas y mentadas: [email protected]
Celular: 961 18 8 99 45.
MIEMBRO DE LA ASOCIACIÓN DE COLUMNISTAS CHIAPANECOS. A. C.