Ruperto Portela Alvarado / Columna

Í N D I C E . . . / Ruperto Portela Alvarado

NO SOLO DE COVID SE MUERE LA GENTE…

+ El ISSSTE no atiende a sus derechohabientes…

+ Más de cuatro meses y no hay citas médicas…

+ Adultos Mayores sin dotación de medicamentos…

+ La irresponsabilidad el delgado PINO CHONG…

AHORRAR, A PESAR DE LAS MUERTES?…
Sin el menor remordimiento, el gobierno de la 4T decretó la máxima “austeridad franciscana” con una serie de recortes presupuestales que afectan las actividades prioritarias del sistema nacional de salud –de por sí desfasado--, la educación, la promoción del empleo, que con la pandemia tenemos una pérdida de más de diez millones de plazas, por dar unos ejemplos.
La mentalidad del “Jefe Supremo” de ahorrar, justificado por el derroche y la corrupción que viene –y es cierto—de las administraciones pasadas, llevaron también al “Decreto Presidencial” de recortar el presupuesto de todas las instituciones del Poder Ejecutivo en sus partidas 1000 y 2000 (compras de material y equipo) en 75 por ciento; pero solo de manera simulada, pues el gasto se centralizó en la Secretaria de Hacienda y Crédito Público con el aval del “Regente Nacional”, mediante adjudicaciones directas en más de un 70% de las compras.
El daño colateral por la mentalidad y autoritarismo de “Su Majestad”, se resiente en los sectores más vulnerables desde que suspendió el sistema de guarderías, extinguió el Seguro Popular y redujo el presupuesto de la Secretaría de Salud sin un estudio previo de las afectaciones; lo que luego quiso recomponer entregando recursos económicos de manera directa y sin reglas de operación con el estribillo de “primero los pobres”. La farsa se ha consolidado con el aval de los feligreses, robots, chairos y defensores oficiosos que aplauden todas las pifias del “Pastor”.
Y es cierto, la pandemia del Covid-19 le vino “como anillo al dedo”. A la sombra de una desgracia tal, como es la “emergencia sanitaria”, sin vergüenza alguna, la han tomado como pretexto para incumplir otros compromisos que son prioritarios, como la atención de los derechohabientes del IMSS, ISSSTE, INSABI y todas las instancias que integran el Sistema Nacional de Salud.
De por sí, cada institución de salud en México ha estado cuestionada por su mediocridad e irresponsabilidad en el servicio, lo que indica, en muchos casos, que la corrupción y la medianía de la atención médica, tiene desfasada la estructura nacional –y en los estados—la atención de la salud de los mexicanos y en este caso la de los chiapanecos. La irresponsabilidad y rapiña en toda su dimensión.

EL ISSSTE, SIN RESPUESTAS…
La pandemia del Coronavirus, sus consecuencias de “emergencia sanitaria”, la cuarentena y la reclusión domiciliaria, ha servido para que las autoridades federales, estatales y municipales, se olviden de otros temas importantes como los padecimientos generales y crónicos de los mexicanos y chiapanecos, en el caso particular de nuestro Estado. No entienden que “no solo de Covid-19 se muere la gente”, sino de otras enfermedades como la hipertensión, la diabetes, obesidad y sus perjuicios colaterales.
Quiero referirme al servicio médico del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), donde las negligencias médicas son diariamente documentadas. La irresponsabilidad de sus autoridades encargadas de proporcionar el servicio, presumen su inutilidad e ineficiencia. Pongamos por ejemplo lo más sencillo que es otorgar una cita médica y abastecer de medicamentos necesarios a sus derechohabientes, en especial los Adultos Mayores. Ni por eso se preocupan.
Llevamos más de cuatro meses con el estigma de la pandemia del Covid-19 y la reclusión domiciliaria, como yo le llamo. Desde entonces, el ISSSTE y la Clínica de Medicina Familiar Tuxtla Gutiérrez –como las demás-- no acceden a una consulta médica y la dotación de medicamentos necesarios para la atención de enfermedades crónicas-degenerativas. Pongo el ejemplo de mi situación.
Insisto, llevamos más de cuatro meses de suspensión para acceder a una CITA MÉDICA en la clínica del ISSSTE en Tuxtla Gutiérrez. En el teléfono 01 55 4000 1000 y el internet www.issste.gob.mx solo informan que no hay lugar para las consultas y te sugieren que “intente” al día siguiente a las 07:00 de la mañana. En consecuencia, no surten de medicinas a los Adultos Mayores y posiblemente a todos los derechohabientes.
En este caso de Chiapas, es una irresponsabilidad más del encargado de la Delegación del ISSSTE, ingeniero OSCAR PINO CHONG, con la ineptitud del Subdelegado Médico, doctor CARLOS DOMÍNGUEZ, el que se enfermó de coronavirus precisamente cuando le saltó el conflicto en la Clínica de Comitán, improvisada en hospital Covid-19.
Y la verdad, no hay cómo comunicarse con estos funcionarios –que no funcionan-- para manifestarles nuestra inconformidad y ver la forma de que den curso de solución a este serio problema que perjudica, en primera instancia a los derechohabientes en su salud por la falta de medicamentos rigurosamente determinados, que necesarios para atender los padecimientos que nos aquejan. Y en segunda parte, como hay que comprar los medicamentos, provocan un daño económico a la economía de los pensionados, jubilados y derechohabientes en activo.
Hace falta tantita sensibilidad de parte de los encargados de las instituciones de salud –en este caso de la Delegación del ISSSTE-Chiapas—para atender a los mexicanos y chiapanecos, ya que, el problema que se denuncia es grave. Esta es la segunda vez que manifiesto mí inconformidad, pero nadie hace caso y ni siquiera responden a los llamados de urgencia.
Espero tener los números telefónicos del Delegado OSCAR PINO CHONG o el Subdelegado Médico, CARLOS DOMÍNGUEZ, para ver si por esta vía se nos hace caso –si es que me contestan-- y de una vez por todas nos surten las medicinas que mensualmente necesitamos para atender nuestras enfermedades... Ojalá lean y atiendan este mensaje...
Se acabó el mecate… Y ES TODO…
Para comentarios, quejas y mentadas: [email protected]
Celular: 961 18 8 99 45.
MIEMBRO DE LA ASOCIACIÓN DE COLUMNISTAS CHIAPANECOS.