Diego Victorio / Columna

Desde mi Trinchera / Diego Victorio

*** El efecto Porfirio fragmenta el ala radical de Chiapas

La extrema izquierda, el radicalismo en su expresión más puro se ha decantado por Porfirio Muñoz Ledo y, eso, está dando pauta para crear movimientos dentro del propio movimiento, el de Regeneración Nacional.

El correlato en Chiapas, de la disputa por la dirigencia nacional, toma matices similares a los que se montan en el escenario nacional.

Con la peculiaridad de que aquí en la aldea la escaramuza es entre grupos fundadores.

Sí, increíblemente, la lucha entre Mario Delgado Carrillo y Porfirio Muñoz Ledo por el máximo cargo del partido en el poder, aceleró una visible fragmentación al interior de la tribu de los duros locales.

Esa ala que parecía estar cohesionada y genuflexa al Triunvirato chiapaneco, se ha sublevado y, no solo ha manifestado su respaldo a Porfirio Muñoz Ledo, sino también ha iniciado un abierto golpeteo contra el Triunvirato aldeano, específicamente contra Ciro Sales Ruiz, dirigente estatal interino de Morena.

Para los duros extremos chiapanecos no es suficiente no seguir la línea de apoyo absoluto a Mario Delgado Carrillo, sino que han aprovechado la coyuntura para orquestar un alzamiento intramuros.

Léase la insurrección como los primeros efectos colaterales provocados por la arenga porfirista, que se aferra a la idea de que él ganó el ejercicio demoscópico que el Instituto Nacional Electoral (INE), declaró empate técnico.

El rostro visible de este movimiento es Óscar Vera Utrilla que, investido en la posición de secretario de Arte y Cultura del comité estatal del partido vino tinto, ha echado a andar la caja de resonancia de los secretos internos del partido guinda.

La postura de Muñoz Ledo ha venido a legitimar la revuelta radicalista chiapaneca que, por lo polarizado del tema, por supuesto, habrá de llamar la atención del primer círculo obradorista.

La insurgencia de esta fracción de duros aldeanos es el espejo de lo que podría replicarse en otras entidades: la pulverización morenista.

La división, fragmentación y discrepancias ya no sería sólo entre duros contra moderados, sino habría en escena una tercera tribu que cobijados del dogma porfirista emularían a la vieja izquierda perredista.

La disyuntiva es que habrá una tercera ronda en las encuestas, metodología usada para elegir al dirigente nacional de Morena, y, esa efervescencia, seguramente potencializará el intento de golpismo chiapaneco.

Y es que, tengo información de que ese grupo duro busca el consenso para desconocer la dirigencia estatal de Ciro Sales Ruíz.

Pretenden llevarlo a juicio por el supuesto detrimento a las prerrogativas.

Esta ala extrema opera al son mediático de la renuencia de Porfirio, ese método les da el valor agregado, pero, en el fondo, pudieran ser caballos de Troya de alguna poderosa mano.

Así de llevaditos son en Morena. Los camaradas se dan con todo, sin importarles que la madre de todas las batallas aguarda pacientemente en la esquina. Al Tiempo.

Comentarios Atrincherados

*** Dicen los que saben que, si la Secretaría General ya fue cedida a los duros, entonces la Presidencia será para los pragmáticos.

En esa ecuación donde impera la lógica Citlali Ibáñez sería la secretaria General y Mario Delgado el dirigente nacional.

El tema es que en Morena la lógica brilla por su ausencia.

***Lo que sí es una bola cantada es que el círculo que toma las decisiones en Palacio Nacional no está de acuerdo con que Porfirio Muñoz sea el líder de los guindas.

Eso fortalece la teoría de que Delgado y Citlali irían en fórmula.

*** Una caterva de esquilmadores que por muchos años se escondió en la Coordinación de Verificación de la Supervisión Externa de la Obra Pública Estatal de la Función Pública, está a punto de caer.

Estos pillos que por décadas estuvieron enquistados extorsionando a empresarios de la construcción serán exhibidos en breve, pues las políticas públicas del gobierno de Rutilio Escandón relativas al combate a la corrupción van en serio y sin distingo, por ello, no solo serán desenmascarados sino también enjuiciados.

Cerca de dos mil contratistas pasaban a reportarse con esta mafia que, por fin, será extinguida por un gobierno honesto y valiente. HASTA PRONTO.