Fredy López Arévalo / Columna

Desde Los Altos  / Fredy López Arévalo

El senador Eduardo Ramírez Aguilar (ERA) y el Güero Manuel Velasco Coello (MaVeco) distanciados y peleados. Por eso el exabrupto del ex diputado federal Mario 'Boquitas' Guillén en contra del ex gobernador de Chiapas.

Ningún periodista ni columnista lo destacó, pero Manuel Velasco Coello no votó en el Senado de la República para encumbrar a Eduardo Ramírez Aguilar (ERA) como presidente de la Mesa Directiva.

Eso dice mucho para quienes saben leer entre lineas.

El gallo de Velasco Coello en Chiapas fue y sigue siendo Fernando Castellanos Cal y Mayor, el ex alcalde de Tuxtla Gutiérrez, y ex candidato del PVEM a la gubernatura de Chiapas. Es decir, Castellanos Cal y Mayor está una vez más en la lista de la sucesión gubernamental para el 2024, si prospera como se anunció la alianza del PVEM con el MORENA. Ya vimos a Castellanos Cal y Mayor reunirse con la senadora Yeidckol Polevnsky Gurwitz, ex secretaria general y presidenta del MORENA. Se especuló que se estaría negociando su afiliación al MORENA. Nada más lejos de eso. En todo caso, se reafirma y confirma la eventual alianza entre el PVEM y el MORENA para los comicios del 2021 y el 2024.

En la más reciente visita de Polevnsky Gurwitz a Chiapas, fue Castellanos Cal y Mayor quien le organizó hasta la merienda en el restaurante El Argentino, en San Cristóbal de Las Casas.

Y fue también Castellanos Cal y Mayor quien auspició la sopapisa en redes contra el lenguas largas del 'Boquitas' pa que no ande tirando aceite.

ERA teje fino y tiene la venía y el respaldo del ex gobernador de Zacatecas, Ricardo Monreal, jefe de la bancada del MORENA en el Senado. Pero eso no es suficiente. No le alcanza. Monreal puede quedarse en el camino, como es previsible, y no descollar como candidato a la presidencia de México para el 2024. Es lo más probable. En ese caso, sin duda alguna el canciller Marcelo Ebrad lleva mano. Fue así en la CDMEX y no tendría por qué ser de otra manera en la sucesión de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en la presidencia de México para el 2024.

El elegido y el ungido será Marcelo Ebrad Casaubon, antes incluso de Tatiana Clouthier, también muy bien posicionada en las encuestas que se han publicado últimamente. ERA tiene estructura y dinero en Chiapas, y últimamente tiene ya un ejército de operadores políticos que le arman el tinglado para satisfacer sus aspiraciones. Eso es sabido, notorio y público. Derrocha dinero entre liderazgos, cacicazgos locales y 'periodistas', de la costa a Comitán y de Villaflores a Tonalá. Pero los probables vínculos de ERA con el narcotráfico y el crimen organizado son un pesado lastre con el que ningún candidato a la presidencia querrá lidiar. Solo Monreal, venido del PRI, sin escrúpulos, y dispuesto a aliarse con el Diablo si es preciso para alcanzar su meta. AMLO está consciente de ello, y eso es y será el mayor obstáculo para que el autollamado 'Jaguar Negro' logre cristalizar su sueño. Es astuto como un zorro, hábil como un lince y carroñero como un buitre. El comiteco leyó a Maquiavelo, y lo aplica, aunque no haya pasado el exámen de admisión en la UNAM para cursar una maestría en Derecho, y eso que ya ostenta el título de 'doctor' de una universidad patito en Tuxtla Gutiérrez. En política la perversidad y el dinero son oro molido. Así ha logrado escalar hasta donde se halla: en el pináculo de la esfera política nacional, la presidencia de la Mesa Directiva del Senado de la República. Ahí se pavonea y se regodea, y se hace entrevistar y se cuela y busca acercarse al jefe del Ejecutivo.

Pero hasta ahi... AMLO guarda distancia. Todo apunta hacia él como quien soltó el videoescandalo de Pio López Obrador recibiendo dinero de David el pelón de León Romero, ex asesor de prensa del Güero Velasco.

Ya vimos en Chiapas los enroques de personajes muy conocidos. El ejemplo podría ser Mariano Díaz Ochoa, dos veces el alcalde en San Cristóbal de Las Casas y cinco veces candidato a la reelección. Lo traen como calzón de prostituta. Un día lo mandan al PAN, al otro lo afilian al Podemos Mover a Chiapas, luego le ordeann irse a Chiapas Unido y de nuevo le indican que retorne al PVEM. Para quienes conocen el tinglado político aldeano, es Manuel Velasco Cuello quien mueve los hilos: estas conmigo o estás con ERA. Así se las gastan, y así es como funciona la política en Chiapas. Los cacicazgos locales son un instrumento del titiritero mayor, MaVeCo, quien pactó con AMLO la sucesión presidencial y operó con el entonces presidente Enrique Peña Nieto para que está fuera aterciopelada, sin sobresaltos y sin ajuste de cuentas. Por eso la guillotina en contra de los ex presidentes de México pasará por Felipillo Calderón y por Vicentillo Fox, pero ni con el pétalo de una rosa tocará a EPN. Así de fácil, así de sencillo. MaVeCo es el de los amarres y pactos en lo oscurito, ahí donde la luz del sol no brilla

No se llamen a engaño... La política es así, dicen algunos expertos. Hay que comer caca sin hacer gestos. Y en Chiapas se cuecen habas y se cosechan frijoles. Por eso MaVeCo está tan tranquilo, disfrutando las mieles del poder desde su escaño en el Senado de la República. Todos los mexicanos presenciamos el desaguizado aquel mediante el cual primero solicitó licencia como gobernador de Chiapas para ocupar su silla en el Senado, luego de la sesión donde le negaron el permiso para regresar a terminar su período de gobernador en Chiapas y la extraordinaria donde el MORENA sí le autoriza retornar a cerrar su sexenio ¿Qué más evidencia?

Así que ERA podrá patalear, y podrá mantener un ejército de operadores políticos en Chiapas, pero ya topó con pared: MaVeCo es quien sigue moviendo los hilos en Chiapas, y ni Ricardo Monreal lo podrá cargar sobre sus hombros, porque el peso que arrastra el autoproclamado 'Jaguar Negro' es un lastre muy pesado que puede terminar por hundir el Titanic.

Así es que MaVeCo se ha sacudido a quienes considera están con ERA y no con él, y los pone a prueba. Ya reseñé el caso de Mariano Díaz Ochoa, quien un día si y el otro también se veía con ERA en el Senado. Otro caso podría ser el amigo Marco A. Cancino. Que les quede claro: el PVEM tiene dueño, y ese dueño es MaVeCo. La chiquillada, en cambio, como el Podemos Mover a Chiapas y Chiapas Unido, los maneja el secretario general del gobierno, Ismael Brito Mazariegos. Así que MaVeCo aún es quien dice sí y quién dice no; es quien dice tu sí y tú no. Nos guste o no, los partidos políticos mantienen el monopolio de la política en México, reciben las prerrogativas. Ni los presuntos candidatos independientes o ciudadanos han logrado cuajar. Así el escenario hacia el 2021, el choque de trenes, en el que ERA por un lado, y MaVeCo y Fernando Cal y Mayor por el otro, se disputarán alcaldías y diputaciones, locales y federales, para apuntalar su propio proyecto hacia la sucesión de Ruti en el 2024.

Conste que están avisados...