Alberto Ramos García / Columna

A Fuego Lento / Alberto  Ramos García

*** Las tentaciones políticas de los gobernadores de Chiapas

La jugada maestra  de Palacio de Gobierno:La presidencia municipal de Tuxtla Gutiérrez

¿Qué puede más la emoción o la razón?

-Ismael Brito Mazariegos, va en “Caballo de Hacienda” a una candidatura  a la presidencia municipal de Tuxtla Gutiérrez

Nada nos hace sentir tan humanos como las emociones, tan dependientes la razón del sentimiento.

Cuando un sentimiento poderoso nos invade ocupa casi todo el espacio de nuestra mente y consume buena parte de nuestro tiempo, en el plano amoroso, económico o familiar.

Precisamente, el Inquilino de Palacio de Gobierno, Rutilio Escandón Cadenas ha caído en la misma tentación que sufrieron  y  padecieron los ex gobernadores Pablo Salazar Mendiguchía, Juan Sabines Guerrero, y Manuel Velasco Coello, al impulsar e imponer a sus “brothers”, a los incondicionales en espacios públicos, tirando al futuro para una sucesión.

Quién no recuerda el forzado camino político trazado a Ruben Velásquez López para impulsarlo desde la Secretaría General de Gobierno a una candidatura por el Poder Ejecutivo Estatal; curiosamente al verse truncada la aspiración, no le quedó más que conformarse con llenar la silla vacía que dejó Rutilio Escandón en el Senado en el 2006.

Con una segunda carta que venía guardando Pablo Salazar, era notorio también el apoyo que ofreció desde su arribo a Chiapas a Juan José Sabines Guerrero.

El “cachorro” pasó de una diputación local de la zona oriente de Tuxtla por el PRI -como el arranque de su carrera política-  y luego le apostó a la Presidencia Municipal. Desde su arribo fue uno de los alcaldes consentidos del exgobernador Mendiguchía, tan así que cuadró a todas las fuerzas políticas de izquierda para que abanderara la Coalición por el Bien de Todos, conformada por los partidos PRD, PT y Convergencia.

El resto ya es historia.

Cuando Juan Sabines veía acercarse el fin y empezar a acomodar las piezas en el tablero político, tampoco dudo en querer impulsar a su incondicional y fiel amigo.

Nuevamente pudo más la emoción, qué la razón y tomó esa determinación de imponer al joven que le cargaba sus maletas y su confidente: Yassir Vazquez, quien era el único que podía entrar a su aposento, cuando la depresión invadía cuerpo, alma y espíritu.

Sabines se montó en su macho y no entendió razones, a pesar que la gran mayoría de su gabinete no estuvieron de acuerdo, y al igual que Pablo Salazar por más que intentaban posicionar a sus incondicionales, más rechazó había por parte de los chiapanecos.

El exgobernador Juan Sabines se encaprichó en hacer político a Yassir, primero como Secretario de Desarrollo Social y luego como Presidente de Tuxtla de 2011 a 2012... a poco ya no se acuerda de aquel lema, “todos somos Yassir”, y el proyecto “que viva el centro”.

Está demás decir que por más negociaciones, no pudo llegar a ocupar una candidatura en busca del gobierno del Estado, y ha seguido su trayectoria como funcionario público, eso sí fuera de Chiapas.

Y adivine quien llego en 2012 al gobierno de Chiapas. Efectivamente el joven político y actual senador Manuel Velasco Coello: criticado por algunos, juzgado por otros y querido por otros más. Tan así que ni el mismo gobernador Rutilio Escandón Cadenas ha podido tocarlo ni con el pétalo de una rosa, caras vemos, complicidad y acuerdos políticos no sabemos.

Con Manuel Velasco, la historia y un guión muy parecido a Sabines se repite con un joven qué impulsó, tomándole de las manos a Fernando Castellanos Cal y Mayor.

Todos estaban sorprendidos con la carrera política de Fernando Castellanos, sin embargo gozaba de un plus, el carisma y una vida personal muy discreta.

Fernando Castellanos inició como diputado local y presidente de la Comisión del Congreso del Estado, y de ahí el salto a la presidencia municipal de Tuxtla Gutiérrez, para luego en la carrera por el gobierno de Chiapas en 2018, le sirvió de alfil.

El capricho, cariño o voluntad que han tenido los gobernantes no siempre termina como ellos quisieran.

La historia lo ha demostrado, porque existen factores externos y ajenos a la aldea que siempre entrarán en juego.

En pocas palabras, las radiografías tienen el algo en común. Cuando los cerebros emocional y racional quedan desconectados, anatómicamente o funcionalmente, los instintos y la emoción dirigen  el comportamiento.

La razón, casi ni aparece, pues uno de sus inconvenientes, su talón de Aquiles, es que necesita tiempo para imponerse y las circunstancias extremas no suelen otorgarlo.

Hoy, la historia se repite en el Gobierno de la 4 T, Rutilio Escandón Cadenas al querer impulsar su propio sueño: llevar a la presidencia municipal de Tuxtla Gutiérrez, a su hermano no biológico, a su hermano de múltiples batallas políticas a su consejero a su confidente eterno, a quien si le escucha y le habla al oído y le dice mi Gobernador Chiapas es suyo.

En Síntesis :

Ismael Brito Mazariegos va con TODO por la presidencia municipal de Tuxtla Gutiérrez . Y la maquinaria   electoral ya está en marcha y con anticipación se fueron dando la formación de comités de las diferentes colonias populares y fortaleciendo a dos partidos locales Mover A Chiapas y Chiapas Unidos ; las cartas y están echadas en la mesa electoral

PD.- Interesante se ve la conferencia qué dará hoy en uni de los salones del restaurante Hong Kong el Embajador de Panamá en Mexico, Dr. Alfredo Oranges Busto

Nos leemos mañana , Dios mediante , y recuerden: La política debe ser facilitadora de la democracia, no su rémora