Crisis

Adolfo Abosaid

Un aumento en los casos de la Covid-19 en Chiapas o el rebrote que pudieran confirmar las autoridades, sería un evento catastrófico para todo el sector productivo, debido a que cerrarían otros mil 500 establecimientos en la entidad y aumentaría el desempleo, dijo Guillermo Acero Bustamante, presidente en el estado de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac).

En ese sentido, recordó que desde marzo (mes en que empezó el confinamiento) y hasta agosto, debido a las restricciones de las autoridades sanitarias y al contagio masivo que se dio, un promedio de tres mil negocios cerraron de forma permanente y sólo en este sector se desplomaron más de 30 mil empleos.

El líder empresarial, como lo han hecho desde hace varias semanas, exhortó a la población a que utilice el cubrebocas en cualquiera de sus actividades; sólo de esa manera, agregó, es que se podrá contener el rebrote del coronavirus.

“Hay que seguir los protocolos en todas las unidades económicas, en aquellos donde no existan medidas de higiene, se recomienda no entrar (...), viene la tendencia del rebrote y un llamado a todos (...), significaría el cierre de muchas empresas”, complementó.

Para que esta situación no ocurra, remarcó, es necesario que las autoridades y los sectores productivos trabajen de la mano no sólo para evitar el cierre de los negocios, sino también por la necesidad de salvar vidas en caso de que la situación se ponga más complicada.

Hace unos días se adelantó que era muy posible que Chiapas pasara a semáforo verde ante la baja de nuevos casos en cada semana, sin embargo, este fin de semana el Gobierno Federal confirmó que el estado se quedará otros 15 días más en amarillo, con las actividades al 75 por ciento. El aparato gubernamental tiene pensado el regreso a las actividades después de las celebraciones del Día de Muertos.

La industria restaurantera, en conjunto con las autoridades de economía y salud, están haciendo un refuerzo para reactivar la economía con comensales, no obstante, estos esfuerzos se han visto mermados con tantos actos vandálicos en Tuxtla Gutiérrez y en las vías de comunicación, sumado a la zozobra que existe por los repuntes a nivel nacional del virus.

Los empresarios de todos los sectores están atravesando una situación económica complicada desde hace dos años, y se agudizó por esta pandemia que ha sido calificada como mortal para miles de empresas. Lo peor del caso, es que los cierres pueden incrementar.

Lo que ahora pasa, enfatizó el líder del gremio, es que existen muchos locales que por un tema de tradición se niegan a cerrar pero, lamentablemente, no tienen ingresos ni tampoco utilidades, lo que complica la permanencia en el mercado.