Ruperto Portela Alvarado / Columna

Í N D I C E . . . / Ruperto Portela Alvarado

QUE SE APLIQUE LA LEY A LOS CORRUPTOS.

+ “Combate a la corrupción”, NO simulación…

+ Justicia a quienes tengan cuentas pendientes…

+ “Por encima de la ley nadie”; ¡Pero de verdad!…

+ Pillos del pasado; también del presente…

LAS PROMESAS NO CUMPLIDAS…

  Nunca como ahora tenemos la oportunidad de que se cumplan las expectativas de ver tras las rejas y asegurados los bienes mal habidos de numerosos personajes de la vida política que se enriquecieron a la sombra del presupuesto y el abuso de las leyes. Por supuesto, esa es una promesa de campaña del ahora Presidente ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, que a escasos dos años de su gobierno, no ha cumplido en los hechos.

Nos quedamos cortos con la premisa “Amloniana” de “Combate a la Corrupción” como promesa de campaña, que ahora en el poder, es solo una forma mediática de mantener el rating de su imagen, gobierno y proselitismo político para los presuntos candidatos de su partido Morena en estas elecciones intermedias del 2021. La verdad, se esperaba más de esta declaración que por lo visto solo es parte de la simulación y el engaño.

Lo digo porque hay el presentimiento generalizado de que el “Jefe Supremo” tiene marcados compromisos con el pasado inmediato de su antecesor, ENRIQUE PEÑA NIETO y por lo que se ve, también con la delincuencia organizada, a los que simula combatir con “abrazos, no balazos”, comprobables cuando dejó en libertad al “Chapito” OVIDIO GUZMÁN. El caso de EMILIO LOZOYA AUSTIN los desnuda en esa percepción de que hay convenios, tratos y contratos que devienen en una complicidad ya manifiesta que no pueden esconder.

Ese punto de omisión en la aplicación de la ley contra los actos de corrupción, “cueste lo que cueste” y “sea quien sea”, es lo que deben sopesar quienes le rinden pleitesías al “Mesías”, el que recurre a figuras gramaticales que se contraponen a sí mismo, solo para justificarse, como la frase recurrente: “al margen de la ley, nada; por encima de la ley nadie”, que desde la Presidencia se viola.

Porque no es un secreto la corrupción imperante y escandalosa durante el gobierno priísta de ENRIQUE PEÑA NIETO y con algunos ingredientes diferentes los de VICENTE FOX QUESADA y FELIPE CALDERÓN HINOJOSA, a los que hay que agregarle las desafortunadas administraciones de CARLOS SALINAS DE GORTARI y ERNESTO ZEDILLO PONCE DE LEÓN.

Pues, en ese tema de “combate a la corrupción” hay mucha tela de donde cortar en el diseño de un nuevo país de honradez, honestidad, eficiencia y eficacia, sencillamente a través de la aplicación de la ley, sin dejos de venganza o traumas que a don ANDRÉS MANUEL le dejó el pasado (2006) que quiere destruir.

Ya que no se trata de parlotear, sino de actuar en consecuencia, mediante las estructuras que de exprofeso existen para combatir la corrupción y delincuencia (Fiscalía General de la República y la Unidad de Inteligencia Financiera, con sus respectivas instancias en las entidades federativas) que deben perseguir a esas nefastas figuras de la política nacional, estatal e inclusive municipal que después de aprovecharse de los recursos públicos, se solazan, ríen y hasta se burlan por el manto de impunidad que los cobija y protege.

Los ejemplos de esos “emisarios del pasado” como el ícono de la corrupción que es PEÑA NIETO y su alfil LUIS VIDEGARAY CASO, quienes sobre pasaron los límites que se venían manejando en anteriores administraciones; así como muchos de la presente “Cuarta Transformación”, que están a la vista y el propio Presidente ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR protege.

Nombres de esos presuntos integrantes de la “nueva mafia del poder” hay muchos, como MANUEL BARTLETT DÍAZ y su hijo MANUEL LEÓN BARTLETT ÁLVAREZ; el ex Gobernador de Chiapas, MANUEL VELASCO COELLO y su “favorito” OSCAR EDUARDO RAMÍREZ AGUILAR y una pléyade de socios-testaferros del llamado “Cártel de la Cuija Verde” que el Presidente AMLO encubre y protege.

Tendríamos que hablar del caso de las seiscientas pipas compradas para el transporte de gasolina durante la escasez y el escándalo del huachicoleo que fueron adquiridas de manera directa –sin licitación-- y hasta ahora no se ha visto una sola de esas unidades. En ese sentido, se tiene que consignar la violación a la Ley de Adquisiciones de parte del Gobierno Federal, cuyas compras y adjudicación directa se han realizado en un 79%.

Ahora bien, si el pasado corrupto es un asunto que no se puede soslayar y que debe ser investigado porque así lo prometió el candidato ahora Presidente AMLO con su consigna de “combate a la corrupción”, es menester que se haga lo propio con la “nueva mafia del poder” que está incrustada en la 4T y han sido señalados de transas, rapiña, saqueo en la que están involucrados el mismo Secretario del Presidente, ALEJANDRO ESQUER GARDUÑO y el vocero de la presidencia, JESÚS RAMÍREZ CUEVAS.

Por supuesto que la lista es larga tanto del pasado, como también los presentes de la “Cuarta Transformación” en la que se incluye a la misma Secretaria de la Función Pública IRMA ERÉNDIRA SANDOVAL BALLESTEROS y su esposo JOHN MILL ACKERMAN ROSE, que estuvieron metidos en un gran escándalo por nueve propiedades que no pueden justificar con sus salarios.

Y, contra todo lo que yo diga en otras latitudes de la truculenta 4T, estoy totalmente de acuerdo con el “Señor de Palacio Nacional”, de que “le dejaron el país echo un cochinero” y que la corrupción fue tal, que no hay un solo rincón de las últimas administraciones (SALINAS, ZEDILLO, FOX, CALDERÓN y PEÑA NIETO) donde no se encuentre un acto de robo, fraude, rapiña, saqueo, con total impunidad.

Pero, si mal no recuerdo, las principales fuentes de corrupción en México han sido Petróleos Mexicanos (PEMEX) y Comisión Federal de Electricidad (CFE), sin que eso quiera decir que no se sobre pasaron en el desmantelamiento presupuestal de la Lotería Nacional, el IMSS, el ISSSTE, el Sistema Nacional de Salud; las telecomunicaciones, el INFONAVIT, sumado el abuso del poder para hacer negocios millonarios que en esta gestión de la 4T, también han sido recurrentes.

El Presidente ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR tiene la obligación impostergable de actuar en consecuencia contra los personajes corruptos del pasado inmediato y por salud propia de su proyecto de la “Cuarta Transformación”, también de los “delincuentes de cuello blanco” que están incrustados en su gabinete y gobierno de la “nueva mafia del poder”.

En resumen, estoy totalmente de acuerdo en que se persiga a los delincuentes de gobiernos anteriores; que se les someta al proceso judicial y aplicación de la justicia, porque muchos son responsables de la situación de crisis que se vive en México, mientras presumen sus riquezas y total impunidad. Qué la máxima de “combate a la corrupción” no sea una simulación, un juego perverso, mediático y proselitismo político electoral, porque, desde ahí, ya es un fraude…

Se acabó el mecate… Y ES TODO…

Para comentarios, quejas y mentadas: [email protected]

Celular: 961 18 8 99 45.