Leonel Durante López / Columna

CARTELERA POLÍTICA / Leonel Durante López

* Las 100 universidades, un fracaso más de la 4T

* Educación Superior, en un callejón sin salida

* FRENAAA convoca para económico

Tras salir victorioso en las elecciones del 2018, en julio de ese año, como presidente virtual, Andrés Manuel López Obrador anunció la construir 100 nuevas universidades en el país con el fin de abrir espacios a jóvenes para que puedan seguir estudiando; pero no solo fue eso, dijo que hay 300,000 jóvenes de escasos recursos a quienes se les apoyará económicamente para que pueden seguir sus estudios.
El Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 menciona insistentemente a la educación pero lo cierto es que plantea pocos lineamientos de política de educación superior.
Para López en su política de “primeros los pobres”, enfatiza la equidad e inclusión de los grupos vulnerables, previsible que este sea apuntalado con el programa central de las 100 Universidades para el Bienestar Benito Juárez García 2018-2024, cuyo arranque estaba previsto para marzo 2019.
La promesa de AMLO con la creación de esas universidades, fue la de ofrecer cupo a 32,000 estudiantes, mismos que recibirán una beca de 2,400 pesos mensuales, cuya ubicación en municipios y entidades federativas, en carencia, absoluta o relativa, de servicios públicos de educación superior.
Pero López no pensaba realmente en beneficiar a los más desprotegidos, sino en su populismo, por lo que haber decidido instalar preferentemente las Instituciones de Educación Superior en los estados más pobres y en municipios con alto grado de marginación, o bien en localidades pequeñas, total o parcialmente desprovistas de una oferta, pública o privada, de servicios educativos de nivel superior.
También hay que precisar que las brechas territoriales en la oferta siguen sin superarse, de manera particular en Chiapas, Oaxaca o Guerrero, estados que la federación tiene una deuda pendiente que como cada proceso electoral es una oferta que jala muchos votos, pero que nunca llegan a cumplirse.
De ahí que hoy en día se sigue evidenciando el déficit al respecto, incluso colosales; pese a la multiplicación de instituciones y la flexibilización de las modalidades de enseñanza, principalmente virtuales.
Socialmente, son muy bajos los porcentajes de inclusión de los grupos designados como beneficiarios de los variados programas de redistribución de oportunidades en educación superior, aplicados a partir del siglo XXI.
Se habla que las 100 Universidades de López, han recibido casi 2 mil millones de pesos; con poco menos de menos de 16 mil alumnos, planteles sin validez oficial, no se sabe cómo seleccionan a los docentes y a los estudiantes ni se conocen los gastos en infraestructura de los planteles.
Además, no cuentan con validez oficial de la SEP, por lo que en el remoto de los casos, no podrán emitir títulos y cedulas a los alumnos “si logran terminar sus estudios”.
De tal suerte, con tantos huecos, fallas y opacidad, las 100 universidades del tabasqueño reprueban en transparencia pero, sobre todo, en la certeza académica para miles de jóvenes, lo que nos lleva a la conclusión que esta promesa de campaña, es un fracaso más de la 4T y de Morena.
López enemigo de la educación
Si la Cámara de Diputados aprueba en lo particular el dictamen del Proyecto de Presupuesto 2021 el déficit alcanzaría 18 mil 819.3 millones de pesos, es decir, impactará negativamente a las universidades del país, pues la reducción será del orden de los 38 mil 722. 3 millones de pesos menos.
Hace 10 días, los rectores de las principales universidades del país manifestaron su preocupación por la reducción del presupuesto para la educación superior; como resultado, ha dejado de crecer la matrícula en varios subsistemas y se incrementan las posibilidades de que más universidades entren en crisis.
También se dijeron consternados por el deterioro paulatino del presupuesto destinado a educación superior, lo que ha ocasionado que todas las instituciones de educación superior dejen de recibir recursos importantes para el cumplimiento de sus funciones sustantivas.
A través de un comunicado y luego en una conferencia de prensa, el Consejo Nacional de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), los rectores reclamaron que de 2015 a 2020 el presupuesto se mantiene por debajo del aumento de la inflación y sin considerar el crecimiento de la matrícula ni las contrataciones de profesores y trabajadores.
Entre 2015 y 2020, el incremento anual al presupuesto para las universidades fue inferior a la inflación y el programa de subsidios federales para organismos descentralizados estatales ha tenido una reducción acumulada de 15 mil 030.9 millones de pesos. Si la Cámara de Diputados aprueba en lo particular el dictamen del Proyecto de Presupuesto 2021 el déficit alcanzaría 18 mil 819.3 millones de pesos.
Adicionalmente, advirtieron, “los fondos extraordinarios han sufrido una reducción tan grande que prácticamente se han extinguido”, puesto que pasaron de un monto asignado en 2015 de 11 mil 53 millones de pesos a 132 millones de pesos programados para 2021, es decir, una reducción de 99%.
Los rectores pidieron “medidas urgentes” para las 11 universidades públicas estatales en crisis financiera y en riesgo de no cubrir quincenas y aguinaldos, entre ellas las de Benito Juárez de Oaxaca, la UNACH de Chiapas, la Autónoma de Coahuila, Nayarit, de Sinaloa, Zacatecas, del Estado de México, de Morelos, la Juárez de Tabasco, Juárez de Durango y la michoacana de San Nicolás de Hidalgo.
El responsable de esta crisis tiene nombre y apellido, Andrés Manuel López Obrador, quien de manera perversa redujo el presupuesto a las universidades pues es saber que un pueblo ignorante es más fácil de manipular y eso es lo que quiere.
Entonces con un pueblo analfabeta ya no tendría que generar empleos calificados, a todos le daría cabida en la Guardia Nacional, Ejercito Mexicano, Marina y todas las corporaciones policiacas que existen en el país.
Lo cierto es que la educación en México es mala, pero eso no es sorpresa, pues el sistema educativo de nuestro país es de pésima calidad. El problema no es exclusivo del sistema público, las escuelas privadas tampoco la libran, aunque quieren aparentar que lo hacen.
México ocupa en este último rubro el lugar 102 de 137 países. Etiopía está dos posiciones arriba de nosotros y Kuwait una abajo. Los mejor evaluados en calidad educativa tampoco sorprenden: China, Suiza, Singapur y Finlandia.
Si la evaluación es sobre la calidad en la educación en ciencias y matemática, bajamos aún más, a la posición 117. Si lo que queremos evaluar es el sistema educativo en sí mismo, México se ubica en el lugar 108.
La respuesta es sencilla: para vivir mejor: La Educación nos enseña una profesión, un oficio para ganarnos el sustento; también nos instruye en el respecto a todo lo que nos rodea, el medio ambiente, la familia y la sociedad en general.
Cuanto más educadas las personas, mejores son las comunidades a la que perteneces y su calidad de vida es mejor.
En 1994 el subcomandante Marcos, líder de la guerrilla zapatista dijo: el gobierno nos prefiere ignorantes, analfabetas que seamos más pendejos para poder manipularnos, lo mismo añora López Obrador, quien para muchos este no es solo un peligro para México, también para la educación.
Millones piden que renuncie López
Ni como periodista ni como mexicano mi memoria no registra algún pasaje como el vivido el pasado sábado 21 del presente mes, en que tantos mexicanos exigieran al unisono la renuncia del presidente.
Hace todavía 25 los mexicanos podíamos vivir con cierta calma, dormir tranquilos, vivíamos sin tanto exalto, ya había crisis pero esta se podía paliar, pero a raíz de la llegada de López Obrador al poder, todo camino, no para bien, vino el coronavirus y todo se complicó.
Sus errores, sus mentiras, su frustración, su incapacidad para gobernar, su ignorancia ha hecho que la gente se le venga encima; los supuestos 30 millones que votaron por él, escasamente le quedan solo dos millones.
Muchos de esos millones que ha defraudado López, seguramente marcharon el sábado para –ahora-, pedir su renuncia. ¡¡ Vete ya, fuera López, renuncia!!
A ningún presidente antes de cumplir dos años de gobierno le habían hecho tanto desprecio, a los mexicanos nos llenó el “buche de piedritas”, nos ha colmado la paciencia, es tal el hartazgo por tanta corrupción e impunidad en su gobierno, que todos claman fuer inútil.
Nunca un presidente en su segundo año de Gobierno le había hecho esta clase de manifestaciones de desagrado.
En verdad que si López está haciendo historia, por ser quién engañó a su pueblo, que dividió a su sociedad y que no tuvo un ápice de vergüenza y dignidad, de lo contrario ya hubiera dimitido al cargo que le quedó grande.
Del Montón
Ni el dubitativo López Obrador sabe a ciencia cierta qué rumbo va tomar la pandemia, solo sabe que le cayó como “anillo al dedo”, un día dice que la curva ya fue aplanada, otro que vamos bien, pero lo que es seguro que los contagios aumentan al millón 41 mil 875 casos acumulados de coronavirus hasta este domingo y con todo y ello nos sale con otra jalada: “no fue tan grave”. El hecho que nos hayan encasillado en el nivel más bajo del mal a color verde, no significa que ya la libramos. No cuando aseguran que el virus permanecerá más allá del 2021, por lo tanto no hay que echar las campanas al vuelo, hay que guardar la sana distancia, utilizar cubrebocas, gel, sanitizante y todo lo que nos recomiendan las autoridades de Salud. Solo hay que recordar un dicho popular, “entre más burros más olotes”. * * * Eso es todo por hoy, hasta mañana con más de lo mismo y recuerde #NIUNSOLOVOTOPARAMORENA.
[email protected]