Hugo Álvarez / Columna

Hugo Álvarez 

La Secretaría de Educación de Chiapas, involucrada en (posible) millonario desfalco, según la Auditoría Superior de la Federación.

Similar a los gobiernos más corruptos del PRI que durante décadas gobernaron el estado y que utilizaron la secretaría de Educación para desviar miles de millones de pesos, la Auditoría Superior de la Federación reveló que tan solo en el año 2019, existió un -probable- millonario desfalco en la entidad.

“De acuerdo con la Auditoría Superior de la Federación, ese año el gobierno federal les asignó 590 mil 149.5 millones de pesos a los siete gobiernos morenistas (CDMX, BC, Chiapas, Veracruz, Morelos, Tabasco y Puebla), de los cuales fueron auditivos 517 mil 221.9 millones.

De ese monto, los siete mandatarios no pudieron explicar a dónde fueron a parar 21 mil 317.2 millones, ya sea por desvíos o falta de documentación comprobatoria, lo que equivale a 4.1%”.

Chiapas suma la escandalosa suma de un posible desfalco por mil setenta y seis millones de pesos, la mayoría destinados a pagos a maestros.

Si, leyó usted correctamente ¡mil setenta y seis millones de pesos!

El desglose del -casi seguro- millonario desfalco y desvío de recursos públicos da cuenta de lo siguiente:

“De acuerdo con el tercer informe de resultados de la fiscalización a la Cuenta Pública 2019, el estado gobernado por MORENA hizo un probable mal uso de recursos federales provenientes de siete fondos diferentes.

Se trata de recursos provenientes del Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública de los estados y del Distrito Federal, del Fondo para Entidades Federativas y Municipios Productores de Hidrocarburos, del Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y Gasto Operativo, del Fondo de Infraestructura Social para las Entidades, del Fondo Regional así como de los programas de Apoyos a Centros y Organizaciones de Educación, Escuelas de Tiempo Completo.

El pliego de observaciones dirigido al gobierno del estado de Chiapas con el mayor monto de posible desfalco es uno por 524.3 millones de pesos, provenientes del Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y Gasto Operativo, cuyo uso no pudo ser demostrado con documentación comprobatoria y justificativa.

Además de ese pliego, también tiene otro con observaciones por 277 millones 592 mil 120 pesos, recursos del programa de Apoyos a Centros y Organizaciones de Educación, los cuales son considerados ya como un daño patrimonial, por haber sido mal utilizados.

La ASF explicó que el posible daño al erario se ocasionó por pagar con recursos de ese programa montos superiores a los establecidos en el tabulador autorizado, por 4 millones 440 mil 841.01 pesos; por pagos de plazas no autorizados en el tabulador, por 76 millones 904 mil 852.02 pesos y por el pago de conceptos no identificados ni autorizados al personal por 196 millones 246 mil 427.86 pesos.

Otros 77 millones 152 mil pesos, provenientes del programa de Escuelas de Tiempo Completo, fueron considerados daño patrimonial porque el gobierno no pudo acreditar que esos recursos fueron otorgados a los directores de los centros de trabajo autorizados y otros 42 millones de pesos más se usaron indebidamente en el pago de 11 mil 425 trabajadores por concepto de apoyos económicos, que excedieron el monto establecido en la normativa”.

Si observa amable lector, el monto mayor es de 524.3 millones de pesos, provenientes del Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y Gasto Operativo, lo cual significa que podría existir una pirámide de aviadores igual a la que utilizaban Manuel Velasco y Juan Sabines Guerrero. En esa misma partida entra el concepto de viáticos, alimentación, mantenimiento de vehículos, etc.

Rosa Aidé Domínguez Ochoa, Secretaria de Educación en Chiapas, ha decidido guardar silencio porque anda apresurada buscando quien le ayude a justificar el posible millonario desfalco al erario.

Menos mal que prometieron acabar con el saqueo y la corrupción.