Diego Victorio / Columna

Desde mi Trinchera / Diego Victorio

*** El Caballo de Troya

Aquiles Espinosa García, se asume un Cid Campeador del gabinete estatal, no es ni un esbozo de ello.

En 2018 sus buenos oficios y su no menor incidía e intriga hizo tambalear el nombramiento de Ismael Brito Mazariegos a la Secretaría General de Gobierno, que, se mantuvo en un impasse, hasta que se dio, horas antes del ocho de diciembre.

Aquiles no es un estadista como lo venden los miembros de su burbuja, tiene más parecido a un burdo resultadista de la política, que no preve los efectos colaterales de sus proyecciones.

Fue el autor confeso de los golpes bajos a Brito Mazariegos, hasta que lo fragmentó y le restó importancia en la toma de decisiones del primer círculo gobernante.

Esas cuotas de poder y el vacío que dejó Brito fue llenado por el Secretario de Transporte.

Logró su cometido, vaya. Pero dejó evidencias. El estilo no es lo suyo.

No es un hombre de Estado, insisto, si es cierto, es un técnico per se, pero con ADN tóxico que lo hace perder la cordura.

Esa facilidad con la que arrastra el lápiz y capacidad para construir escenarios políticos basados en sustentos científicos convence a cualquiera.

Aquiles Espinosa, podría ser factor de desunión y el responsable de avivar el encono entre las tribus morenistas.

Espinosa García es el autor intelectual de que el impresentable edil de Tuxtla Gutiérrez Carlos Morales Vázquez, haya logrado acercamientos con la clase gobernante aldeana y con un ala de Morena.

La soberbia y vehemencia de Carlos había roto todo vínculo de comunicación con la gente de pantalón largo de palacio estatal y con las directrices del partido vino tinto.

Morales no tenía interlocución con Morena ni con quien manda en Chiapas. Sus posibilidades de negociar su futuro político era nulo.

Sin embargo, recompuso, no sé a que costo, su relación con quién se asume el segundo gran elector de la comarca: Aquiles Espinosa.

Ese pacto pernicioso podría ser la puntilla para que la tensa calma entre tribus mute a una severa y trágica ruptura.

La crisis política que se prevé suceda intramuros del vino tinto se originaría porque el prócer de la alquimia (Aquiles) nunca vio en su radar que horadaría la precandidatura del fundador Marcelo Toledo Cruz.

Y es que, subir al escenario al destartalado Morales Vázquez a una presunta reelección, recibe la connotación de confrontar a los del ala radical que aseguraban que Marcelo Toledo sería candidato único.

La arriesgada decisión de “calentar” a Morales Vázquez a que busque su reelección no es un tema propio de un agrandado de la política como Espinosa, pues, tácitamente se podría leer como una falta de cortesía hacia los ultras.

Dándole el beneficio de la duda de que la incipiente candidatura de Morales Vázquez no se hizo con dolo, porque de ser así se pueden hasta romper acuerdos relativos de nombres y espacios en alcaldías y Distritos locales.

La ausencia de sentido común en el abrupto interés personal de Carlos Morales abriría la puerta a un nuevo combate interno en Morena.

Caldear nuevamente los ánimos- a menos de cien días de la madre de todas las batallas- solo beneficia a la oposición.

¿O caso Aquiles Espinosa es el Caballo de Troya de la oposición? Al Tiempo.

Comentarios Atrincherados

***Recuerde que Aquiles Espinosa es el padrino confeso del candidato de “Va por Chiapas” a la alcaldía huacalera César Amín González Orantes.

E íntimo amigo de Mario Carlos Culebro, adversario en la próxima contienda de su sombra Ismael Brito Mazariegos.

***En Acapetahua, llueven las denuncias contra un presunto defraudador de nombre César Martínez. El tema no recobrara tanto interés en la voz popular si Martinez no hiciera activismo político.

Y menos sino lo hiciera en un partido aliado de Andrés Manuel, donde se engrandece la honestidad y se castiga a los corruptos.

Resulta que César Martínez, quiere ser candidato del PT a la alcaldía de Acapetahua, pero por cómo pinta su futuro solo se va a quedar en el intento.

Y es que, el exempleado de la Reforma Agraria, timó presuntamente a cientos de humildes campesinos y agrupaciones sociales, a quienes, según los denunciantes, les solicitó grandes cantidades de dinero para regularizar predios, nunca lo hizo.

Hay nombres y apellidos de los afectados quienes llegarán hasta las últimas consecuencias. Un cúmulo de carpetas de investigación serán abiertas contra el que pretendía ser un apóstol del obradorismo.

***A Adier Nolasco, edil con licencia de Villacorzo, no le salió la ecuación que había diagramado.

Pretendía, a través de un albazo, que el primer regidor, Roney Ventura, fuera su sucesor. Movimiento que levantó el sospechosísmo en la Frailesca, porque se lee como si Adier escondiera malos manejos en la comuna.

El caso es que ante ese paso en falso el Cabildo le recetó un revés a su estrategia.

De diez votos solo dos apoyaron la misiva del edil con licencia, por lo que es la exsindico Norma Ruiz García, la nueva alcaldesa sustituta.

Este Affaire puede costarle caro a Adier quien, apeló a la reelección pero, en paralelo, también inscribió a su secretario particular al proceso interno de Morena.

¿Tanto es el miedo de que sea descubierto de presuntos malos manejos?