Diego Victorio / Columna

Desde mi Trinchera / Diego Victorio

*** El búnker estratégico

Ahí se sirvieron delicatesen platillos, buenos tragos y, en su momento, fue lugar para la tertulia politiqué.

El Chipilín, ya no es más ese excéntrico restaurante tuxtleco, empero, sigue estando en el lenguaje político, ahora desde otro plano.

Mutó a un importante e influyente búnker electoral, desde donde se confeccionó, deslizó y planchó acuerdos, construcción de planillas y, pactos de gran calado que armó el rompecabezas electoral de Chiapas.

Es una especie de sede alterna de un personaje aldeano que toma un alto porcentaje de las decisiones política-electorales de la aldea.

El tipo se camufla en Copoya, pero es en el war room de El Chipilín, desde donde arrastra el lápiz, ya por la madrugada, cuando la convulsionada Tuxtla baja sus revoluciones.

Es, pues, ese centro de mando donde, el a la sazón, candidato a diputado federal hilvanó y acomodó sus piezas para enfrentar la madre de todas las batallas.

Sin embargo, como en política todo requiere de ese toque de cadencia y discreción, quien es la cara visible de ese poderoso despacho no es el candidato a legislador federal sino quien se presenta como su asesor:

Un autoproclamado intelectual de la rama electoral que se vende como el docto de la planeación estratégica y construcción de estructuras territoriales.

Un apéndice de aquella novedosa escuela noventera dibujados como especialistas de la alquimia: el grupo Tamaulipas.

Un sujeto bonachón e identificado a simple vista por su inclinación a la ropa vaquera, pañuelo planchado en la bolsa trasera de los jeans.

Y, ubicado en la burbuja gobernante por su mote de “El Tractor”.

Sus cercanos, los que se cuadran con él aplican el anglicismo de Mr. Tractor, para referirse a quien hoy se planta en la segunda silla de mayor importancia en el otrora centro exclusivo de diversión “El Chipilín”.

Un dato que me comparte una fuente y que le da valor agregado a esta improvisada oficina es que allí se dio seguimiento a aquel acuerdo contraído con Pio Lorenzo López Obrador en el hotel Marriot, donde una veintena de cuadros ganadores serían siglados por Morena en la elección intermedia de 2021.

Por orden de importancia, esa era la tarea de mayor plusvalía que debía desahogarse en ese cuarto de guerra.

Sí, que aquellos alcaldes y alcaldesas que habían obtenido triunfos contundentes en 2018, pero impulsados por PRI, Verde, Chiapas Unido y Mover a Chiapas, aseguraran el carril oficial, guinda.

Obviamente, bolsa electoral que hará suya el candidato a diputado federal y exsecretario de Gobierno, para tener canicas con que negociar en el ya no lejano 2024.

El relato de mi informante versa sobre una logística previamente definida, donde en El Chipilín se haría el trabajo rudo y en la sede de Penipak -otro búnker oficial- lo burocrático.

Se interpreta entonces la información de mi fuente como que al delegado Nacional de Morena Carlos Molina, le enviaban cocido el arroz, él solo lo servía.

No obstante, lo alejado de los reflectores que se ubica el cuarto de ideas, desde el sábado 10 de abril por la mañana, se notó una movilización fuera de lo normal en El Chipilín.

Mañana, martes 13 de abril, el Instituto de Elecciones informará sobre presuntas inconsistencias en planillas del cuadrante de alcaldías y, seguramente, en El Chipilín, preparan las sustituciones.

E, incluso, se dice que más de algún candidato podría caer en tribunales, por eso “Tractor” y su jefe -el candidato a legislador federal- diseñan los planes de emergencia.

El Chipilín dejó de ofrecer esos manjares afrodisíacos, pero no deja de estar en los imaginarios colectivos. Al Tiempo.

Comentarios Atrincherados

*** Juan Pablo Montes De Oca, de acuerdo a Massive Caller, aventaja por un margen de más de veinte puntos a un cabizbajo Julián Nazar que, no logró su butaca “pluri” y pasará el rasero de la Sala Regional y hasta de la Superior del Tribunal Federal Electoral, por una denuncia en su contra de violencia política en razón de género.

Pese a ello, Juan Pablo, no ha bajado ese paso veloz que le imprime a su campaña.

*** Dos candidatos a diputados federales que han trazado una ruta de triunfo son Emilio Salazar Farías y Roberto Aquiles Aguilar.

Ambos van siglados por “Va Por Chiapas”, es decir, van a ganarle a Morena.

***Donde hay una carrera parejera es en el Distrito VI. Carlos Molano, está muy cerca de Jorge Llaven. Abarca, va arriba trece puntos porcentuales, apelando a los indicadores de Massive Caller.

Y, esa diferencia puede acortarse aún más después del cuatro de mayo, fecha cuando inicien las campañas locales.

El factor “Willy” Ochoa, que va a ser un candidato con arrastre y popular, sería la esperanza de Molano.

A mi juicio, no creo que Carlos aguante el paso de Llaven que, en la medición de la segunda quincena de abril debe aumentar su ventaja porcentual en la demoscopia, para que esa distancia tomada sea una especie de tanque de oxígeno y la mantenga hasta el seis de junio.

Sin embargo, hasta el momento, en el plano mediático Molano ha tenido más presencia que Llaven.

***En Tonalá, Nayade Escobar de Chiapas Unido y Aarón Cisneros de Redes Sociales Progresistas, ambos candidatos a alcaldes, ven un escenario propicio para consolidar sus proyectos.

Resulta que Morena decidió otorgarle la candidatura a un desarraigado Natividad De Los Santos.

“Naty” es un bullanguero tecladista que, se enroló en la función pública como Servidor de la Nación, pero que entró en conflicto con el votante.

Es cierto, en los trabajos demoscópicos se ubica con altos números de conocimiento por su labor filarmónica, al ser propietario de un grupo musical.

Sin embargo, en negativos e intención de votos se cae estrepitosamente, amén del desaguisado con los beneficiarios de programas sociales.

Aarón y Nayade, aprovecharán el caldo de cultivo.

***Jorge Martínez, hace su chamba en el Partido Verde, no se desconcentra de sus objetivos y podría dar una sorpresa épica.

***Henos aquí nuevamente, tras un quizá no merecido, pero sí muy necesario descanso. Gracias por tu paciencia agudo, inteligente y conocedor lector. Que haría sin ustedes. HASTA PRONTO.