Héctor Narváez / Columna

Columna Sur / Héctor Narváez 

*** Las instituciones: secuestradas 

México lleva décadas sin poder avanzar en los diferentes asuntos y temas y es por la forma en que se mueven “los hilos” desde la cúpula nacional.  

Y sin importar el color -- ya sea los “de la mafia del poder” o de “la 4T” --, solo buscan saciar sus intereses.  

Así, observamos que las instituciones del país se encuentran secuestradas por estos grupos políticos y de poder.  

LA PUGNA

Lo que nunca había pasado, sucedió ayer en la Ciudad de México: magistrados del Tribunal Federal Electoral destituyeron a su presidente, José Luis Vargas Valdés.  

A la usanza de la vieja política, aplicaron “madruguete” al meter de última hora en el orden del día la revisión de la gestión del responsable, en lo que no estuvo de acuerdo y por eso ordenó un receso.  

El asunto no quedó ahí, pues la magistrada decana, Janine Otálora, se autonombró presidenta provisional o por ministerio de ley. Con esa facultad reanudó la sesión, en la cual decidieron la destitución de Vargas y así designar en su lugar a Reyes Rodríguez Mondragón.  

Es decir: convirtieron el Tribunal Federal Electoral en un ring político cuando se supone que son los hombres y mujeres que imparten justicia.  

Porque, por un lado, acusan a José Luis Vargas de enriquecimiento ilícito, sobre todo porque no se explica el hallazgo de más de 30 millones de pesos que posee en sus cuentas bancarias.  

Mientras, a Reyes Rodríguez lo están señalando de ser cercano al ex Presidente Felipe Calderón y a su esposa, la ex aspirante independiente en el 2018, Margarita Zavala, pues trabajó como coordinador de asesores en el segundo sexenio panista.  

Es más que claro que se trata de una pugna, entre Morena y una parte de los que conforman la alianza opositora de “Va por México”, para fraguar los futuros movimientos políticos del 2024.  

 

A CAMBIO DE “FAVORES”

Los magistrados han perdido la vergüenza con estos espectáculos que dan públicamente. Y, por el contrario, deberían de dar el ejemplo con los cambios de sus responsables de manera consensada y sin confrontaciones.  

Pero, si esto sucede a nivel nacional, también se da lastimosamente en los tribunales estatales.  

Como sucede en Chiapas, en donde los magistrados están dejando mucho a desear con la resolución de los fallos de las elecciones en las alcaldías.  

Yo, como miles de ciudadanos, soy creyente de las instituciones del país. Pero, ya estoy dudando de las personas que se encuentran al frente de esas instituciones.  

Un caso es la resolución del municipio de Jiquipilas que, a pesar de las pruebas del mal manejo del Consejo Municipal Electoral para realizar el cómputo, y lo cual no da certidumbre de los resultados, confirmaron el triunfo hacia un partido que está muy cuestionado en el estado.  

Es decir: en lugar de abrirle un proceso legal a los responsables del manipuleo de las actas de escrutinio y hasta de la paquetería electoral, validaron la ilegalidad. Y eso, a cualquiera levanta sospechas.  

Como también se da con el Instituto de Elecciones en Chiapas, que ha demostrado desde el día de las votaciones que no hizo bien las cosas al no entregar ni siquiera los resultados preliminares por la noche, hasta el miércoles que arrancaron los cómputos municipales y distritales, que terminaron por cerrarse lo más pronto posible para entregar las constancias de mayoría a los virtuales ganadores, sobre todo a los del Verde Ecologista.  

Por eso es que los inconformes de la elección se han trasladado a la Sala Xalapa del Tribunal Federal Electoral, para que se les garantice sus derechos políticos, que han sido violentados en el estado por este grupo político que tanto saqueó en el pasado y el cual cree que puede seguir gobernando como lo hacía anteriormente.  

Porque es evidente que tanto el IEPC como el TECCH benefician a un solo partido a cambio de “favores políticos”. Esos, los conoceremos conforme se vaya acercando el 2024.  

Pero, es una realidad: México tiene a sus instituciones secuestradas. Por personas que aparentan ser honorables, pero en la realidad son “títeres” de los políticos --de todos los partidos--, quienes obedecen puntualmente a los intereses de la cúpula y le dan la espalda al pueblo.  

MORALEJA: CARAS VEMOS... ¡PERO MAÑAS NO SABEMOS!

AL MARGEN: ¿LO HABRÁN INTIMIDADO? 

Ayer, el Presidente de la Unión de Gaseros del Valle de México, José Adrián Rodríguez, salió a declarar a los medios de comunicación que en esta ocasión salen perdiendo, al levantar el paro que anunciaron a nivel nacional.  

Se escuchaba a un dirigente no tan aguerrido como un día antes que daba a conocer la protesta. ¿Lo habrán intimidado?  

POR ÚLTIMO: ¿SACARÁ RAJA?

El Presidente AMLO bien podría aprovechar los problemas entre los magistrados del Tribunal Federal Electoral para meter al debate la evaluación de su desempeño de todos. Y no solo los federales, también los estatales, que están igual o peor.  

Creo que ya es hora de que se analicen los perfiles y se promueva un cambio de fondo de quienes ocupan cargos tan importantes. ¿Sacará raja? Pero, esta vez... ¡Le asistiría en mucho la razón!  

Mi Cel: 9642823259   

En Facebook: elperiodistamx y hectornarvaezmx