Francisco Gómez Maza / Columna

Análisis a Fondo / Francisco Gómez Maza

***  Qué hacemos con los migrantes

*Violan derechos de defensores y periodistas

*El impuesto a los pobres ascendió ya al 6%

Mientras el agua se ceba sobre la vida de los habitantes de Tula, en el estado mexicano de Hidalgo, en el centro del país, y la tierra tiembla estrepitosamente, causando pánico, en el estado de Guerrero y la Ciudad de México, los derechos humanos de los defensores y periodistas, que acompañan a los migrantes, en el estado sudoriental de Chiapas están en entredicho, en grave peligro, por amenazas de instancias oficiales, como el Instituto Nacional de Migración.

La Oficina del Alto Comisionado de las ONU para los Derechos Humanos y la propia CNDH, oficialista, han convocado al mismísimo gobierno del presidente López Obrador a garantizar la labor de quienes documentan la situación en Chiapas: El Instituto Nacional de Migración, instrumento migratorio de la Secretaría de Gobernación, el brazo político del poder ejecutivo, y funcionarios gubernamentales han lanzado amenazas y han hostigado a personas defensoras de derechos humanos y periodistas.

Ambas instancias defensoras de derechos humanos han convocado al presidente de la república a garantizar condiciones adecuadas y seguras para que las personas defensoras de derechos humanos y periodistas puedan realizar su labor de monitoreo, documentación y comunicación en el contexto del flujo migratorio en Chiapas.

La labor que realizan las personas defensoras de derechos humanos y organizaciones de la sociedad civil, buscan garantizar los derechos de las personas migrantes, solicitantes de asilo y refugiadas, a su paso por México.

Entre estas labores destacan el acompañamiento y la atención directa a los migrantes y refugiados, así como el monitoreo y documentación del flujo migratorio en Chiapas y de las violaciones de derechos humanos; han asumido parte de la respuesta humanitaria a la situación que desde hace tiempo se vive en la zona, realizando esta labor de manera imparcial e independiente.

Destaca también el trabajo de los periodistas, fundamental para dar a conocer a la sociedad la situación en Chiapas, la realidad que enfrentan los migrantes, solicitantes de asilo y refugiados y el proceder de las autoridades.

La labor de los periodistas ha sido fundamental para identificar posibles casos de violaciones de derechos humanos, cometidos por autoridades en las tareas de control migratorio que, incluso, afectarían a distintos grupos en situación de mayor vulnerabilidad, como mujeres embarazadas y niños y niñas, entre otros. Miembros de la Guardia Nacional y agentes de migración han cometido actos de represión, graves, en contra de los migrantes, hechos que denigran al gobierno, cuyo titular, el presidente López Obrador, declara, siempre declara, que respeta los derechos humanos, cosa que no se ha visto en el trato a las caravanas de migrantes centroamericanos. El maltrato a un migrante haitiano por un agente de migración recientemente fue indignante. Las autoridades tuvieron que cesar al agresor.

La CNDH y la ONU-DH reiteraron la importancia de que las personas defensoras de los derechos humanos puedan actuar libremente y sin interferencias, intimidaciones, abusos, amenazas, violencia, represalias o restricciones indebidas.

Ambas instancias exigieron garantizar que las políticas de control migratorio sean aplicadas con pleno respeto a los derechos humanos de los migrantes y solicitantes de asilo, con independencia de su situación migratoria, con especial atención a grupos vulnerables como niños, niñas, mujeres, indígenas, personas de la tercera edad o con algún tipo de discapacidad, así como a víctimas del delito; todo ello en línea con los estándares internacionales sobre el uso de la fuerza.

A DESFONDO: Como escribía mi Tocayo Pancho Cárdenas, en aquel Excélsior de los grandes ayeres, en otros frentes, el INEGI informó que, en agosto de 2021, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) registró un crecimiento de 0.19 por ciento respecto al mes inmediato anterior. Con este resultado, la inflación general anual se estableció en 5.59 por ciento, porcentaje que habíamos estimado, pero para todo el año. Excuso decirles que los precios de las Actividades Primarias subieron 1.45% y los de las Secundarias, 0.26%, en tanto que los de las Actividades Terciarias disminuyeron 0.22% a tasa mensual.