La sociedad deberá decir la última palabra en este tema tan complejo: Noé Maza

Cosme Vázquez / ASICH

Los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación actúan con mucha ligereza, sin contemplar la opinión social, que es fundamental para abordar el tema tan complejo de despenalización del aborto, sostuvo Noé Maza Albores, vicepresidente de la Federación de Colegios, Barras y Asociaciones de Abogados de Chiapas.
Así lo hicieron con validar para que personas del mismo sexo puedan adoptar menores de edad. Aunque en un reciente caso un juez en Kentucky de los Estados Unidos no aceptó la adopción de un menor de edad por parte de dos personas del mismo sexo.
La resolución de la SCJN antes debió consensuarse. No es posible que 11 ministros vengan a decidir por la no vida de una persona, el bebé. La sociedad debe estar más inmersa en el tema, porque aunque hay grupos de feministas que se han inclinado por el aborto, nunca será legal.
Sin embargo, reconoce que con la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación ningún amparo contra el aborto que interponga algún esposo o novio inconforme surtirá efecto, aunque el aborto es una figura jurídica contemplada en los códigos penales, donde se establece que se pueden proceder al aborto necesario, aborto legal y aborto terapéutico.
Inclusive, aun cuando los estados se pronunciaran en sentido adverso tendrían que sujetarse a la resolución de la Corte. En Chiapas, por ejemplo, puede aplicarse la norma sancionando el aborto, pero si el caso se va a los tribunales federales se tendrán que acatar la disposición de la SCJN.
Nuestra legislación claramente precisa que la vida empieza desde el momento de la concepción, por lo cual no se podía actuar con ligereza en el tema complejo. Esto se debió consensuar.
Múltiples mesas redondas de análisis donde han participado abogados, sociólogos, sacerdotes, médicos y feministas, llegaron a la conclusión que el aborto no es procedente, sería más procedente orientar a las personas y se les otorgaran todos los medios de asistencia legal, jurídicas y de todos los órdenes para evitar el embarazo; y que la vida debe respetarse, aseveró.
El aborto seguirá siendo privar de la vida a un ser que ya adquirió ese derecho natural. La sociedad hoy tiene la gran responsabilidad de enfrentar este tema, porque no podemos actuar con tanta alevosía ente un ser indefenso como es un feto.
Es lamentable que la Suprema Corte de Justicia de la Nación con temas muy delicados se pronuncien en forma arrebatada para decidir. No se puede estar modificando leyes que van contrarias a la moral, como en este caso.
Lo que ha determinado la Corte puede ser una ley que se puede aplicar, pero independientemente de ello, es la sociedad la que deberá decir la última palabra al respecto, puntualizó el también defensor de los derechos humanos. ASICH