Reforma de ley para la sanación de barrios, pueblos y comunidades

*De aprobarse la reforma de ley para la sanación de barrios, pueblos y comunidades, sostiene Diego Toj

Cosme Vázquez / ASICH

Un golpe bajo para los pueblos indígenas con saberes ancestrales y dominio de la medicina tradicional, significaría la reforma de ley para la sanación de barrios, pueblos y comunidades, sostuvo Diego Toj, promotor cultural de este grupo étnico en la zona Soconusco.
Entrevistado tras asistir este martes al Foro de Resistencia y Defensa de los Saberes Ancestrales “La voz de los pueblos y sus sanadores”, realizado en San Cristóbal de Las Casas, sostuvo que las comunidades indígenas de las zonas Altos, Soconusco y Centro no están de acuerdo con esa iniciativa, la cual consideran solamente servirá para empobrecer más a las comunidades, además de apropiarse de sus conocimientos.
En tanto, pretenden certificar los conocimientos, con base en los saberes ancestrales sin que las instituciones de Salud hayan hecho el llamado a los curanderos, hueseros, sanadores de luz, abuelos, iloses de manera personalizada, sino que lo hacen de manera abierta.
Atrás de la pretendida ley traen un gran apoyo económico de las transnacionales farmacéuticas para apropiarse de los medicamentos, a tal grado que les han informado que ya la COFEPRIS se reunió con senadores y diputados para que voten dicha iniciativa de ley.
Entre las propuestas que rechazan las comunidades indígenas es que se les quiera limitar a poder trabajar las medicinas tradicionales con solo 200 plantas, en tanto por otro lado han legalizado la marihuana.
Anotó que lo que se pretende con esa iniciativa de ley es apropiarse de los conocimientos de quienes dominan la herbolaria, médicos tradicionales, y poder tener la patente.
Sin embargo, esto también tiene que ver con la territorialidad, dónde están esas plantas, por qué van a estar ahí, quiénes son los dueños de la tierra, la situación que guardan esas tierras en la reforma agraria.
Destacó que la pandemia del Covid-19 ha servido hoy para fortalecer la práctica de la medicina tradicional, por encima de todo medicamento que han aplicado en Salud.
Por eso, hasta los científicos han querido apropiarse de los conocimientos ancestrales y saberes de la medicina tradicional. Algunos lo han hecho y han patentado, pero nosotros los pueblos originarios nos oponemos a que se patente y se lucre con los conocimientos que nos heredaron nuestros abuelos, y estos conocimientos que tiene cada persona que trabaja la medicina tradicional es por Don de Dios, aseveró.
Inclusive, enfático dijo que les quieren hasta imponer un modelo europeo de educación medicinal, lo cual no va acorde con los conocimientos y la ancestralidad de los pueblos indígenas del sur sureste de México.
Aseguró que en el foro se puso de manifiesto que cómo es posible que el presidente de la República vaya a permitir que se le legisle en la materia, cuando él recibió el bastón de mando de la mayoría de comunidades indígenas. De permitirlo, estaría violando la Constitución, además de pasar por alto los acuerdos internacionales como el 169 de la OIT.
De igual manera, se hizo un llamado al Tribunal Indígena Maya, con sede en Yucatán para defender este tipo de arbitrariedades, en tanto van a buscar unas cinco mil firmas de médicos tradicionales que no están de acuerdo en el sur sureste del país, puntualizó.
Se suma a este rechazo el colegio de etnólogos y antropólogos sociales AC y el Colectivo Nichim Ot» anil.
El foro realizado en San Cristóbal lo organizaron Nana Sandra Hernández, terapeuta tradicional; Juan Ranulfo Ruiz, reikista, natuterapeuta e investigador; Mariano Martínez investigador y catedrático de CEAS; Nana Lucí Pérez, mujer medicina y herbolaria ancestral; Tata Ilole Salvador Sántiz, curandero tradicional; Miguel Álvaro, terapeuta e investigador plantas sanadoras; Nana Heidy De León, mujer medicina etnia Mam’; Miguel Robledo, vinculación comunidades rurales indígenas y pueblos nativos de USA y el Tata Esteban Bravo Verdugo Gobernador indígena Mam’del Soconusco Chiapas. ASICH