Héctor Narváez / Columna

Columna Sur / Héctor Narváez 

*** A parir chayotes  

Los aspirantes a la dirigencia estatal de Morena en Chiapas no la tienen nada fácil. 

Es más, deben de demostrar si traen fuerza consigo para conseguir esa posición tan codiciada por el 2024. 

A parir chayotes. Y nada de “peladito y a la boca”, como sucedió en el 2018 en donde el que se va, corrió con mucha suerte. 

LOS CANDADOS

La información que tengo es de primera mano. Y pertenece a uno de los círculos del poder más importantes de la capital de Chiapas. 

Si los pretensos por el Comité Estatal de Morena esperaban que se definiera la presidencia del partido en este mes de diciembre, tendrán que aguantar un poco más. 

 Sobre todo, que desde la Ciudad de México mandaron la indicación de que antes deben de entregar resultados. 

De entrada, les dijeron que contribuyan a lo que es prioritario en este momento para Morena: la revocación de mandato. 

Así como también les dieron la consigna a los que ocupan un cargo de representación popular, los aspirantes a dirigente estatal tienen que aportar un buen número de firmas, para que se avale este plebiscito, que es la principal tarea a nivel nacional para “la 4T”. 

El siguiente filtro es precisamente el referéndum que se realizará el próximo año, en donde “los calientes” deben lucirse. 

Es aquí, donde podría aparecer nuevas figuras y muchos quedarían en el camino. Porque desde la capital del país pulsarán si realmente cuentan con el músculo que  tanto presumen. 

Los que logren pasar esta etapa, entonces a nivel nacional los contemplarán en la lista para que entren en una especie de encuesta y sondeo. 

Y si todo se da conforme a este plan, designarán a quien será el próximo dirigente estatal de Morena en Chiapas. 

En otras palabras: les pusieron “candados”. Y de esos que son muy difíciles de abrir. 

  EL QUE TENGA MÁS SALIVA 

Así como se maneja el escenario, quizá uno que otro aspirante a la dirigencia estatal de Morena lo pensará dos veces. 

Hasta el momento son tres los que la quieren: Carlos Molina, Horacio Díaz y Marcelo Toledo. 

El primero, quien la hizo de “emergente” en las elecciones de este año, ante las intentonas de imposiciones en las candidaturas de Morena. 

Sin embargo, el jovenazo no ha avanzado a más. Como sucedió recientemente en una reunión que convocó a Tapachula, para llamar a los militantes y a quienes se habían ido en este proceso electoral, para que se sumaran al trabajo de la revocación de mandato. 

Pero, le salió el reclamo de la plebe. Le dijeron que ya aguantaron desde el 2018 y que hasta la fecha no les han reconocido con algún cargo. Y otros, le preguntaron si se iba a disponer de un recurso para moverse, porque están cansados de poner de su bolsa. 

Así, Molina ha ido de más a menos, tras las votaciones de este año. Y está difícil que se recupere para la contienda interna. 

Horacio Díaz, quien parecía que pintaba para ser “el gallo” a la dirigencia estatal, no tardó también de recibir reproches en reuniones que ha sostenido en algunos municipios. 

Sobre todo en Palenque, en donde lo conocen que hizo malos manejos cuando estuvo al frente de los programas sociales. Entre otras cosas más, que en su momento lo daremos a conocer. 

Marcelo Toledo, sería el que se salva de los tres. Lo único que le cuestionan es su cercanía a Ciro Sales, el aún dirigente estatal de Morena, pero también ha sabido medir su distancia en varios asuntos y que no ha hecho distinción entre la militancia. 

De estos, me atrevería a decir que ni Molina ni Horacio tienen la estructura para ganar la presidencia del partido. 

En cambio, el actual Diputado Local ha sabido mantener, a contra-corriente, a su gente que está lista para dar la batalla, tanto en la recopilación de las firmas y sacar adelante la revocación de mandato en Chiapas como en el proceso interno. 

Sin embargo, mis fuentes de Tuxtla Gutiérrez me aseguran que aún podemos esperar que surjan otros personajes que saltarían a la escena y quienes le  entrarían a la pelea. 

En términos generales, podemos concluir que no hay nada para nadie para la dirigencia estatal de Morena en Chiapas. 

Aquí, “el que tenga más saliva y trague más pinole” es el que puede ganar. 

Pero, de que los van a poner “a parir chayote”, así será. Y es mejor que ya se dediquen a trabajar en serio, de aquí al año entrante. 

MORALEJA: EL QUE QUIERA AZUL CELESTE… ¡QUE LE CUESTE!

AL MARGEN: ¡CUIDADO! 

Ayer trascendió la información a nivel nacional que se presentó el primer contagiado de omicrom en México. 

Esto no solo echa a perder las fiestas de fin de año, también nos pone en alerta ante una nueva oleada de la pandemia. Cuidado. ¡No olvidemos que primero es la salud! 

POR ÚLTIMO: ¿OTRO PRESIDENCIABLE?

Reforma presentó ayer una encuesta sobre las preferencias de los posibles aspirantes a la Presidencia para el 2024 y en la cual da la sorpresa que aparece Luis Donaldo Colosio Rioja. 

El actual alcalde de Movimiento Ciudadano en Monterrey, hijo del candidato asesinado del PRI, se ubica en un buen tercer lugar. Tal y como lo comenté en esta columna hace meses, de que no había que perderle la pista. ¿Otro presidenciable? ¡Y que puede tener un mayor respaldo que los demás! 

¡NOS LEEMOS EL LUNES!

Mi Cel: 9642823259 

En Facebook: elperiodistamx y hectornarvaezmx