Sergio Melgar / Columna

Con la piedra en el zapato /   Sergio Melgar

*** A endeudar otra vez a Chiapas

Grave, lo aprobado ayer en el pleno del congreso del estado: por unanimidad, los 40 diputados locales autorizaron al gobernador Manuel Velasco Coello a contratar empréstitos, bajo la excusa de sufragar “las contingencias generadas por fenómenos naturales”.
Es decir: al igual que en el sexenio anterior con Juan Sabines Guerrero, quien dejó al borde de la quiebra las finanzas chiapanecas con préstamos y adeudos por más de 21 mil millones de pesos, ahora al gobernador Manuel Velasco Coello le autorizan volver a endeudar al estado no sé si por 20 o 30 años como lo hizo su antecesor, bajo el argumento de hacer frente a los daños del terremoto del pasado 7 de septiembre.
Sería una equivocación que en su último año del sexenio, Velasco Coello contrajera deuda con la banca de desarrollo o banca privada, en aras de apoyar a los damnificados del terremoto, que la verdad no me trago esta versión.
Y no la trago, porque ya el gobierno federal anunció una partida especial del Fonden, más de 37 mil millones de pesos, independientemente de que instituciones como Infonavit y SEDATU van a emprender programas emergentes para dotar de viviendas y apoyos para construcción a los cientos de miles de damnificados.
Si el gobierno del estado, a través del congreso del estado, desapareció la partida presupuestal de 80 millones de pesos para desastres naturales en la entidad, aunque la versión más estilizada es una homologación en el nombre para acceder a los fondos federales del Fonden, ¿qué podemos esperar de estos nuevos créditos multimillonarios que el ejecutivo estatal va a solicitar en los próximos días?
La fortaleza, de lo poco que podía presumir el gobierno de Velasco Coello, es que a cinco años de gobierno no había endeudado a la entidad por 30 años, como lo hizo su antecesor, y que había estado pagando puntualmente los intereses de esta mega deuda, casi cien millones de pesos mensuales, mil 100 millones de pesos anuales, no sólo para cumplir con Banobras, la Bolsa Mexicana de Valores y la banca privada, sino para conservar un prestigio crediticio y no seguir endeudando a los chiapanecos.
Pero ahora, que se toma como pretexto a los damnificados chiapanecos, en el año de Hidalgo van a volver a endeudar a Chiapas. Si los 21 mil millones de pesos no tuvieron un destino transparente en el sexenio pasado, ¿qué nos garantiza que ahora sí van a transparentar estos préstamos multimillonarios?
Si Velasco Coello quiere pasar a la historia chiapaneca como un exgobernador que endeudó más aún a la entidad, si no hay la suficiente transparencia ni claridad en el destino del presupuesto estatal y federal ejercido, si aún hay proveedores, constructores, maestros, trabajadores de salud, y demás vendedores de servicios a los que gobierno estatal les debe, ¿en qué cabeza cabe pedir más dinero prestado?
A no ser que sirva para comprar votos en el año electoral del 2018, con eso de que no va a haber dinero para partidos políticos.
Ya no más deuda, por favor gobernador.
Usted, ¿qué opina?

¿tu reaccion?

conversaciones de facebook