Ruperto Portela Alvarado / Columna

Í N D I C E . . . / Ruperto Portela Alvarado

+ Chiapas, en el rezago total… 
+ Basura reciclada como diputados… 
+ Comentarios al Margen…

EDUCACIÓN Y SALUD EN EL ABANDONO… 

En la sucesión de gobiernos del Estado de Chiapas, siempre se presumía desde la oficialidad que los actuales habían hecho más que los anteriores en favor de los chiapanecos. Todo era “histórico”, “sin precedentes”, “tanto más que en el anterior” y así sucesivamente se medían los logros de la administración en turno. 
Así se estilizó en gestiones de JUAN SABINES GUTIÉRREZ, el general ABASALÓN CASTELLANOS DOMÍNGUEZ, PATROCINIO GONZÁLEZ GARRIDO, ROBERTO ALBORES GUILLÉN, PABLO SALAZAR MENDIGUCHÍA y JUAN JOSÉ SABINES GUERRERO, y por supuesto los seis gobernadores interinos de 1977 al 2000. 
Pero en la realidad no hubieron avances, más bien atraso, rezago y retroceso como se demuestra hoy con un gobierno pasado de nefasto como el de MANUEL VELASCO COELLO que elevó, por mencionar un ejemplo, la pobreza en más de 30 puntos; de 45% a casi 78% que representa 3.5 millones de chiapanecos.
Las cuentas alegres del círculo institucional representan una burla, una afrenta a la inteligencia de los chiapanecos, pues lo que se ve no se juzga cuando la percepción social es el de un Chiapas en rezago total. Es cierto –o cuando menos eso se dice—que JUAN SABINES le heredó una deuda de 42 mil millones de pesos que le cuestan al erario público estatal, 2 mil millones de pesos anuales, solo del pago de servicio por intereses.

EL ENDEUDAMIENTO…
Desde ahí empezamos mal con las “malditas herencias”, pues hay la documentación de que PABLO SALAZAR no pasó del endeudamiento al Estado de los 881.7 millones de pesos cuando lo encontró en 998.6 millones de pesos (11% menos) que le había dejado ROBERTO ALBORES GUILLÉN. 
Los datos del “Grupo Consultivo Fomento Económico de Chiapas” aseguran que JUAN SABINES GUERRERO dejó una deuda (fuente: SHyCP) de: 16 mil 412.9 millones de pesos (18.6 veces mayor que la heredada por su antecesor) y que el actual gobernador MANUEL VELASCO COELLO, a mediados del 2015, ya la había incrementado en poco más de 18 por ciento, sumando un adeudo de 19 mil 385.2 millones de pesos, a pesar de presumir que no ha solicitado un solo préstamo. Hay que sumar diversas deudas a diferentes sectores sociales del Estado que llevan a un total de 42 mil millones de pesos, según la vos populi. 
Partiendo de esa base económica, la crisis social, educativa, del sector salud y el empleo, se vino en cascada como tobogán. “Estábamos mejor cuando estábamos peor”, dice la máxima sabia del pueblo, pues Chiapas padece entre una, dos o tres marchas y manifestaciones diarias, que atañen y perjudican a los ciudadanos.

LA CRISIS DEL SECTOR SALUD… 
Al Sector Salud del Estado, el gobierno de MANUEL VELASCO COELLO le debe más de 600 millones de pesos que son la viva imagen de su antecesor JUAN SABINES GUERRERO, quien a través de su Secretario de Salud, JAMES GÓMEZ MONTES, defraudaron el presupuesto estatal y federal de esa dependencia. Hasta hoy, el sistema hospitalario de Chiapas es un fraude. 
El Hospital “Jesús Gómez Maza” de Tuxtla Gutiérrez es un “elefante blanco”. La presunción de irregularidades presupuestarias y fraudes institucionales en ese nosocomio, va desde la deficiente atención hasta la carencia de medicamentos que luego los familiares de los pacientes tienen que comprar, hasta equipo y material de curación.
Es lo mismo en el Hospital Regional de la Mujer, Ciudad Salud en Tapachula; el sistema de salud del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) e ISSSTE, como toda la red de clínicas de Salubridad y Asistencia. Las pruebas más fehacientes son las manifestaciones de los propios trabajadores, como por ejemplo, el de las enfermeras del Hospital “Rafael Pascacio Gamboa” y la reciente del Hospital General de Tapachula. 
Es más, hay la irresponsabilidad del gobernador MANUEL VELASCO COELLO cuando a los trabajadores de la salud, inclusive a las brigadas especiales, les han dejado de pagar por meses y algunos hasta por años. Y eso no es por la falta de dinero, porque este 2018, el Estado tuvo un aumento del 0.8 por ciento en el presupuesto y, aun así, ordenó el despido de casi 20 mil trabajadores de la burocracia estatal.
Me refiero al tema por la algarabía con que el Presidente ENRIQUE PEÑA NIETO viene a inaugurar un nuevo hospital en Tapachula como inauguró junto con MANUEL VELASCO el de Simojovel, que quedó en el abandono y sin la previsión de un presupuesto para su mantenimiento y pago al personal médico, paramédico y administrativo. 
El ejemplo también está en el nuevo Hospital “Belisario Domínguez Palencia” del ISSSTE, que fue inaugurado sin haberse terminado su construcción y equipamiento debido a la urgencia de proporcionar el servicio médico al haberse deteriorado con el sismo del 7 de septiembre de 2017 el antiguo. Pero hay que ver a ese hospital “con un traje nuevo, pero viejo vicios de los mismos empleados”. 
El nuevo hospital de Tuxtla Gutiérrez que se proyectó desde el año 2009 cuando era director general del ISSSTE MIGUEL ÁNGEL YUNES LINARES y gobernador de Chiapas JUAN JOSÉ SABINES GUERRERO, estaba programada su conclusión en septiembre de 2016 y es 2018 y todavía está en detalles de obra. Más que eso, los baños ya no funcionan y lo más lamentable, que los médicos por lo regular no asisten a sus labores de consultas de especialidad.

EDUCACIÓN, UNA ASIGNATURA PENDIENTE… 
En materia de educación, los distintos gobiernos –federal, estatal y municipal—tienen una asignatura pendiente con los chiapanecos y en especial con los maestros a los que no se les han pagado sus salarios por servicios prestados. Hay irresponsabilidad, negligencia, indicios de corrupción y una percepción de rapiña en este gobierno verde de MANUEL VELASCO COELLO. 
Las manifestaciones por exigencia de pago de los maestros de interinato, de Telebachillerato y maestros regulares del nivel básico y medio superior, es otra lacerante herida que tienen que soportar los profesores. Mientras tanto –se presume—que el gobernador hace tratos millonarios “en lo obscurito” con los dirigentes magisteriales, ADELFO ALEJANDRO GÓMEZ al que apoyó para llegar a la Secretaría General de la Sección VII del SNTE-CNTE y ahora con el actual, PEDRO GÓMEZ BAHAMACA, que son los mismos pillos de siempre. 
Hay la percepción de que RICARDO AARÓN AGUILAR GORDILLO –ahora diputado federal electo por Morena—desfalcó a la Secretaría de Educación por casi 300 millones de pesos que su sucesora SONIA RINCÓN CHANONA estaba investigando, precisamente cuando se dio el incendio y vandalismo en esas oficinas. La impunidad en toda su extensión. 
Las movilizaciones y suspensiones de la actividad académica de los llamados “Magisterio Democrático” de la Sección 40 y “Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación”, Sección VII, ha influido cada vez más en el rezago y estancamiento educativo y la enseñanza de los niños. Pero en ello tiene mucho que ver la instancia gubernamental que encabeza MANUEL VELASCO COELLO, porque, en vez de meter al orden a las hordas magisteriales, se hizo cómplice, como ya se ha demostrado. 
Ese es el escenario negativo que observamos desde nuestra perspectiva, que se pone a disposición para que se analice con más profundidad el quehacer público de este gobierno verde de los imberbes que solo vinieron a depredar el presupuesto, las instituciones y al Estado…

COMENTARIOS AL MARGEN…

PRÓXIMOS DIPUTADOS FARSANTES… 
Como en el asunto judicial cuando se ve más por el “Debido Proceso” que por las pruebas del delito, así se dio el asunto de los dos personajes vinculados con el gobernador MANUEL VELASCO COELLO que fueron investidos recientemente como diputados electos al Congreso de la Unión, ignorado las faltas graves cometidas de falsificación de documentos y suplantación de identidad. 
Una raya más al tigre, pues este gobierno verde se ha caracterizado por el abuso de poder desde que implementó las vallas metalizadas para impedir el paso de los ciudadanos a la ruta del gobernador MANUEL VELASCO COELLO. 
HUMBERTO PEDRERO MORENO y ROBERTO ANTONIO RUBIO MONTEJO, son parte de la “cofradía” del GÜERO VELASCO y por lo tanto sus cómplices y protegidos. Solo por eso, el gobernador puso todo el aparato del gobierno para defender un triunfo fraudulento de sus “favoritos”, como diputados. 
La Sala Regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, con sede en Xalapa, resolvió en contra de estos dos fraudulentos personajes, pero la Sala Superior revocó dicha resolución y reintegró a HUMBERTO PEDRERO y ROBERTO RUBIO, la constancia de diputados federales, en un acto que se considera fuera de legalidad. 
El argumento de los Magistrados de la Sala Superior del Tribunal Electoral –como ya lo comenté—fue que los demandantes interpusieron su recurso de manera extemporánea, fuera de los cuatro días que indica la ley. Pero no analizaron las pruebas de delito que cometieron PEDRERO y RUBIO al presentar documentos apócrifos que los avalaban como “indígenas”, cuando no lo son. De hecho esos Magistrados ya estaban señalados como indolentes y faltos de probidad como jueces electorales. 
De esta manera, vamos a tener dos diputados farsantes, delincuentes, violadores de la ley y falsificadores de documentos. Con esas referencia y las que traen de su responsabilidad como Secretario de Hacienda, HUMBERTO PEDRERO MORENO y Secretario Técnico, ROBERTO ANTONIO RUBIO MONTEJO, que son de cinismo y corrupción, la pregunta es: ¿qué podemos esperar de ellos como diputados?. ¡Vergüenza!... 
Se acabó el mecate… Y ES TODO… 
Para comentarios, quejas y mentadas: [email protected]
Celular: 961 18 8 99 45.