Probarán el Transferón

Heraldo de México

El Instituto Politécnico Nacional (IPN) alista un estudio clínico para probar la eficacia de un producto farmacéutico, creado por sus investigadores, como auxiliar en el tratamiento de personas enfermas de COVID-19.

Esta semana, el Politécnico lanzará una convocatoria e iniciará un reclutamiento a través de internet para suministrar en ellas el producto llamado Transferon, el cual ha sido desarrollado durante cuatro décadas de investigación y se utiliza en enfermos con problemas en su sistema inmune.

“Con la experiencia que tenemos en otras enfermedades respiratorias generadas por virus, nos permitimos inferir que el producto podría ayudar a disminuir las complicaciones o prevenir las complicaciones graves de COVID-19”, adelantó a El Heraldo de México Sonia Mayra Pérez Tapia, directora de la Unidad de Desarrollo e Innovación Médica y Biotecnológica de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB).

Este es uno de los primeros estudios clínicos en México para buscar alternativas al tratamiento del coronavirus SARS–CoV–2, que causa la enfermedad COVID19.

El Transferon es un líquido que se bebe de un pequeño frasco. Su principio activo es el extracto dializable de leucocitos, que son unas células de la sangre.

El producto funciona como un inmunomodulador, es decir, en casos como alergias ayuda a bajar la respuesta exacerbada del sistema inmune. En cambio, en infecciones respiratorias, este sistema decae y el producto ayuda a subir su respuesta, explicó la especialista.

Aclaró que el estudio a realizar servirá para comprobar si el Transferon mejora o no la respuesta inmune contra el coronavirus COVID–19. No se busca usar como único tratamiento, sino como un producto adicional a los medicamentos que se emplean en un paciente infectado.

Sonia Mayra Pérez dijo que reclutarán a personas confirmadas con COVID–19, que presenten sintomatología respiratoria aguda no mayor a 72 horas.

Otros de los criterios principales de inclusión al estudio son: ser mayor de edad, firmar un consentimiento informado, cumplir con el cuadro clínico de vía respiratoria aguda leve y tener antecedente de contacto con un caso confirmado o bajo investigación del coronavirus.

Estos pacientes estarán en su mayoría aislados en sus hogares, por lo que se tiene previsto que el personal del estudio los visite para monitorear su comportamiento, así como para tomar muestras biológicas para dicho seguimiento.

Los interesados deben estar pendientes del lanzamiento de la convocatoria por internet. A través de esa vía se llenará un cuestionario y serán contactados vía telefónica para un segundo filtro, con el fin de confirmar que califican para el estudio. Ninguno de estos trámites se hará en la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas.

El protocolo se circunscribirá a la Ciudad de México y a pacientes no graves, pues por el momento los organizadores no cuentan con las capacidades para asistir a otros estados ni para cubrir la atención de quienes estén hospitalizados, precisó Pérez Tapia.

El estudio incluirá a 500 personas, de las cuales la mitad formará parte de un grupo de control, y la otra mitad, el grupo en que se probará el Transferon.

La especialista en inmunología Sonia Mayra Pérez aseguró que el protocolo de estudio está bajo la supervisión de los comités de ética, con el fin de cumplir los estándares de este tipo de proyectos.

Recordó que el Transferon cuenta con una patente hasta 2032 a nivel nacional e internacional y tiene un programa de farmacovigilancia para seguridad de los pacientes, lo que le distingue de otros productos que se venden con el nombre de “factor de transferencia”, pero en su mayoría son suplementos alimenticios.