Carlos Araiza / Columna

El Sopapo / Carlos Araiza

El Mata Tigre, una maldición para la Frailesca

Es oriundo de Copainalá, pero ya agarró de escalerita política a los frailescanos. Fue el cacique villaflorense Germán Jiménez Gómez, quien lo trajo de su chalán a tierras frailescanas en los años 80s. Julián Nazar Morales, alias El Mata Tigre, superó al maestro en mañas y artimañas, y en la presente contienda electoral va por su tercera diputación federal por el PRI.

Este parásito del presupuesto ha sido dos veces diputado federal y una vez diputado local, sin ningún beneficio para los frailescanos a los que dice representar. 

Ha sido señalado de robar dinero público de los programas agropecuarios durante su paso por la Secretaría de Agricultura del gobierno estatal, pero el manto de la complicidad, corrupción e impunidad lo ha cubierto para no pisar la cárcel. 

Dicen que es profesor normalista con especialidad  en “garrotazos didácticos”. Toda su vida ha utilizado la política para hacer dinero, como todo político corrupto mexicano. Es considerado como uno de los hombres más ricos de Chiapas.

El Mata Tigre, como todo político chiapaneco, ha creado una empresa político-familiar. Impuso a su esposa Luz María Palacios Herrera como diputada local plurinominal por el PRI y en el presente proceso electoral la inscribió como candidata a la alcaldía de Cintalapa, de donde es originaria. No tiene llenadero este farsante.

Ya es candidato a diputado federal por el Distrito X  (Ángel Albino Corzo, Cintalapa, La Concordia, Jiquipilas, Villa Corzo y Villaflores) y aseguran que metió mano en la integración de las planillas priistas a las alcaldías, favoreciendo a sus familiares y amigos. 

Ya es hora de que los frailescanos nos fajemos los pantalones y le demos una patada en el jonís a este vividor el próximo 6 de junio. Le apliquemos aquella estrofa del corrido de “El Alazán y El Rosillo”: Anda vete desgraciado, anda robar a tu tierra.