Mario Caballero / Columna

Letras Desnudas / Mario Caballero 

LA ILEGITIMIDAD DEL CACHUCHAS

Decíamos el miércoles en este mismo espacio que hemos tenido unas votaciones muy buenas, en las que se demostró que nuestra democracia goza de buena salud, pues la gente participa, las instituciones funcionan y los votos cuentan y se cuentan.

Sin embargo, hay muchas cosas que faltan ser perfeccionadas. Sería muy ingenuo asumir que todo es miel sobre hojuelas y no ver los grandes desafíos que tiene nuestra incipiente democracia. Menciono una que al parecer es de las que más preocupan.

Entre los candidatos que ganaron, está uno de los que ha sido de los más tramposos, corruptos y abusivos que ha existido en el estado de Chiapas. Me refiero a Miguel Ángel Córdova Ochoa, presidente municipal electo de La Concordia.

De acuerdo con los resultados, Córdova Ochoa ganó con más de 8 mil votos, con los cuales tomará protesta por segunda ocasión como alcalde de dicho municipio que, junto con sus dos hijos, ha gobernado directa e indirectamente desde el 2002, año en que tuvo su primera gestión municipal.

Por alguna extraña razón a Miguel Ángel Córdova lo llaman “El amigo Migue”, aunque en sus años mozos le apodaban “El cachuchas”. Digo extraño porque alguien como él que ha alcanzado el poder nada más para enriquecerse, manosear los recursos públicos, someter y mantener amenazada a la población con grupos armados, obstaculizar el desarrollo del pueblo y convertir a todo un municipio en su feudo político, no puede llamarse amigo de nadie.

¿Sabe qué es lo más extraño? Que a pesar de que varios grupos de pobladores han venido protestando desde hace años en contra de los abusos de Miguel Ángel Córdova y de sus dos hijos, también alcaldes de esa localidad, quienes para variar también han sido acusados de corrupción, despotismo, desvío de recursos públicos y enriquecimiento ilícito, él haya ganado los comicios.

Más extraño todavía porque ganó incluso siendo respaldado por un partido de nueva creación, el Partido Encuentro Solidario (PES), que apenas alcanzó un escaño en el Congreso del Estado, tres alcaldías y está por perder su registro como partido político por no lograr la votación mínima requerida.

Esto viene a darle más fuerza a las denuncias ciudadanas de que, como en años anteriores, El cachuchas recurrió al fraude para quedarse con la presidencia municipal. Hay testimonios de que utilizó empresarios, comisariados ejidales y organizaciones campesinas para la coacción del voto a su favor, ya sea por medio de dinero o amenazas, pues desde hace mucho tiempo se sabe que se ha servido de grupos armados, sí, armados por él mismo, para mantener controlada a la población y a las comunidades.

Nada más como ejemplo, durante el día de las votaciones del 1 de julio de 2018, un grupo de alrededor de diez personas, con armas de grueso calibre, retenían a las personas y vehículos a escasos un kilómetro y medio de la entrada principal de La Concordia. Bajo un supuesto operativo de revisión le preguntaban a la gente a qué iba y de dónde venía, y luego les decían: “Ahí les encargamos que voten por el Miky (su hijo José Miguel Córdova García)”, mientras les hacían ademanes amenazantes con las armas.

Entonces, ¿compró votos? ¿Amenazó a las personas con hacerles daño? No lo sabemos. Pero ahí hay un motivo de peso para sospechar de la legitimidad del triunfo del Amigo Migue, aunque no es el único.

VA CONTRA LA LEY

Miguel Ángel Córdova siempre ha actuado como rémora de los poderosos. A principios de los años 2000 apoyaba al exgobernador Pablo Salazar. Dos años después de ese amasiato logró convertirse en alcalde de La Concordia e inmediatamente saltó al Congreso del Estado como diputado plurinominal. Luego se volvió operador político del exgobernador Juan Sabines Guerrero, alcanzando en 2008 el cargo de regidor en el Ayuntamiento del mencionado municipio; en 2009, el de director general de la Comisión para el Desarrollo y Fomento del Café en Chiapas y ese mismo año fue designado secretario del Partido Verde Ecologista de México en el estado.

Obviamente, a finales de ese sexenio se subió al carro del exgobernador Manuel Velasco Coello, con quien no le fue tan bien como con los anteriores gobernadores, sino le fue súper.

Manuel Velasco lo sostuvo en el cargo en le PVEM hasta el 2013, hasta que ese mismo año decidió nombrarlo titular de la Secretaría de Desarrollo y Participación Social (antigua Sedepas), puesto del que salió acusado de corrupción, tráfico de influencias y desvío de los fondos de los programas sociales. En 2015, con la venia de “El güero”, asumió la dirigencia estatal del partido Chiapas Unido e impulsó a su hijo Emmanuel Córdova García a la presidencia municipal de La Concordia, y lo hizo ganar.

No sólo eso. En los tres años que dirigió el partido estuvo en una abierta campaña política, ya que anhelaba ser candidato al Gobierno del Estado en 2018, y para ello utilizó las prerrogativas del organismo político y se dice que recibió dinero y apoyo tanto material como humano de Sedepas, dependencia entonces tutelada por uno de sus alfiles. Ante el derroche de recursos públicos y la ilegal campaña política anticipada, Velasco Coello no dijo nada.

Pero llegado el tiempo de la definición de las candidaturas, El güero dio un manotazo en la mesa y Miguel Ángel Córdova terminó nada más siendo candidato a diputado local por el Distrito electoral número diecisiete, con cabecera en Motozintla.

Asimismo, con el respaldo del exgobernador logró la imposición de su otro hijo, José Miguel Córdova, El Miky, en la alcaldía concordeña.

Para el proceso electoral 2021, el IEPC lo declaró inelegible en razón de que su aspiración a ser candidato a la presidencia municipal violaba el artículo 39 de la Ley de Desarrollo Constitucional en Materia de Gobierno y Administración Municipal del Estado de Chiapas, que establece: “para que las personas puedan ser miembros de un Ayuntamiento se requiere: No ser cónyuge, concubino, concubina, hermana o hermano, madre, padre, hija, hijo o tener parentesco consanguíneo hasta el cuarto grado, así como tampoco tener parentesco por afinidad hasta el segundo grado, con el Presidente Municipal o Síndico en funciones, si se aspira a los cargos de Presidente Municipal o Síndico Municipal”.

Y como todos ya sabemos, Miguel Ángel Córdova, quien ganó el cargo de presidente municipal, es padre del actual alcalde de La Concordia, José Miguel Córdova. Aquí otra razón no para dudar, sino para renegar de su legitimidad como presidente electo.

Se sabe que El cachuchas presentó un juicio ante el Tribunal Electoral del Estado de Chiapas, pero ¿qué pasó con eso?

Además, la gente del lugar da cuenta de cómo El amigo Migue es un mafioso de la región que ganó, al parecer, repartiendo carretadas de dinero y amenazas a través de grupos delincuenciales.

CORRIJAMOS

Celebremos la democracia. Pero también corrijamos sus grandes deficiencias, como que el vencedor de la jornada electoral en La Concordia haya sido un cacique que violó las leyes para poder participar en la contienda. Eso sí está del carajo.

[email protected]