Silvano Bautista I. / Columna

Palabras Claras / Silvano Bautista I.

*** Se hace la víctima cuando en realidad es "chapulina"

Su actual diputación local plurinominal, apunto de fenecer, es sin duda alguna resultado de un proceso de negociación que encabezó su padre Germán Jiménez, el otrora cacique todo poderoso de la región Frailesca. La segunda dudo mucho que haya sido en otras circunstancias.

Se trata de la aun diputada local, ya no se sabe de qué partido, si del PRI, de Morena o por el Partido Verde, Aida Guadalupe Jiménez Sesma.

Carente de un verdadero liderazgo entre la militancia del PRI, en su distrito de la región Frailesca, sin duda alguna en este momento ha de estar arrepentida de todas las fotos que se tomó con personas de diversas edades del año pasado cuando emprendió su aventura fallida por repetir la diputación local.

Jiménez Sesma forma parte de una camada de "juniors" qué cobijados bajo la sombra y el amparo de sus padres han iniciado una meteórica carrera política en Chiapas sin merito alguno que les permita ocupar cargos de elección popular.

En fechas recientes se supo que la diputación local por que habría obtenido por el Partido Verde Ecologista le fue quitada por parte de las autoridades electorales y ahora se asume en un papel de víctima acusándola la dirigencia de su partido el PRI.

Sin embargo, hasta donde se sabe, hace algunos meses fue nombrada secretaria de Asuntos Financieros, cargo al que no presentó su renuncia y por lo tanto continúa manteniendo su militancia al interior del tricolor.

Por si fuera poco, en su descaro y desvergüenza política posó junto a su padre en diversos eventos de Morena en dónde tampoco fue bien recibida.

Aida Guadalupe Jiménez Sesma se asume como víctima de violencia política en razón de género, pero se le olvida o se hace la occisa, y no toma en cuenta que al interior de este partido existen mujeres que durante años han realizado trabajos político partidistas y tienen muchos más méritos que ella para ocupar una diputación local.

Es por ello, que en este caso, se hace la víctima cuando en realidad ella es victimaria al pasar por encima y violentar los derechos de muchas mujeres del Partido Verde Ecologista que en realidad deberían de ocupar está curul y no ella.

El PRI reclama que Aida no puede ser diputada local nuevamente porque hay violación a los artículos de la ley electoral y se transgrede el artículo 28 de la constitución política del estado de Chiapas y los incisos E y F de la fracción II, numeral I del artículo 189 del código de participación ciudadana del estado de Chiapas que dice: “la postulación solo podrá ser realizada por el mismo partido o por cualquiera de los partidos integrantes de la coalición que lo hubiesen postulado, salvo que haya renunciado antes de la mitad de su mandato, es decir a la mitad de la diputación plurinominal que está terminando.

Recordemos que Aída Guadalupe se le otorgó en el 2018 la diputación local plurinominal por el PRI, luego el 6 de enero del 2021 renunció y se declaró diputada independiente, posteriormente en el pasado proceso electoral local ordinario 2021, se inscribió en la misma vía plurinominal, pero ahora por el Partido Verde Ecologista de México.