Señala uso del caso Lozoya-Odebrecht para persecución política

*Ante acusaciones sobre Etileno XXI, el expresidente dijo que buscan asustarlo con filtraciones; señala uso del caso Lozoya-Odebrecht para persecución política

Ciudad de México, 10 AGO.-El expresidente Felipe Calderón Hinojosa califico como “ridículas” las afirmaciones de que él ideó el contrato de Etileno XXI para favorecer a Marcelo Odebrecht y afirmó que la idea de involucrarlo en la trama de la trasnacional brasileña forma parte de una estrategia del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador para debilitar a sus adversarios políticos “pero nos van a hacer los mandados”, subrayó.

Felipe Calderón asegura que el gobierno de López Obrador trata de asustarlo con filtraciones ilegales, ante los señalamientos de que él fraguó el contrato de Etileno XXI desde que fue secretario de Energía en 2003, durante el sexenio de Vicente Fox.

En entrevista radiofónica con Ciro Gómez Leyva, Felipe Calderón indicó que el gobierno no está utilizando el caso de Emilio Lozoya para hacer justicia, sino que es una estrategia de persecución política contra sus adversarios, pero, reiteró, “me van a hacer los mandados”.

“Nos van a hacer los mandados, porque estamos muchos mexicanos hasta el gorro de este gobierno que no quiere que hablemos del desastre económico que están haciendo con el país, que no quiere que hablemos de un presidente que no tiene la decencia de usar tapabocas por respeto a los mexicanos, y quiere que estemos hablando de especulaciones a la prensa, porque quieren debilitar a los enemigos políticos del gobierno”, remató Calderón.

Calderón dijo estar muy molesto por el reportaje publicado esta semana en la portada de Proceso basado en copias del expediente Odebrecht, incluidos testimonios, el contrato íntegro de Etileno XXI y anexos y documentos internos de Idesa y Pemex, de cuyo análisis se desprende que Calderón fraguó el contrato de Etileno XXI desde que fue secretario de Energía en 2003, en el sexenio de Vicente Fox.

“Es totalmente absurdo eso”, señaló y presumió que en su administración se generó la mayor inversión foránea hacia México.

“Los mayores volúmenes de inversión se dieron en mi gobierno, particularmente en los últimos tres años, después de la recesión económica, cuando México registró la mayor tasa de crecimiento económico que hay tenido en lo que va del siglo”, dijo.

Y luego remató:

“El gobierno de López Obrador me está tratando de asustar con filtraciones ilegales, pero me va a hacer los mandados; los señalamientos en mi contra no me preocupan, sólo me molestan" porque, según él, el gobierno actual busca afectarlo.

Según Calderón, el proyecto Etileno XXI no es creación suya, sino que “venía desde el tiempo de Vicente Fox” y fue un proyecto que Raúl Muñoz Leos, exdirector de Pemex, bautizó como “proyecto Fénix”.

Con dicho proyecto, explicó, se buscaba reactivar la industria petroquímica “que estaba prácticamente muerta” y reactivarla sin que Pemex tuviera que meter dinero, sino que “de acuerdo con la constitución, que ya se podía, hubiera inversión de capital privado y que en consonancia con Pemex se impulsara la industria petroquímica.

Calderón enfatizó que quien está directamente involucrado en el caso de los sobornos de Odebrecht es el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, “y dónde está Lozoya ahora, Lozoya está libre, Lozoya no va a pisar la cárcel.

“Lo que está haciendo el gobierno de (Andrés Manuel) López Obrador, es utilizar este caso (Odebrecht-Lozoya), no para hacer justicia, no para castigar la corrupción, sino para utilizarla, con mentiras, con propósitos de persecución política a sus adversarios. Lo que está en juego, es una estrategia mediática de campaña, que está marcando venganzas políticas desde el gobierno”, dijo el expanista.

Reiteró que el gobierno de López Obrador busca revancha política y quiere debilitar a los partidos políticos enemigos, pero –dijo-- “nos van a hacer los mandados”.

“¿Cómo sacan la información de la Fiscalía?”, cuestionó e insistió en que todo se trata de una revancha política del gobierno contra sus adversarios, en particular contra él y su partido, México Libre, porque el gobierno no quiere que hablen de los miles de muertos por la estrategia fallida para contener el covid-19, de la violencia, ni de la incapacidad del presidente. Quieren evitar, según Calderón, que le arrebaten la mayoría a Morena en el Congreso en las elecciones intermedias.

Y dijo que lo publicado por Proceso es periodismo basura.