Mario Díaz / Columna

*** Mario y sus retos

-Operación cicatriz y mayoría legislativa

-Alianzas en San Lázaro, Plan B de Morena

-“Papa caliente” tiene el nuevo dirigente

UNA vez superado el reto interno que significó la tercera encuesta sancionada por el Instituto Nacional Electoral (INE), MARIO DELGADO CARRILLO es el nuevo dirigente del Movimiento de Regeneración Nacional, relevando al presidente interino ALFONSO RAMÍREZ CUELLAR.

El también diputado federal tiene al frente dos grandes encomiendas: reunificar a la militancia morenista y organizar la importantísima elección intermedia de 2021 de donde depende el “viento en popa” de la Cuarta Transformación con la necesaria mayoría absoluta en la Cámara Baja del Congreso de la Unión. Tareas ambas, por supuesto, con un alto grado de dificultad.

Aún y cuando el porcentaje de diferencia fue de un 17% y ya no de un 0.05%, PORFIRIO MUÑOZ LEDO, contendiente de MARIO DELGADO, no aceptó el resultado surgido de los cuestionarios de las tres empresas encuestadoras. Con la aseveración de que hubo trampa y que la dirigencia nacional la debe elegir la militancia y no una encuesta, MUÑOZ LEDO no acepta la unidad solicitada por el nuevo líder.

Por otro lado, DELGADO CARRILLO asume la responsabilidad de representar al partido en el poder bajo una percepción que tiende a generalizarse como consecuencia de los conflictos internos: tal parece que México es gobernado por un partido que no es capaz de gobernar a su propia militancia.

Las elecciones concurrentes del año próximo para elegir, entre otros cargos, 15 gobernadores y 300 diputados de mayoría relativa será la primera salida de MARIO DELGADO a la cancha electoral como DT de Morena. Su principal objetivo es mantener la mayoría legislativa en San Lázaro para dar continuidad a los proyectos de nación de la 4T en la segunda mitad del sexenio.

Sin embargo, si bien es cierto que tendrá a su favor la segunda ola lopezobradorista, la realidad es que su efecto devastador, políticamente hablando, difícilmente superará a la primera de acuerdo a lo observado en los últimos años en elecciones concurrentes.

Tradicionalmente los cargos ejecutivos (gobernador y presidente municipal) definen el resultado de una elección concurrente, por lo que será de vital importancia que Morena designe candidatos a gubernaturas y alcaldías que garanticen votos para también sacar adelante las diputaciones federales.

Un plan B de la Cuarta Transformación en caso de faltar suficiente músculo legislativo sería la formación de alianzas legislativas con sus partidos satélites e, incluso de oposición, para lograr la mayoría absoluta. Obviamente, el plan B requeriría necesariamente de la negociación y acuerdos entre las distintas fracciones partidistas, con el natural costo político.

Desde otra perspectiva, Morena tiene una relevante ventaja de cara a los comicios próximos: la mala imagen del PAN y del PRI, partidos que forman la segunda y tercera fuerza política en el país, respectivamente. La “cola corta” de la causa morenista, como consecuencia de su poco tiempo como partido político, indudablemente será un factor importante que influirá en el ánimo de los ciudadanos que poseen una credencial de elector.

También es objetivo precisar que la alta popularidad del presidente ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR muy seguramente influirá en la captación de sufragios de los candidatos morenistas.

No resulta temerario afirmar que el nuevo presidente del Movimiento de Regeneración Nacional tiene una “papa caliente” entre sus manos, aunque, por qué no decirlo, el apoyo presidencial será factor decisivo en la toma de decisiones y en la eliminación de obstáculos.

DESDE EL BALCÓN:

I.-Una vez que la moneda ya no está en el aire y se definió al ganador de la contienda interna de Morena, no resulta aventurado predecir que se incrementaron los bonos políticos de la diputada federal ADRIANA LOZANO RODRÍGUEZ, quien “se la jugó” con MARIO DELGADO CARRILLO.

II.-Alguien debiera aclararles a los diputados locales de H. Matamoros, IVETTE BERMEA y HÉCTOR ESCOBAR, que los programas de descacharrización y fumigación de unidades motrices no son actividades que merezcan presumirse como actividades legislativas.

Cierto es que son preparativos de campaña, pero….

Ni hablar.

III.-CARLOS ULIVARRI, alcalde panista de Río, Bravo, Tamaulipas, se fue “grande” con la inversión de casi un millón de pesos (970 mil para ser exactos) en un “monumento” dedicado al personal médico por el trabajo realizado durante la pandemia. La “obra arquitectónica” consistió en modificar un poste de alumbrado público.

Y hasta la próxima.

[email protected]