Sr. López / Columna

La Feria / Sr. López

***Suertudos 

A tío Amalio le decíamos tío Amalio. Era un grandulón macho de Jalisco de esos que van por la vida como buscando la muerte, sin miedo a nada ni a nadie con una excepción, tía Maruca, su esposa, una cosita de metro y medio de estatura de genio muy vivo (y boca temible). Tío Amalio con los años, aprendió a atenuar y hasta evitar las broncas de ella: la hacía echar rayos y centellas diciéndole alguna tontería como que Jorge Negrete no era mexicano y tenía fama de afeminado… ¡llovía lumbre!, la tía vociferaba hasta agotarse (nadie grita más de 20 minutos seguidos), y entonces, con ella resollando, le soltaba que había prestado lo del gasto a un amigo que andaba en apuros cuando lo había perdido en un albur en la cantina. Y tía Maruca lo veía sin fuerzas, segura de que lo había perdido en un albur en la cantina.

Dichos del Presidente, nada más del viernes pasado:

“Los laboratorios están presionando porque ellos quisieran, tercera, cuarta y quinta dosis, ¿no? O sea, estarnos pinchando, jeringando”… y esos que nomás critican se le van al cuello, mientras el pueblo bueno se apresta a la gesta contra el pinchadero, ¡nadie jeringa a México!

“Nos criticaron mucho cuando se dio la orden de dejar en libertad al hijo de Guzmán Loera, aquí en Culiacán. Yo tomé la decisión (…) tengo mi conciencia tranquila”… La Agrupación Nacional de Fifís Conservadores, recorta periódicos para aportar pruebas a la denuncia que presentarán en 2025; la Asociación de Pías Madres Morenistas, solicita ‘Te Deum’ a celebrarse en todas las catedrales del país; la Liga Mexicana de Delincuentes Organizados, Desorganizados, Conexos y Similares, organiza fiestas de celebración y contrata legisladores que redacten una iniciativa de reforma constitucional (Ley Abrazos), para que la estrategia de seguridad del Presidente sea de permanente observancia obligatoria.

“Le va ir muy bien a Badiraguato. Es un pueblo que tiene mucha suerte. Va a tener un gobernador que es de aquí”, dijo el Presidente refiriéndose a Rubén Rocha Moya, ganador de las pasadas elecciones, quien lo acompañó en su tercera visita a la “cuna del narco”, donde a los capo veneran, tierra de Caro Quintero, el Chapo Guzmán, Ismael “El Mayo” Zambada, Juan José Esparragoza, “El Azul”, Ernesto Fonseca Carrillo y los que sigan. El Presidente con becas de 3,600 mensuales, está seguro de quitarle empleados a la delincuencia organizada (no sospecha que cobran su beca y siguen chambeando para su capo patrón). Las buenas conciencias se jalan los pelos, las malas sonríen. Los que saben de eso, entrecierran los ojos. Los integrantes de las fuerzas del orden, fiscales y exfiscales que se han jugado la vida, sienten cómo les sube un sabor amargo a la boca.

“La siembra de enervantes está en franca decadencia”. Los analistas conservadores oposicionistas, explotan, alguien engaña al Presidente o a quién quiere engañar el Presidente. Los chairos 100% ‘proof’, festejan otro triunfo de su valedor. Los narcos hacen la ola y ‘se dan cinco’, dando brincos de alegría.

“Voy a dar este debate y no importa que la mayoría esté pensando en no regresar (…) 36 por ciento que están de acuerdo con la vuelta a las aulas, pero 62 por ciento están en contra, ¿qué es eso? (…) hay como una postura a que no haya clases, no sé si consciente o inconscientemente, de manera deliberada, por intereses o por desconocimiento del daño que se causa al no tener clases presenciales”. Ardió Troya, sindicatos magisteriales y asociaciones de padres, trinaron. Se encendió la raza. Y el mismo viernes, el Presidente dijo: “(…) nada se puede hacer por la fuerza. Se abren las escuelas, se regresa a clases, ¿no quieren que vayan sus hijos a las escuelas? Pues no los manden”. A todo dar, igual, la gente sigue peleando en las redes, unos a favor, otros en contra.

Con todos esos fierros en la lumbre, ayer domingo se celebró la consulta para “emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos”. Morena y asociados, la promovieron como consulta para enjuiciar expresidentes. El Presidente anticipó que votaría por el “no”. Ignora este menda el resultado de tal sainete pero si sigue con el santo de frente el Presidente, si la buena suerte no lo deja de la mano, no votó el 40% del padrón requerido para que tuviera efecto la consulta, porque si salió una avalancha de electores a decir que “sí”, va a pasarlas canutas cuando no se mueva la hoja del árbol, cuando la raza rabiosa (hay de otra), caiga en cuenta de que le tomaron el pelo. Y más le vale al Presidente que pase al olvido este cómico episodio porque él solito se plantó en la ilegalidad al declarar que no está de acuerdo en que se aplique la ley, cuando es precisamente lo que juró ante la nación al asumir el cargo.

Pensara usted, para qué tanto dislate… bueno:

Declaró el viernes el Presidente: “México no está en los primeros países con mayor gravedad por la pandemia (…) en América, en fallecimientos, México está en el sexto lugar (…) en vacunación estamos en segundo lugar en América (…) México es de los países del mundo con más vacunas aplicadas, ya pasamos del 51%”.

¡Vaya!… qué raros datos sus datos: la Secretaría de Salud informó el mismo viernes, que el total de completamente vacunados, es el 19% de la población.  Y por otro lado, México tiene la tasa de mortalidad más alta del mundo (con las cifras oficiales del viernes, se nos mueren 8.5 de cada cien que se enferman; en el mundo el promedio es de 2.1 fiambres), y peor: el Inegi informó -y Salud aceptó- que hay 35% más de muertes que las reportadas (lo que eleva los casi 240 mil muertos oficiales a 324 mil). Salud explica que solo cuenta a los que fallecen en sus hospitales; muy bien, pero entonces la tasa de letalidad anda arriba de 11 de cada cien contagiados.

Se necesita mucha, pero mucha saliva, para distraer a 128 millones de que el gobierno acumula una montaña de cadáveres por mala atención médica ¿o en el resto del mundo son suertudos?