Otros datos

Alejo Sánchez

Los datos duros de Inegi, Coneval y de organismos internacionales, pintan otra realidad de la que esgrime el presidente y que concuerda con lo que padecen la mayoría de los mexicanos por los yerros, la impericia y la incapacidad del gobierno de la 4T.

Por donde se le busque al Tercer Informe de Gobierno, salta la falacia contumaz, esa que no se puede tapar ni con las mañaneras e Informes, vamos, ni con la visión sesgada que prevalece en el Jefe del Ejecutivo Federal.

Dice que no se ha endeudado al país, cuando el último reporte del Banco Mundial da cuenta de la contratación de créditos en tres años de este gobierno, por arriba de lo que hicieron Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto en su sexenio.

El Banco Mundial ha aprobado ocho préstamos al gobierno, desde marzo de 2019 a la fecha, que comprende el primer trienio de AMLO

Se contrataron créditos con esta institución por 3,855 millones de dólares, esta cifra es significativamente superior a los 2,331 mdd que solicitó EPN durante su gobierno.

Reporta el presidente que ningún enfermo de Covid-19 se quedó sin atención médica y menos sin una cama de hospital; dato más falso que una moneda de 27 pesos.

En los medios y redes sociales, sobran los casos de que fue exactamente al contrario. Los familiares de los enfermos y occisos, pueden dar cuenta de que los dejaron morir en las calles y en el mejor de los casos en los autos que los transportaron a los nosocomios, o en sus hogares.

En donde se revise el Informe Presidencial surgen las falacias, una tras otra, sin un prurito de vergüenza y solo en casos de que el dato reportado es real, es porque no es mérito de AMLO, como por ejemplo, los niveles históricos que han alcanzado las remesas que habla más del esfuerzo que hacen los connacionales que trabajan allende las fronteras, que del gobierno mexicano

A continuación, por razones de espacio enunciamos algunos temas que presentan cifras de miedo y que , por supuesto no concuerdan con “los datos que tiene el presidente”.

Violencia; más de 92 mil homicidios dolosos en lo que va del sexenio, en ese mismo periodo con EPN fueron 45, 494.

No se ha movilizado la inversión privada para crear más empleos y para acabar con los problemas sociales del país. La economía está estancada, de acuerdo al Inegi.

PIB de menos 0.2 en 2019; en 2020 de -8.3% y como pinta este año diremos que en la primera mitad del sexenio (209,2022) será el de más bajo crecimiento económico en México desde 1980.

El país no ha crecido, la pobreza extrema va en aumento.

Desabasto total de medicamentos al aniquilar el sistema de compras y desaparecer al Seguro Popular, como resultado de ello; solo un indicador, cientos de niños muertos por cáncer.

Fracaso del esquema completo de vacunación.

3.8 millones de nuevos pobres, dato del Coneval.

Dos Bocas, absorbe los recursos públicos, hasta hacerla incosteable en cuanto a su retorno de inversión y la nueva refinería Deer Park, acumula en lo que va del año, pérdidas por 360 millones de dólares.

La Industria eléctrica, con la estatización se pretende regresa al monopolio del Estado en el sector, con el consecuente aumento de las tarifas y la quema de combustibles fósiles como el combustóleo y el carbón.

Se habla de un billón de ahorros por la política de austeridad, pero nadie sabe en dónde están.

Presume que la corrupción ya bajó, pero siguen apareciendo los videos de familiares recibiendo dinero y como regla general, se privilegian las adjudicaciones directas en un 80 %, en lugar de las licitaciones públicas.

Así las cosas, el Tercer Informe de Gobierno es una retahíla de mentiras y en el mejor de los casos de medias verdades, que se repiten hasta la saciedad.

Solo me referiré a la definición de la mitomanía como un trastorno del comportamiento. La persona que lo padece es adicta a mentir. El psicólogo Juan Moisés de la Serna, especialista en el tema, afirma que el mitómano busca en sus engaños la aceptación de los demás.

En términos sociales y políticos diremos que la mentira reiterativa busca confundir a la ciudadanía para que dude de la verdad aunque le conste; y en términos mediáticos, la profusa difusión de la verdad del presidente, logra infundir la duda ante verdades irreductibles.

Quien gobierna en base a la falacia, tarde que temprano, la ominosa realidad lo alcanzará.

Si había un presidente en el mundo con el récord de mentiras, era Donald Trump, pero AMLO ya lo duplicó en número y todavía le faltan tres años más de gobierno, así que saque sus cuentas, estimado lector.

Al día de ayer llevaba 55 mil mentiras, mientras que Trump, llegó a 23 mil en toda su administración.