Ruperto Portela Alvarado / Columna

Í N D I C E . . . / Ruperto Portela Alvarado

RUBÉN ZUARTH Y SUS TRIQUIÑUELAS.

+ La obediencia a intereses económicos…

+ El último clavo al ataúd del PRI…

+ Los motivos de la renuncia de JOSEAN…

+ Muertos que no escarmientan…

LA MISMA CHUCHA REVOLCADA…

Bien lo dije y no me equivoqué: “RUBÉN ANTONIO ZUARTH ESQUINCA es un político inexperto y falto de cercanía con la militancia del PRI”. Y lo está demostrando porque en el escenario de la nominación de candidatos a diputados federales, locales y ayuntamientos municipales, le ha ganado el interés político y rebasado el económico con la venta de candidaturas.

Escribí al día siguiente de la ascensión del imberbe RUBÉN ZUARTH que siempre ha vivido a la sombra de los personajes del averno, el ex Gobernador ROBERTO ARMANDO ALBORES GUILLÉN “El Satanás” y el hijín, ROBERTO ALBORES GLEASON “El Diablito” de quien inclusive fue suplente en la senaduría que asumió a la nominación de éste como candidato a gobernador en la elección del 2018.

Pero un amigo me dijo que el villaflorense que fue otro de los cómplices del nefasto ex gobernador MANUEL VELASCO COELLO “La Cuija Verde” que lo hizo además de senador suplente, delegado de Prospera y SEDATU, “es hechura nada menos que de JULIÁN NAZAR MORALES ´El Talibán´, al que traicionó” para irse con los mefistofélicos ALBORES GUILLÉN-GLEASON, con quienes tuvo su encumbramiento. Por eso RUBÉN ANTONIO ZUARTH ESQUINCA, como dirigente estatal del PRI-Chiapas, responde a intereses políticos y económicos de grupos diversos como los antes mencionados, pero también de su “Patrón”, “La Cuija Verde” hoy Senador de la República.

Por eso el dicho, “perro que come pico, ni aunque le quemen el güevo”, está más vigente que nunca en este “lidercillo” que con sus actuaciones y decisiones le está ayudando al dirigente nacional del PRI, ALEJANDRO MORENO CÁRDENAS –a quien ya le dicen AMLITO, por su afinidad con el “Prejimiente”—a ponerle el último clavo al ataúd del Revolucionario Institucional. Ambos saben que perdieron la Presidencia de la Republica en el 2000 y luego en este 2018 que los tiene a punto de desaparecer, por sus trapacerías, fraudes electorales, engaños, soberbia y corrupción que llenaron de hartazgo a todos los mexicanos. Pero no escarmientan.

RUBÉN ZUART no es diferente a su dirigente nacional ALEJANDRO MORENO CÁRDENAS. Ambos son “las mismas chuchas revolcadas” que ven por sus intereses económicos y políticos –en ese orden—sin importarles si el PRI o la coalición en la que van con el PAN y el PRD, pudieran tener posibilidades de ganar algunas diputaciones federales, que es lo que está en juego del poder o las locales y presidencias municipales. Por eso podrían revivir aquella frase: “no entienden que no entienden”, porque al final de cuentas, ellos ya se enriquecieron con los cargos que obtuvieron y no tienen llenadera.

LA RENUNCIA DE JOSEAN…

Podríamos decir en esta etapa del PRI que tienen a su cargo dos jóvenes inexpertos pero llenos de ambición de poder y dinero, que "son muertos que no escarmientan” estando a un solo paso de la tumba. Por eso la renuncia de JOSÉ ANTONIO AGUILAR BODEGAS a la candidatura a diputado federal en el distrito XII de Tapachula, es un duro golpe a la estabilidad, credibilidad, existencia del PRI y sus inicuos dirigentes, ALITO y RUBÉN ZUARTH, pues lo dicho por JOSEAN, deja ver que estos “compinches” están jugando con las cartas de Morena y el “Prejimiente” LÓPEZ OBRADOR, vía MANUEL VELASCO.

Sin lugar a dudas, JOSEAN es uno de los políticos con más fortaleza y solidez dentro de las filas del PRI y la alianza con el PAN y PRD. Podríamos decir que era –hasta ahora—uno de los candidatos con más posibilidades de ganar, pero, hasta donde se sabe, lo dejaron solo en una muerte súbita que lo llevó a renunciar a su candidatura.

Y hasta donde se ve, ALEJANDRO MORENO CÁRDENAS y RUBÉN ANTONIO ZUARTH ESQUINCA, “están jugando para perder”, pues la nominación de personajes con tan sucios, negros antecedentes y cuestionados expedientes, lo confirma. A quién, en su santo juicio se le ocurre llevar de candidato a ROBERTO AQUILES AGUILAR HERNÁNDEZ, con los antecedentes de cacique, traidor al PRI, corrupto y chapulín genuflexo con cuanto gobernador en turno se le hincaba. Inclusive fue parte del “Cártel de la Cuija Verde” y dirigente temporal del PVEM en Chiapas.

No menos señalado por su carrera delincuencial institucionalizada es la de JULIÁN NAZAR MORALES, “El Talibán”, quien desmanteló política y económicamente la Liga de Comunidades Agrarias (CNC-Chiapas), promovió invasiones de tierras, se hizo millonario con posesión de más de 34 ranchos y con un presunto expediente de fraude y saqueo por más de 400 millones de pesos a la Secretaría del Campo en el gobierno “verde-imberbe” de MANUEL VELASCO COELLO.

Queda demostrado que la corrupción –como la pandemia—no respeta jóvenes ni viejos y que los jóvenes que hoy tienen la dirigencia del PRI nacional y de Chiapas, son tan falsos y quizá corruptos como sus antecesores, pues los antecedentes recientes no mienten.

ROBERTO ARMANDO ALBORES GLEASON “El Diablito” presidió el CDE del PRI-Chiapas desde febrero de 2013 hasta principios de 2018 en que fue nominado candidato a la gubernatura del Estado. Con él las siglas del Revolucionario Institucional desaparecieron del escenario político que se venía fraguando desde el año 2000 en que perdió la gubernatura con PABLO ABNER SALAZAR MENDIGUCHÍA; luego con JUAN JOSÉ SABINES GUERRERO y, “perdió ganando” al ir en alianza con el Verde y MANUEL VELASCO en el 2012, que prácticamente lo borró del mapa.

A JULIÁN NAZAR MORALES “Matatigre”, conocido también como “Boca Floja” le tocó presidir el CDE del PRI del 2018 hasta finales del 2020. Se encargó de la elección presidencial y operó para los intereses de MANUEL VELASCO COELLO quien lo tiene prensado con un expediente de fraude y saqueo a la Secretaria del Campo. La mala fama pública del “Talibán” por actos de corrupción, violencia física y de género en la que tuvo que dar una disculpa pública, serían motivos para quitarle la candidatura a diputado federal; “pero el dinero lo puede todo”.

Es esta una historia muy comentadas en la que RUBÉN ANTONIO ZUARTH ESQUINCA está inscrito por sus falta de pericia en el quehacer político, más no en sus ambiciones de dinero y poder que pueden ser su tumba y la del Partido Revolucionario Institucional al que le están poniendo el último clavo a su ataúd…

Se acabó el mecate… Y ES TODO…

Para comentarios, quejas y mentadas: [email protected]

Celular: 961 18 8 99 45.

MIEMBRO DE LA ASOCIACIÓN DE COLUMNISTAS CHIAPANECOS. A. C.

¿LA POLÍTICA ESTÁ HECHA POR LADRONES?...

TE INVITO A COMENTAR Y COMPARTIR MI COLUMNA…